Skip to main content

Full text of "Segunda parte de la Araucana de don Alonso de Ercilla y Çuñiga. : que trata la porfiada guerra entre los españoles y araucanos. : con algunas cosas notables que en aquel tiempo sucedieron. : Entre las quales se cuenta el assalto que la magestad del Rey Philippe dio a San Quintin: y la batalla naual que el señor don Iuan d'Austria dio a la armada turquesca"

See other formats


T 



V. 



\ 



^fl0 



f^i, 



i i w i iia.mAJMi..M|Jj 




x^-^ 



.-^^.iJt;?KiiafeK' 







^ 1 



í 






^y 



SEGVND^ 

PARTE DE L ; 

ARAVCANA DE DO 
ALONSO DE ER CILLA 

Que trata la porfiada guerra 

entre los Efpañolcs y 

Araucanos. 

Con algunas cofas notables ^ueen 
a^nd tiempo fneedícron. 

t Éntrelas qualcs íe cuenta el aflalto qi 

la Magcftad del Rey PhiJippe dio a San 

. Quintín : y la Batalla naual que^J 

fcñor don luán d'Aulíria dio a la 

armada Turquefcaé 

**» 



, CON LICENCIA. 
ImpreJJo por uimomoRthero* 
M.D.LXXXVUI, 



Licencia, I 

VI por mandado do fupremo /' 
felhoda Tanda 5fgcral inqi^ 
íi^am a íegunda parte da Arauca' 
& me parece obra digna de fe m, 



pnmir. 



Frejf Bartholome/i 
Ferrejra. 



^Podefe imprimir vifta a inform 
^am, & torne o original com hu; 
dos nouairente imprtíTos a efta rí 
ía pera fe conferir,antes que curra 
EmUxboa a v.deMar^ode 157 



tyíntomoTclUz,, 



lorge Sena 



5" Authoritate ordinaria,imprimaf 
Sanhhdo» 

Aa 2 





^AL lector; 

So^S,Or auer prometido de 
íprofeguir efta hifíorÍ3,no 
¡con poca dificultad y pe- 
'íadumbre,lahecontinua- 
) y auiíque efta fegunda parte déla 
raucana no mueftreel trabajo que 
e cuefla: todauia quien la leyere 
)dra confíderar el que fe aura paf- 
io en efcrcuirdos libros de niate- 
1 tan afpera; y de poca variedad, 
íes ádÓQ el principio hafta el fin no 
)n tiene fino vna miíma cofa , y auer 
3 caminar íiemprc,^or el rigor de 
la verdad tan deficrta y efleril: pá- 
ceme que rroauragufto que no íe 
infe de fcguirme.'aísitemerofodc- 
o,quifiera mil vczes mezclar algu- 
is coías diíFerentes, pero acorde de 
> mudar de eftÜo, porque lo que di 
> femé tomaíTc en defcuento de las 
Itas que el libro lleua, autorizan- 
ole con éfcriuir en el el alto princí- 
o q el Rey nueftro Tenor dio a fus 
bras , con el aíTalto y entrada de 
mquintin,por aucrnos dado otro 
juel mefmo dia los Araucanos enel 
icrte de la Concepción. Afsi mirmo 
ato el rompimiento de la batalla 

Na. 



AI Le(5tor. 
Naual que el Señor Don luán d ' 
Aufíria venció cnLcpanro, yno<' 
poco atreuimiento querer pon< 
dos cofas tan grandes, en lugar ta 
, humilde, pero todo lo merecen le 
Araucanos, pues ha mas de treyni| 
años que fuftentan Jas armas en 1í 
manos , fin jamas aucríeles cayd 
¿ellas, no defendiendo grandes cii 
<iades y riquezas (pues de fuvolur > 
tad ellos mífmos han abrafado 1; 
cafas y haziendas que tenian,porqu 
no venga a gozarlas el enemigo 
mas folo defienden vnps terrones e 
teriles y fecos (aunque muchas ve 
2cs humedezidos en nueftrafangrí 
y campos defiertos,y pedregofos. 
fíempre permaneciendo en fu firm 
propofito, y entereza, dan mater 
y campo abierto a los efcriptore 
Yodexo mucho: yaun lo masprir 
cipal por efcreuir, para el que quifi< 
re tomar trabajo de hazerlo,que » 
mió le doy pc^r bien empleado, fi 1 . 
recibe con la voluntad que I 
a todos Je oíFrezco. 



Aa j E ( 



l_ 






1 

-A 


I 

c 
i 

L 

1 

] 

1 



^E N ESTE CA NTO 
'\ acaba la tormenta, Contienefe U 
^írada de los EJpamles en elpuer^ 
^ de U Concepción^ 0'jjlade TaU 
hguano , el confejo general ^ue los 
^idios en el fraile ¿S? Ongolmo tunie^» 
f » : La diferencia que entre Te$€- 
\ guelen y Tucafel y m : JJIi mif- 
mo el acuerdo que ¡obre 
ella fe tomo. 

(.O 

ANTO DIE2YSIES 

1 
parte* 

Salga 



de la Según da 



^'^%^ 




DE LA ARAVCANA. 

Alga mi trabajada voz y rom 
cl ion confufo y mifero lanicrij 



ni cóeíKcaciay fuerza 4 interrom 
el cclcíle y teireftie mouimit t ' 
La fama con fonora y clara trój 
dando mas furia a mi canfada aliento 
derrame en todo el orbe de la tierra 
las armas, cl furor, y nucua guerra» 1 

Dadme o Hicro Señor fauor , pues creo, 
ques lo que íolo puede remediarme, 
que en tan grande peligro ya no veo , 
fino vueftra fortuna, en que faluarme 
Mitad donde me ha puerto cl buen dclT¡ 
fauorcced mi voz con efcucharme, 
que luego el brauo mar viendo os atet 
aplacara fu furia y mouimicnto. 

Y a vueftra ñaue cl roftro reboluiendo, 
la focorred enefte grande aprieto, 
que íi dczirfe es licito yo entiendo, 
que a vueílra voluntad todo es fujetoi 
Aunque el fobcruiomar,contrabinien( 
dcílos hados ai afpero decreto, 
arrancando las pdias de fu fuelo, 
mezcle fus altas olas con el cielo. 



Eípero que la rota ñaue mia 

ha de arribar al puerto deíleado, 
venciendo cl odio y contumaz porfía 
del contra pucftomar, y viente ayrad , 
Qu^c procuran aíTi impedir la via ' 

y diffirir el termino llegado, 
■ en que la antigua caufa tan reñida, 
por vueftra parte auia de íer vincida, • 
Aa 4 t\: 



A í 



IT. PART.CANT. XVI. 

t )s quatro podcrofos elementos 
I contra la flaca ñaue conjurados, 
f trafpaílando fus términos y aíHcntos, 
! yuan del todo ya dcfprdenados: 
^ Yndomitos a rados y violentos, 
íremouidos rcbueltos y mezclados» 
: en fu antigua difcordia, y fuerza enteríi, 
i como en ti Chaos y coiifuíion primera. 

hts de tantos contrarios combatida, 
^,Ja fatigada ñaue prohejando, 
' yua caíi de vn lado ííimergida, 
^|Jas poderofas olas contraftando: 
] Mas ya al furiofo viento y marrendidi^, 
j fin poder reílfiir fe va acercando, 
a los yerros peñafcos leuantados* 
• de las violentas olas acotados. 






' on la congoxa del morir prefcntf, 
\ las vozes y las laftimas crecían, 
( cjue licuadas del Zephiro inclemcna 

Jexos las tocas concauas hcrian: 
' Pilotos, marineros, y la gente, 
; como locos íin orden dilcurrian, 
: vnos dÍ2en, alarga, y ottoS hiza, 
' quien por yr a la cfcota va a la triza. 

-V. 

vno con el otio fe atrauieíla 
. y aííi turbado del temor fe impide, 
' quien a publicas vozes fe confieíTa, 
I y a Dios perdón de fus errores pide; 
. Quien hazc voto efprcíTo.quien promcía, 
■ quien de la aufente maAc fe defpjdc 
' haziendoel gran temor íicmprc mayores 
' los lamentes, plegarias y clamores. 

Pot 



DE LA ARAVCANa: , 
Por otra parte el ciclo rigurofo 
del toHo parecía venir al fuelo, i 

y el leuantado mar tempcftuofo 
con fobcruia hinchazón fubir al ciclo: 
Que es efto eterno padre poderofo, 
tanto importa anegar vn nabichuelo, 
quel mar el viento, y cielo,dc tal mod< 
pongan fu fuerza cftrcma,y poder todo 

^o la varea de Amidas aíaltada 
fue del viento y del mar con tal porfía 
que aunque de leños fragües armada, 
el pcfo y fer del mundo foftenia; 
Ni la ñaue de Vlixes,ni la armada 
que de Troya cfcapo el vltimo dia, 
vieron con tal furor el viento ayrado, 
ni el remouido mar tan leuantado. 

La confianza y animo mas fuerte, 
al temor fe entrcgauan importuno, 
que la efpantoía ymagen de la muerte 
íc le imprimió en el roftro a cada vno 
Del todo al fin rendido a fu fuerte, 
fin efperan^a de remedio alguno, 
cl gouierno dexaua a los hados, 
coí riendo acá, y alia defatinados. 



guando vn golpe de mar incontratable, 
bramado en vn turbio de viéto embuelto 
rópio de la gran mura vn grueíJb cable 
cubriendo il galeón, ya todo buelto: 
Pero aqui íuccedio vn cafo notable, 
y fue, quel puño del Trinquete fueltó, 
trabo del gran bayucn a la paííada, 
el vn diente de la Ancora amarrada. 

Aa j Yqua 



•;•< 



k^ 



n. PART. CANT. X-VI, 

^Tqual fi fuera eftaca malafsida. 

"i < Ja arranca de fu alsiento, y la arrebata» 

? ^ y acá, y alia del viento facudida, 

b rodo lo abate, rompe, y desbarata; 

p Mas Dios quedelosliiyostxofcoluida, 

/ aunque a las vczes fufauor dilata, 

"í hizo que cnel Bauprés dichoíamente, 

I * el Ancora aferrafie el coruo diente. 
¡ 

ka vela fe fíxo, y en el momento, 
^J la Ñaue gouerno rumbo,derccho, 
' ^ y a dcfpecho del mar y fiero viento, 
'■j votandoaorza,eltimóíálioalLeuech0, 
Ü Fue tanto nucftrofubito contento, 
, í que el temerofo itiaduertido pecho, 
.; pudoruflffir difficilmenteavn punto» 
'* el cftremodepenay gozo junta. 

oías luego que el contento y alegría 
i.i lan^o fuera al temor defconfiado, 
(* y a fu lugar boluio la fangre f ria, 
i que auia los miembros y a defamparado, 
1 La esforzada y contrita compama 
: < el roftro al Cielo en lagí imas vanada , 
:' con oración deuota y facrifício, 
' < dio las gracias a Dios del beneficio, 

'ero el mar embidiofo embrauefcido, 
, y el i mportuHo viento rebramando, 
'< el vagei acometen con ruy do, 
I ; en vano, aunque fe esfuerzan porfiando, 
. Qtic la fortuna de Phelipc afido, 
•I a i orro le lleuaua remolcando, 
' fobrclas altas olas efpumofas, 
aun de anegar los Cielos dcíTeoías. 

Encílo 



DE LA ARAVCANA. 
En efto la cerrada niebla cfcura, 
por el furiofo viento derramada, 
dcfcubrimos al Leíle,la crradura, 
y alSullaysladeTalcaleuantada: 
Reconofcida ya nucftra ventura 
y la Araucana tierra deíTcada, 
viendo el morro de Penco dcfcubicrto, 
arribamos a popa fobrc el puerto. 

Elqual cfta amparado de vna ysleta, 
querefifte el furor de Norte ayrado, 
y los continuos golpes de mareta, 
que le vaten furiofos de aquel lado: 
La corúa y larga punta vna caleta, 
haze vnfcno tranquilloy fofegado, 
do las canládas ñaues como digo, ^ 
hallan feguro albergue, y dulce abrigo. 

Lanauc íin gouierno deftrofada, 
furgioalalto reparo de vna fierra. . 
en grueíTa amarra, y ancora afirmada, 
que con tenace diente afferro en tierra; 
A penas la alta velafue amaynáda, 
quandoel alegre eñruendode la guerra 
nos eftcndio tocando en los oy dos 
los animosy nieruos encogidos. 



La íslcta es abitada de vna gente, 
esforzada, robufl:a,y bellicoía, 
laqual viendo vna ñaue íolamente, 
venida allí por fuerte vcnturofa: 
Gritando,ouerra,guerra,alegremeníc, 
tómalas fieras armasA^ furioía, 
con gran rebato y priífe repentina, 
corre en tjropel confufo a la marina. 
Aa é 



í 



m 



U. PART. CANT. XVI. 
f'n la falda de vn afpero rccuefto, 
í en formado eíquadron fe rcpieícnta, 
! mas noforros con animo difpuefto, 
: a qualquiera peligro y grande aíFrcnta, 
\ Arremetimos a las armas prelto, 
.' quel trabajo palfado y la tormenta, 
"' nos hizo a todos cftimar en nada, 
t cualquier otro peligro y gran jornada. 



>on recobrado aliento y nueuo brío, 
■i corrimos al vatel de la manera, 

que ü lexos de tierra en vn vaxio, 
, encallada la ñaue ya eftuuiera: 
i Mas por los anchos lados el nauio, 
1 fus dos grandes bateles echo fuera, 
. en los quales íaltamos^tanta gente, 
' quanta pudo caber cftrechamente. 

'^'o es poético adorno fabulofo, 

'' mas cierta hittoria y verdadero cuento, 

í ora fueíTe fuceflb prodigiofo, 

j o eftraáo agüero y trifte anunci amiento: 
Ora violencia de aftro rigurofo, 
ora inufado y rapio mouimiento. 

'■ ora el andar el mundo (y es mas cierto) 

[ fuera de todo termino y concierto. 



W el viento ya calmaua y en poniendo 
I ^1 pie los Efpañoles en el fuelo, 

cayo vn rayo fubito boluiendo, 
' en viua llama aquel nublofo belo, 
: Y en forma de lagarto difcurriendo, 
' fe vio hender vna cometa el Cielo, 
[ el mar bramo, y la tierra refentida, 

del gran pefo gimió como oprimida. 

Cor- 



BE LA ARAVCANA. ; 
Corto fubito allí vn temor eladó. 
la fuerza a los turbados naturales» * 
por finieftro pronoftico tomado, 
de íli ruyna,y venideros males. 
Miendo aquel mouimiento defuíado, 
y los prodigios trilks y fcñales 
que fu dcftrozo y perdida anunciauan, 
y a perpetua oprcfsion amcnazauan. 

Defto medrofos . efperar no ciaron, 
que foliando las armas ya rendidas, 
del cerrado cfquadron fe derramaron, 
procurando faluar las triftcs vidas, 
El patrio nido al fin deíampararon, 
y con mugcres, hijos, y comidas, 
por fecretos caminos y fenderos, 
fe efcaparon en balfas y maderos. 

Luego los nueftros fin parar corriendo, 
las caías yermas, chotis y moradas, 
yuan en todas partes defcubricndo, 
las rufticas viandas leuantadas; 
Y con gran diligencia preueniendo, 
los caminos, las fendas y paradas. 
por cauernas y efpeíTos matorrales, 
bufcauan los aufentes naturales. 

Donde en breue fazon fueron íiallados, 
algunos probres indios efcondidos, 
otros en pueblezuelos faiteados, 
^ aunnoeftauan del miedo appercibidos: 
Mas con buen tratamiento afcr.urados, 
dándoles jotas, llautos, y veHidos, 
y con palabras de amoríos aquietauan, 
y a fus cafas de paz los cmbjanan. 

Dando« 



Tí. PART. CANT. XVL 

!'n)andoks a entender que nueftio intento 
' ^ y cauíá principal de la jornada, 
[. * era la religión jTaluamento, 
.! • de- la rebcl de gente baptizada, 

Oue en deíprecio del íanto Sacramento, 

lÍTecebida ley, y fe jurada, 

auian pérfidamente qucbi amado, 

y las armas ilicitas tomado. 



5o»eroque fi quifieíTcn combertirfe ^ 
j <■ a la Chriftiana ley que antes tenían, 
í y en la fe quebrantada reduzírfe, 

que al grade Carlos quinto dadoauian: 
ín todas las mas cofas conuenirfc, 
a ÍLi prouecho,y cómodo podrian, 
hazicndoles con prendas firmey cierto, 
quaiquier parüdo licito y concierto. 



^'oLucgo los inílrumentos conuenientes 

'' I al vio militar, y a la viuíenda, 

í < íacamos en las partes competentes, 

- < que no ay quie nos lo impida ni dchenda, 

'< Donde todos a vn tiempo diligentes, 

■ c qual arma, pauellon, qual toldo, o tienda, 

: c quien fuego enciende, y en el cafco vfado 

', f tueüa el húmido trigo mareado. 



'>uLa ne<yra noche horrenda, y erpantofa, . 

[^c cubriendo tierra y mar, cayo del Cielo, 

' c dexando antes de tiempo prefuroía, 

' < cmbuelto el mundo en tcnebrofo velo: 

;' No quedo pauellon, tienda, ni cofa 

í que el vieto alli no la abatieíle al íuclo, 

< pareciendo con nueuo moui miento 

c aefcncaíTailayskwdcfuafsicntP. . 



DE LA ARAVCANA. 
Harta queeltardoy dcíTeado dia, 
las nubes dcflcrro, y dcxo fci eno, 
el cielo icbiftiendo de alegría, 
el ayre efcuroy htimedo terreno: 
Luego la trabajada compañi*, 
conociendo el ííirtablc tiempo bueno, 
procura reparar con diligencia, 
del riguioíb inuicrno la violencia. 

Vnos prcrto dcftccban los pagizos, 
albergues de los indios aufentados, 
otro», con tablas, ramas y carrizos, 
al nucuo aloxamicnto van cargados, 
Y lobre troncos de arboles rolli2os, 
en las hondas arenas afirmados, 
gran numero de ranchos leuantamcs, 
y en bieue elpaciovn pueblo fabricamos. 

Del modo que íe veen los paxarillos, 
de la necefsidad mifma inftruydos, 
por techos y apartados rinconcillos, 
tcxer y fabricar los pobres nidos: 
Que de pajas, de plumas, y ramillos 
vany vienen los picos impedidos, 
#rsi eneiycrmoy dercubiertoafsiento 
fabrica cada qual fu aloxamicnto. 



Vaque todos fcñornosaloxamos, 
cnel húmido fítiopantanofo, 
y con indurtria y arte reparamos, 
la furia del inuiernoriguioío, 
las neccffiírias armas apreÜsmo?, 
foltando con cftrcpito cípanioío, 
la orucíTay refort^ada^artilíesia, 
qu€cn torno tierra y mar tenitlai hazia 



<•' 




II. PART, CANT. XVI. 

iíj^ n las remotas Bárbaras naciones, 
¡■"^ el grande eftmcndo y nouedad fintieron, 
; - Pacos vicuñas, Tigres y Leones, 
''; * acá y alia de medrofos difcurrieron: 
r ' Los Delfines, Nereydas, y Tritones 
■ en fus hondas cdbernas íe cfcondieron, 
:, deteniendo confufoslus corrientes. 
j los prefuiofos Rios y las Fuentes, 



L intiofe en el Eftado la efíampida, 
1 ^ J algunos tan atónitos quedaron, 
• que la dura ceruiz nunca opprimida, 
I íóbre los yertos pechos inclinaron; 
J Ciertos de nueftia fubita venida, 
los inftrumcntos bélicos tocaron, 
' defcogiendo por todas las riberas 
; fus luzidos pendoncs^y banderas. 

\- :n el Valle de Ongolmo, congregados, 
^ ^^ jos diez y fcys Caciques Araucanos, 
y algunos capitanes íeñalados. 
de los interreíTados comarcanos: 
' Todos en general deliberados, 
de venir con nolotros a las manos, 
íbbre el lugar, el tiempo y aparejo, ^ 
entraron los Caciques en Confejo. 

I Lcngo también con ellos que admitido 
^ fue en confejo de guerra por valiente, 
! que íi ya os acordays quedo aturdido, 
1 en Macaquito entre la muerta gente: 
Pero boluio deípues en fu fcntido, 
y al cabo fe eícapo dichofamentc, 
que aunque falto de fangrc tuuo fuerte, 
contra U furia de la ayrada muerte. 

Caupo' 



DE LA ARAVCANA. 7 

aiipolícan en medio dcllos puerto 
a todos con los ojos rodeando, 
cjiíc con fikncio y animo diípuefto, 
cOaiian fus razones aguardando. 
Con fefgo pecho , y con fcicno gcfto, 
la voz en tono grauc leuantando, 
rompió el mudo filencjo, y echo fuera 
la íobcruia intención defta manera. 

ifor^dos varones , ya es venido, 
ícgun vemos , las mueftras y fcñales, 
aquel felice tiempo prometido, 
en qucauemos de hazernos immortalesJ 
Que la fortuna profpera ha traj'do 
de las vJtimas pai tes orientales, 
tantas gentes en vna compañia, 
para que las ven^ays en folo vn dia« 

a cofta y precio de fií fangre y vida* 
del todo eternizeys vueftras eípadas, 
y nucftras mudas leyes oprimidas, 
fcan en fu libre fuerza reftauradas; 
Que por remotos Reynos eftendidas, 
han de fer inuiolables y (agradas, 
viuiendo en ygualdad debaxo dcllas 
quantos viuen debaxo las edrellas» 



pues que con tan loco peníamicnto, 
cftas gentes fe os han desbergon^ado, 
y en vueftra tierra, y defendido aífiento, 
las banderas tendidas han entrado. 
Es bien que el infolente atreuimiento, 
quede con nucuo exemplo caftigado, 
antes que dando cuerda a fu efpefan^a 
les de ¿ler^a y confejo la tardanza. 

Y por 



ir. PART.CAlíT.XVI. 
f' y porcfta razón me determino, 
(fí Tenores también os pareciere) 
que demos con aflalto repentino, 
fobre ellos lo mejor que íer pudiere: 
y nadie pienfe que ay otro cammo, 
fuio el que con fu fuerza y bra^o abriere, 
que las rabiofas armas en las manos, 
los han de dar por juílos o tyrannos. 

«^ A U platica, fin con efíopuíb, 

y elb«enPetcoud€n,víeioreucro, 
en viéndole callar, luego propufo, 
<:Gmo Toldado y fabio confcieto: 
Diziendo: O Capitanes, norehuíb, 
de deiramarmi íángre, y o el primero, 
qgc aunque pormiv£Jes paiezcaelada, 
cnel pecho me hierue alborotada. 

^\^ pero folavna cofa me detiene, 
\ haKiendome dudar el rompimiento, 

í V es la cierta noticia que íe tiene, ^ 

que es mucha gente,ymucho clregimíel 
AíTique claro vemosque conuienc 
eran refiftencia a t>rande mouimiento, 
q«e ficmpre de eftimar poco las colas; 
íucccdcn las dolencias peügroías. 

'if< Quepucs, cintioypaeftoquehantoma¿ 
I es por natura íuerte y recogido 

del mar, y alios peñafcos rodeado, 

1 por todas partes libre, y defendido, 

Sera de masprouechoy aceitado, 

que a fu platica y trato dey s oydo 

V que no fe les niegue y contradiga, 

pues que falo el oy r a nadie obliga. 



DE LA ARAVCANA. 
lie no podra dañar, y en el comedio 
podreysapercebiry juntar gente, 
y en fecreto aprcftar para el remedio, 
toiioloncccííarioy conuenientc; 
En las cofas difíciles dar medio: 
prouccr a qualquiera inconiienientc; 
atajar y romper los pníTos llanos^ 
y al cabo remetimos a las manos. 



10 



D pudo dezir mas, que ardiendo enyray 

el brauo Tucapel, con voz furioía, 

dizicndo le atajo, quien tanto mira, 

jamas emprenderá jornada honroía: 

Y íi todo el iíbdo íe retira, 

por parecerle que efta es peligrofa, 

yo Tolo tomare fin compañía, 

las armas, caufa, y cargo a cuenta mía. 

r ventura tcncys deseonfian^a, 

de vutftras proprias fuerzas tan probíidas 

pues en quanto arrojar pueden la lanca, 

y rodear los bracos las efpadas: 

Days cau<a,quc fe note en vos mudanza, 

K que vueftrasviílorias manzilladas^ * 

pueden con baxoy miíero partido, 

f nueftro honor j' crédito offcndido» 



r$ entended que mientras yo tuuierc, 
fuerza en el braco, y voz en el Senado, 
liga Petcguelen lo que quifiere, 
me cfto, ha de feí por armas fentenciado: 
f quien otro camino pretendiere 
jrimero le abrirá por mi eoftado, 
}ue efta ferrada m^^zay no oraciones, 
es a de dar las caufas j razones» 

Si 




1 




t 


1 



n.PART.CANT.XVI. 

Si los que aíli os preciays de bien hablado! 
d animo os baftaiey el denuedo, 
de combatir fobre efto en capo armados, 
os prouarc mas claro lo que puedo; 
Mas quereys os moftrar tan cócertados, 
que> llamado prudécia, a lo que es miedo, 
por no poner en riefgo vucftra vida, 
a todo con parlar dareys falida. 

Pcte'^uelen refpondc, pues no halla 
nunca en ti la razón acogimiento, 
yo folo viejo quiero la batalla, 
y caftigar tu loco atreuimienío: 
De piel curtida armados, o de malla, 
con lan^a ,efpada, oma^a^atu contento 
para moftrar que en juftas ocafiones, 
tengo mas largas manos que razones. 

Quien pudiera pintar el roftro efqniuo, 
queTucapel monftraua contra el Cid< 
lan9ando por los ojos fuego viuo, 
no fe de ando de mirar ai fuclo ; 
Dixo, al fin penfamiento tan altiuo, 
ya es digno del furor de Tucapelo, 
Mas por mi honor, y por tu edad quierr 
que metieíTes contigo compañia. 

El viejo refpondio : jamas de agenas 
fucrcas en ningún tiempo me he ayudat 
ni de fangre aun eftan vazias mis ven 
ni fiento el bra^o alíi debilitado. 
Que no te pienfe dar las manos lien: 
rnas Rcng;o fu fobrino leuantado 
fe atraueffb dizicndo , el defafio 
aceto yo (¡quieres por mi tío. _ 



DE LA ARAVCANA. ii 
úero lo, pido, y Coy dcUo contento, 
gritaua Tucapcl , y a diez contigo, 
mas faltando o rompejlo de fu aílic.ito 
dixo tu lo has de aucr Rengo comigo: 
También emendare tu atreuimicnto, 
refponde el fiero Rengo, y mas te digo 
que en poco tu amennzay campocftimo 
iefpues que aya acabado el de tu primo* 

capelo le dixo caftigartc 
pienfo de tai manera yo primero, 
]uc le cabra a Orompello poca parte, 
]uc a bien librar feras mi prifionero; 
!\ fuera, a fuera, fus hazeos a parte, 
jue dilatar el termino no quiero, 
)ucs armas, ticmpo,y voluntad tenemos, 
ino que luego aqui lo abcriguemos. 

ngo, y Pctcguelcn le reípondieran 
i vn tiempo con las armas y razones, 
I en medio a la fazon no fe pufieran 
nuchos Caziques nobles y varones, 
'idiendo que íüfpenda y difieran 
iquellas amenazas y quiftiones, 
lafta que la fortuna declarada 
liefle proípero fin a la jornada. 



jpolican eílaua ya impaciente 
le ver que Tucapelo cada dia 
n guerra , en paz , injufta , o iuftamentc 
in ninguna atención los reboluia: 
las vuo de licuarlo blandamente 
[uel tiempo, y la fazon lo requera, 
■ aílí con grauedad y manfo ruego 
:s reprimió el furor y apago el fuegol 

Que- 



n. PART. CANT. XVI. 

Quedando entre cllcs pueílo^ aceptado 
que luego que la guerra conc^flen, 
el viejo j* Tucapel en cftacado 
francos de Tolo a folocombaticíTen: 
Defpues que Tucapel,^ ^^"J° armado 
anfi mifmo fu caula diffinieífcn, 
el rumor aplacado Colocólo 
les comenco a dezii hablando folo. 

Generofos Caziques, fi licencia 

tenemos dedezir lo que alcanzamos, 
los que por largos años y efperiencia 
los futuros fucccíTos rattreamos: 
Vemos que nueftras fuerzas y potencia 
en fóIo deftru/rnos las gaftamos: 
V el Tyr ano cuchillo apoderado 
fobre nueñras garg^tas leuantado. 

Y lo que da fcñal clara que fea 
cierta vueftra caj'daj^mi recuelo 
es, que va la fortuna titubea, 
y comienf a a turbarfc nueftro cielo. , 
Quando vn gran edificio fe ladea, 
nocfta miiykxos devenir al fuelo,_ 
la machina que en falfo afiento eftriba, 
fu mifmapefadumbre la derriba. 

Por donde j^a fi mi opinión no ^^erra 
fegun el proceder;^ los indicios 
temo y con pran razón de ver por tierra 
nueftrosmauj mentados edificios: 
Y conuertido el vfo de la guei ra, 
en feruiles y baxos exercicios. 
quebrantandoíé al fin vueftra proícima 

* - fundada en vna yanajr gran í^bcruia.^^ 



dí: la ARAVCANA. n 

cito a Lautaro vemos, y perdidas 
:on gran deshonra nueítia,tics banderas, 
otasnueftrascíquadias, y tendidas 
il viento y íol, por pafto de ]as fieras: 
^;is fucilas y opiniones diuididas, 
Icno el campo de gentes eftrangcras, 
Masfuriofasaimas alteradas 
:ontrafus tiiilmos pechos declaradas. 

rad que aíli por ciega inaducttencla 
;i patria muere,y libertad perece, 
pues con fusmifmasaimasy potencia, 
ül derecho enemigo fauorece: 
Incurable y mortal es la dolencia,^ 
guando a la medicina no obedece, 
y bcrtial la paíTíon y deteftablc 
^uc no íufíre el confejo faludablc. 

rquc con tanta Taña procuramos 

^^1 nucftraíángrc y fuerzas apocando, 
Y embuches en ciuilcs armas, damos 
fuerza y derecho al enemigo vando, 
porque contal furor defpcdaqamos, 
tita vnion inuenciblc condenando 
riiieftra cauía aprouada, y armas jufías 
juftifícando cntodolasmjuftas. 



le rauia, o que rencor defatinado 
iueys contia vofotros concebido, 
^ueaíli quereys que el Araucano eñado 
/cnga a fcr por (us manos deftiuydo, 
Y en fu virtud y fuercas ahogado, 
]uedc con nombie infame fometido 
i las efti añas leyes y gouicrno, 
en dura íer uidumbic y yugo eterno, 

Vol. 



II.PART. CANT. Xyi. 
Volued fobre vofotros que fin tiento 
corréis a toda prieíTa a defpenaros, 
refrenad eíTa furia y mouimiento 
que os lleua a deftruyr y arruynaros: 
Sufris al enemigo en vueftro aííento, 
que quiere como a brutos conquiftaros 
y no podeys fuíFrir aquí impacientes, 
los confcjos y auifos conuenientcs. 

Que es cierto falta desanimo , y baftant 
indicio de flaqueza disfra^ajla, 
teniendo al enemigo tan delante, 
reboluer contra fi la propria tfpada. 
Por no efperar con animo conftantc, 
los duros golpes de fortuna ayradá 
a los quales refifteud pecho fuerte, 
que no quiere acabarlo con la muerte, 

Pero pues tanto esfuerzo en ros fe cncicn 
que a vezes por fcr tanto lo condeno: 
y de vueftras hazañas no efta tierra, 
mas todo el vniuerfo anda ya lleno: 
CeíTe/ceíTeel furor y cibil guerra; 
y por el bien común tened por bueno 
no róper la hermandad con torpes mod< 
pues q micbros d'un cuerpo fomos todo 

Si a la canfada edad y largos dias 
algún refpeto y crédito fe deue , 
mirad a cftas antiguas canas mías , 
y al bien publico y zelo que me rnucí 
Para que fufpcndays vueftras porfias, 
por alguna fazon y tiempo brcuc, 
hafta que el Efpañol furor decline, 
\y la caufa común fe determine. 



DE LA ARAVCANA. 
Y pues de vucñra dilcrccion eípeí o 

que os pondrá en el camino c]ue conuici, 
traer otras razones mas no quiero 
pues con vos la razón tal fucila tiene 
JJexadas pues a parte lo primero, 
que venir alas manos nos detiene, 
y pone fieno y limite al defleo 
es el poco aparejo que aquí veo. 

Que por todas las partes nos diuide 
cíle brn9o de mar que veys en medio, 
y nucftra preteníion, y pafo impide 
íin tener de paíTaje algún remedio, 
y pues el enemigo fe comide 
a tratar de concierto y nueuo medio 
aun que nuaca penfemos acetarlos, 
no nos podra dañar el efcucharjcs. 

Pues por eftc camino entenderemos 
lacauía que le mucuey fundamento, 
qucquando no fea licita podiemos 
venir de todo en todo a rompimiento. 
También cneftet<erminoharemos 
de arrnasy munición prcparamcnto 
queftas» ftran alfín Jas que de hecho 
hauran de declarar cfte derecho. 

Was conuíenc aduertír claros varones 
para Ucuar las cofas bien guiadas, 
que nueftras exteriores intenciones 
vay^n fíemprc ala paz cndcrccadas, 
Moftrandonos de flacos corazones 

lasfuer^asy efperan^asquebrantádas, 
y la tierra de minas de oro rica, 

ccuogolofoenquccfta gente pica, ^ 




n*PAIlT.CANT. XVI, 
[ ' ,-. Kiicauorefte termino facalla 
^ f "podremos del Isleño fitio fuerte, 
fí y con fingida paz afleguralla. 
' í trayendola por mañas ala muertci 
: Yrmrnmoinimueftradc batalla 
* abramos la carrera de tal fuerte 

que venga a tierra firme confiada 
, enelíeguropafoy franca entrada. 

I 

' 1 ^fuhabladio fin el íabio anciano. 

' y vnoalh pareceres diflFerentes, 

■' dizicndoquelpdioro era lidiano 

; para tanto temor e inconuenicntes: 

.' PeroPuren, Lincoya, y Talcaguano, 

■ Lemolemo.Elicura mas prudentes, 

' alparcccrdclviejofearruTiaron. 

; y aísi a ios mas, los menos fe allanaron. 

' V :)eípachandodeallicoxidiiigjn?ia 
} aljouen MiUaUucogenerofo ^ 

hombre de gran lenguaje y efpene.ncia, 
' cauto,fagaz,foUcitoymanoro. ^,.,^., 

' Oue con ílngida mueftra y.^Pf.^f ^^r 
dTaloú partfdohonellQ y medio hprofo 

: nuefiointcritp,ydiíian»c^per^ 
y elíiiio,geDEe,y iwniero;iotaíJ^ . . 

' '; :i qual bien informado y ínftiuydo 
f délo que a fu propofito conumo , „ 
! en vna larga gondo la metido ^ ,. 
, fin mas fe Retener tomo el, canitnP. 

Ydelospreftosremos mipelido , 
• en breue a nueftrp aloxamif nto vino, 
: ^ rdonfeÍíaraorao%remente 

falto luego fcguro con fu gente. 



DE LA ARAVCANA. i. 
Al puerto auian también con ficíco viento 
tres ñaues de las nueftras artitado ' 

llenas de armas de gente y b .ftimcnto 
con que fue nueftro campo refor/rado 
Era tanto el rumor y moui miento 
del bélico ¿<pparatü que admirado 
cl cautelofoMilIalaucocftuuo, 
y aísi confufo vn rato íc detuuo. 

Mas fin darlo a entender diílímulando 

f)or medio del buJJi Jo atraueflaua, 
os judicioíbs O/OS rodeando, 
las armas , gente,/ ánimos notaua, 
Y cl negocio entre íi confíderando 
cl dedeado fin difficultaua, 
viendo cubierto cl mar, llena la tierra 
de gente armada y machinas de guerra. 

Llegado al pauellon de don íjarcia 
hallándome con otros yo prefentc 
con vna moderada corteíia 
nos üludo a fu modo alegí emente, 
Leuantp.ndo la voz,pcro la mia 
que fatigada de cantar íc fíeme 
no puede ya lleuar vn tono tanto, 
y aísi es fuer ja dar fin a eñe canto. 

FIN. 



Bb 1 



Hr 



II. PÁRT. CANT. XVII, 

j fuemha)cada^ ¡alen los EJpañoles 

de la IJla , leuantando ion fuerte 
* $ne¡l cerro de Temo: y teñen 
los Araucanos a darles el 
\ ajJaltoXuenta fe loqueen 

j, ^ amel mifm o tiempo paj^ 
j Jauo ¡obre la plaf<i 

fuerte de Sant^ 
quintin, 

CANTOBIEZ 
y S E Y s. 

% -XT^"^^ "^a^"^ ^^ ^^^^^ ^^^ oydos, 
i LN a enemigos, ni amigos fofpechofos. 
que tanto os Hexan mas apeicibidos 
quanto vos los teney s por cautcloíbs: 
Efcuchados feran mas entendidos, 
ora fcan verdaderos, o engañofos, 
que ílerapre por ítñaíeb y razones 
fe fuekn dcfcobrir las intenciones. 

iji i^ndo pienfan que mas os dcíátinati 
.' con fi maícara faifa y trato eftraño, 

os derpiertan,auiran, encaminan, 
I y encubriendí^defcubrcn el engaño: 
Veys el blanco, y el fin adonde arman 
el pro, y el contra, el interés, el daño, 
no av^ platica tan doble y caucelofa 
que "dcUa no fe infiera ilguaa cofa. 

I no 



DE LA ARAVCANA. i 
Yno ay pecho tan l!cno de aiteficio 
que pallando no mueftie algún conecto 
que las lenguas alfin hazen fu officio, 
y mas fi el que oye fabe fcr difcieto, 
JNuncaelbabLirdexode dar indicio ' 
ni el callar dcfcubiio jamas fecreto, 
no ay cofa mas difficil bien mirado 
que conocer vn necio ii es callado. 

Y es importante puntay neceíTajio 
tener el capitán conocimiento, 
del arte y condición deladuerfario, 
déla intención difignio y fundamento: 
Si es cuerdo y reportado, o temerario, , 
de pefado, oligeio mouimiento, 
lemiílb, o diligente, incauto, o aftuto, 
vario, indeterminable, o refuluto. 

Anfi vemos que el Barbarofenado 
por faber la intención del enemigo» 
al cauto Millalaucoauiaembiado 
dcbaxo de figura y voz de amigo: 
Que con Temblante y animcf doblado 
moftrandofc cortes como atrás digo, 
el roftro a todas partes reboluiendo, 
al^o rezio la voz anfi dizíendo. ^ 



Dichofo capitán y compañía 

a quien por bien de paz foy embiado 
del Araucano eftado y feñoria, 
con voz y autoridad del gran fenado. 
No peníeys qucl temor y couardia 
jamas nos aya a termino llegado: 
de vfar neceilitados de remedio, 
de algún partido infame y torpe medio , 
Bb 3 Pu, 




, II. PART. CANT.XVIi: 
Hics notoria os fera lo que fe cftiendc 
- el nombre grande y crédito AraucaiK^ 
( que los eftraños términos defienda, 
y aícgura debaxo dcfu mano, 
Y también de vofotros ya fe entiende 
que mouidos de zelo y fin Chtiftiano, 
con gran moderación y difciplina 
venis a derramar vueftradotrina. 



■* iendo pues cfto aílí como la mucñra 
■¡ que aueys dado hafiaaqui lo verifica, 

y ]a buena opinión y fama vueftra, 
i con claras y altas vozes lo publica: 

Yo os vengo a fegurar de parte nue^^ 
1 y afsi claro por mi fe os certifica 

que la ofFrecida paz tátvdeíTeada, 

fcra por los Caziques acetada. 

^i Due el ínclito fenado au iendo oydo 
( de vueftra parte algunas relaciones, 
' con fabio acuerdo, y parecer mouido 
por legitimas caufas y razones, 
Quiere acetar la paz, quiere partido 
de licitas y honcftas condiciencs, 
al fin que no padezca tanta gente 
d^l pueblo fimple y genero innocente. 
1 

í ^:^ue fi la fe ínuiolable y iuramcnto 
¡ de vueftra parte con amor pedido, 
y clgraciofo y fcguro acogimiento 
' de nueftra voluntad libre offrecido. 
Pueden dar en las cofas firme afiento, 
con honra y gual y licito partido, 
fin que los nueftros fubditos y eftadc» 
yengan por tiempo a fcr mcnofcpbadof. 



líE LA ARAVCANA. i 
A Carlos fin defcnfa y reíiftencia 
par an^go y fcñor le admitiremos, 
y el fcruicio indcuicío y obediencia 
denucftra voluntadle offiecercmos; 
Mas fi qucreys licuarlo per violencia 
antes los proprios hijos comeremos, 
y vereys con valor nuertraseípad^is 
poi- nucílro mifmo pecho atraucíTadas. 

?ero por trato llano fin recelo 
por vucftro Rey podeys akar bandera, 
qud Eftado 1.1S armas por el fuelo 
con los bracos abiertos os efpera, 
Reconociendo que el benigno cielo 
k llama a paz fe^ura y duradera^ 
quedando para íiemp re lopalTado 
en perpetuo íikncio fepultado. 

ÍLqui dio fin 3 fu razón haziendo 
a fu modo^ vfanca vna caricia, 
catrudemortracion,ratisfviziendo 
a nueftra voluntad, ya fu malicia: 
Quel Bárbaro poder difminuycndo, 
nos aumentauaclanimo^cudicia, 
dándonos a entender que auia flaqueza 
y abundancia de bienes^y riqueza. 



Oyda la embaxada don García 
hazicndolcgraciofo acogimiento 
cníiima reípondioqueagradecia 
la própueftaamiftad^ oíficcimiento: 
Yqueennombredei Rey fatisfaria ' 

lii buena voluntad jcon tratamiento, 
que no folo no fueífen agramados- 
mas de muchos trabajos relcuadcs. 

Bb 4 Eizi'i 



II. PART. CANT. XVII. 

1,: Hizo luego facar a dos fimicntcs 
; ' por mas confirmación algunos cjpncs, 
! I lopas de mil colores diferentes, 
' j otas, llautos, chaquiras, y liftones: 
Infiniasy vellidos competentes 
* a nobles capitanes y varones 
Tiendo de Millalauco recibido 
I con palabras y termino cumplido» 
i ' 

ii lifsique con Temblante y aparcncia 
, d e a m i go a gra dec i d o y obligado 
■ pidiendo al de^edir grata licencia 

a la barca boíuio que auia dexada 
' Y con la acoftumbrada diligencia 

al tramofitar del fol llego al Eftado 
' dorecebidofueconalegria 

de toda a<iuella noble compañía. 



f IV^iftopucsel dcfpacho cautamente, 
/ 1 los Caciques la junta diuidicron, 
y dando mueftra de cíparzir la gente 
a fus cafas de paz fe retruxeron: 
A donde fin rumor lecretamente, 
las engañofas armas preuinieron, 
mouiendo del común las voluntades, 
apparejadas fiempre a noucdades. 



^ofotros no fin caufa íbfpechoíbs, 
• alli mas de dos mcfes cftuuimos, 
y alas Ilubias y vientos rigurofos, 
del implacable inuierno rcfiftimos, 
Pero al fin defte termino ganoíos, 
de venir al effefto conduy mos, 
en dcxar el Isleño aloxamicnto: 
hazicdo en tierra firme nucftro afsicnto^ 

' CiCBi 



m 



DE LA ARAVCANA 15 
Ciento y trcy nta mancebos florecientes, 
fueron en nueftro campo apcrciuidos, 
hombres trabajadores y valientes, 
entre los mas robuftos cfcogidos» 
De armas y de inftrumentos combiniétcj 
ftcretay Tordamente prcuenidos, 
yo con ellos también, que vez niíiguna, 
dexe de dar vn tiento ala fortuna* 



Pava que en vn pequeño cerro, ciento» 
fobre la mar vezina releuado, 
leuantaíTen vn muro de cimiento, 
de fondo y ancho foílb rodeado. 
Donde pudieflcertar fin detrimento, 
nue/tro pcrqueño exefcito aloxado, 
en quantolos cauallos arribauan, 
que y a temarnos nucua que marchauan. 



Pues falidos a tierra entenderían, 
la intención de los Barbaros daiíada, 
que en fecreto las armas preuenian, 
con falfo roftroy amiftad doblada. 
De do fi fe mouicíTen les darían, 
algún aflalto y fubita ruciada, 
que quebrantado el animo y denuedo, 
vinicíTen a la paz de puro miedo. 

Era y maginacion fuera de tino, 

penfarque los fubcruios Araucanos, 
quiíieíTen de concordia algún camino, 
viendoíe con las armasen las manos, 
Pero con la prefteza que conuino, 
los ciento y treynta jouenes lozanos, 
paflaron a la tierra fin ayuda, 
mas qued amparo de la noche muda, 
3b $ 



II.PART. CANT. XVir. ^ 

I,; \f aunque era en efta tierra el tiempo quádo, 
i Virgo alargaua a prieíTa el corto dia, 
! I las variables horas reftaurando, 
' que vfurpadas la noche le tenia. 
Antes que la alúa fueíTe defterrando, 
^ las nocturnas eftrellas parecía, 
la cumbre del collado releuada 
de gente y materiales ocupada. 
I 

' i iQuajes con barras, picos, y agadones, 

abren los hondos foíTos y léñales, 
■ quales con coruos y anchos cuchillones, 

hachas,íierras,regures y deftrales: 
' cortan maderos grueíTosj/ troncones, 

y fixados en tierra con tapiales, 
' y tranazon de Icñosj' faxinas, 

Jeuantan los traueíTcs/cortinas. 



con tanto heruorlaTyria gente. 



^^1 en la lauor déla ciudad famofai 
acá jr alia ílruiendo diligente, 

' taníolicita andaua^ prefurofa: 
líJí Ccfarleuanto tan de repente, 
en Dirachio la cerca malagrofa. 
con que cerco el exercito efparzido, 
del enemigo y crnoinaduertido. 

', íi5,uantofuede nofotros coronada,^ 
I ' de vnagrueíTa muralla la montaña, 
! de íonáoy ancho foíTo rodeado, 
I con ocho piefas grueíías ds: campaña. 
Siendo a viíía de Arauco leuantada, 
bandera porPhilipe Key de Efpaña 
tomando poíTeíIion de aquel Filado, 
con los demás del padre renunciado. 

Tjuuo 



m 



DE LA ARAVC ANA. il, 

Tuuoíc por vn caíb nunca oydo, 
de tanto atreuimiento yofadia^ 
entre la gente platica tenido, 
mas por temeridad que valentía: 
Que cnel foberuio Eftado afsi temido, 
los ciento y trey nta en poco mas de vn di, 
pudieílcmos falir con vna cofa, 
tanto quanto diíEcilpeligiofa. 

Kueftra gente del todo recogida, 

que al quarto día fegura al fuerte vino, 
que el alto fitio y poluora temida, ' 

hizofacily llano aquel camino. 
Por las anchas cortinas repartida, 
fegun, y por el orden que conuino, 
nos puíimos allí todos a vna 
debaxo del amparo de fortuna. 



La pregonera fama ya bolando, 
por el diftríto y termino Araucano, 
yua de lengua en lengua acrecentando, 
elabreuiado exercitoChrifíiano; 
La gente popular amedrentando 
con vn hueco rumor y eftruendo vano 
que lo incierto a las vczes certifica, 
y lo cierto ü es mal lo multiplica. 

Llegada pues la voz a los oydos , 
de nueftros enemigos conjurados, 
no mirando a los tratos y partidos, 
por vna parte y otra aflegurados; 
confubita prcfteza apcrcebicíos, 
de municiones, armas, y Toldados, 
fin efperar a mas trataron luego, 
de damos d afíalto a fdngrey fuega 

Bb 6 Iw 



:...í 



, II. PART. CANT. XVIJ. 

^ untos para el cfFedo en Talcaguano, - ; 
dos millas poco mas de nueftro afsientd, 

j el esforzado mo^o Gracolano, 
de gran difpoíicion y atreuimiento, 
Dixoen voz alta ; ügranCaupolicano 
íi m algo es de eftimar mi ofrecimiento 
prometo que mañana en elaíTalto, 
arbolare mi enfcña en lo mas alto. 

ÍTporquc a ti feñor y a tpdos quiero, 
hazeros de mis obras fatisfechos, 
con cfta vfada lan^a me profiero, 
de abrir l|jgar por los contrarios pechos 
Y que fera mi braco el que primero 
barahuíle las armas y pertrechos, 
aunque mas difficulténLla fubida, 
y todo el vniuerfo me lo impida. 

^fsi dixo, y los Barbaros en efto, 
porque ya las cftrellas fe monftrauan, 
al fuerte en efquadron con paíTo prefto, 
cubiertos de la noche fe acercauan, 
y en vna gra barranca (oculto puefto,) 
al pie de la montaña reparauan , 
aguardando en íilencio aquella hora, 
que fuek aparecer la clara Aurora. 



\quella noche yo mal fofegado, 
rcpofar vn momento no podia, 
oyafueíTeel peligró o ya el cuy dado, 
que de cfcriuir entonces} o tenia: 
AíTiimaginatiuoy defuelado 
rcboluicndo la inquieta fantafía, 
quife de algunas cofas defta hiftoiia 
dcfcarCTarconla pluma la memoria 



Encl 



DE LA ARAVCANA. 
tncl íilencio de la noche cfcura, 
en medio dd repofo de la gente, 
quiriendoprorcguiren mi ícritura, 
n-ie fobrcujno vn Cubito acídente. 
Cortóme vn yelo cada coyuntura, 
turbofemc la vifta de repente, 
y procurando de es forjaimecn vano, 
fe me cayo ¡a pJuma de la mano. 

Quhíjera mequexarmasfueímpoíibíc, 
dd acídente fubito impidido, 
que el agudodolory mal feníible 
JTie prmo del esfuerzo y dd fentido, 
1 ero paflado el termino terrible 
y en mi primero fcrrefti tuydo, 
ael tormentoquedcde tal manera, 
qual fí de larga enfermedad falieía. 

Luego que con foípíros trabajados, 
desfogando las aiifías afloxaron, 
misdefcaydos ojos agrauados, 

delaranquebrantamientofecerraron: 
Allí los lafos miembros relaxados 
al agradable fueño fe entregaron, ' 
quedandopor entonces el fentido, 
en la mas noble parte recogido. 

No bien al dulce fueño y al lepofo, 
dcxado el quebrantado cuerpo auia, 
quando oyendo vn cftrucndo fonorofo, 
que eítremecer la tierra parecía: 
Con paíToaitiuoy termino furiofo, 
delante vnamuger femcponia, 

íer la robufla y a/r^era bellSna. 



.,i 



1'^: 



,1(11. PART. cANT. xvn: 

!• ^ftida de los pies a la cintura. 

I i de la cintura alia cabera armada, 

P de vna cícamoíá y lucida armadura. 

í fu efcudo al bra^o al lado laapcha efpada» 

* Blandiendo en la derech^la hafta dura, 

: de las horribles furias rodeada, 

d roftro ayrado, la color teñida, 
' toda de fuego Bellico encendida. 

■* ^a qual me dixo o mO(jo venturo fo, 
■ el animo leuanta y confianza, 

reconociendo el tiempo prefuioío, 
' de la dieñra fortuna y buena andanfa: 

Huye del ocio torpe perezofo, 
' eníanchaelcorapñylaefperanfa, 

V afpira a mas de aquello que pietendcs 
que el cielo te es propicio fi lo entiendes. 

í ÍSue viéndote a cfcriuiryo aficionado, 

V de tu indinaci on el claro indicio, 

' puesnuncatehanlaplumadefteplado, 
' las fieras armas y afpero exercicio; 
Tu trabajo fiel confiderado, 
folomouida de mi mifmo officio, 
te quieroy o Ueuar en vna parte, 
donde podras fin limite cnfanchartc. 

^ ^^Es campo fértil Heno de mil flores. 
! en el qual hallaras materia llena 
, de ouerras mas famoGis y mayores, 

dondepodra correr largóla vena: 
Y fi querey s de damas y de amores, 
en verfo celebrar la dulce pena, 
tendrás mayor fugeto y hermofura, 
^^uecnUpkda^cdadycalafutu»..^^^ 



BE LA ARAVCANA. 

Sioueme. d,xo al fin , y yo efpantacío, 
viéndola rebolucr por donde vino 
con paflo Jargo, y corajon ofado,' 
comencé de íegmraquej camino. 
Pairamos porvnbofque, do vi a vníac 
vnmonrequcel Arlante vApcnino 

' con gran parte no fon de ta] grandeza 
ni de tanta efpefura ni afpcrcza. 

Salimos a vn gran campo a do natura 
con mano liberal y artificiofa, 
moílraua fu caudaj y hermofma, 
cnJayarialauormarauillofa; 
.Mezclando entre las hojas y verdura 
€l blanco lino y encarnada rofa 
lUnquiUos.azahares y moíquctas, 
azucenas, jazmines,y violetas. 

Am las claras fuentes murmurando, 
el deley tofo afsiento atrauefauan, 
y los templados vientos rcfpirando, 
Javcrdeyeruayfloresaícgíauan: 
lúes los pintados paxarosbolando. 
por los copados arboles cruzauan, 
iormañdocon fu cantoy melodía 

vnaacordeydukiísima armenia.' 

• 

Pormilpartes en corros derramadas 
vigran copia dcNimphas muy hermofas ' 
vnas en vanos juegof ocupadas, " 

otras cogiendo floTesoiorofas 
Otras luauemente y acordad.i¡ 

cantauan dulces letras amorofas 
concharas y liras en lasmanos; 
dKftrosSatyro5,Fa«nos,ySyi;ano5; 

£ra 



i-f 



,;1!. PART. CANT. XV II. 
:! K dfrefco lugar aparejado, 
, I 0todopaíradempoyexcrcicio, 
'* ifluienfigueyadcaqiKl,y adeftelado, 
r de la caita D íana el duro ofhcio: 
i praatrauieflaclPucrco.orael Venado, 
ora fáltala Liebre, y con el vicio. 
.Gamucas, Capriolas . y Corcí as, 
I retoban por la ycrua y floreziUas. 

■' 'Ulcn el cieruo herido raflrcando, 

i de la llanura al monte atrauefaua. 

. quien elcerdofo puerco fatigando, 

i los ofados Lebreles ayudaua: 

• Quien contemplados, paxarosbolando, 

1 las altaneras auesremontaua, 

■ acamatanlaGar^a.allíLlaCuerua, 

; aqui el celofo Gamo , aUi la cierna. 

:í íkftaua juño en medio deftc afljento, 
' '^cnformadePiramidevn collado, 
' redondo en ygual circulo,y efento, 
: fobre todas las tierras ^^V^^'l^^' 
y fin faber yo como en vn momento, 
déla fiera Bellona arrebatado, 
en la mas alta cumbre del me pulo, 
quedando dello attonito y contulo. 

' ' '/ 

í ^'lEftuuc tal vn rato de repente, 
¡ ^ vicndomearribaquemirarno of^^^^^^ 
tanto,queacayallamedrofamcnte, 
los temeroíos ojos rodeaua, 
Alli lleno de olores blandamente, 
vnaaaradablc viento refpiraua 

haftaTa cumbre altiífima el collado, 
Se v«dcycma,yfloic5 coronado. 



Efí 



DE LA ARA VCANA. a' 

Era de altura tal que nopodria. ' 

vn líuiano Ncbli fubir a buclo, 
3"^ anfi no fin temor me parecía, 
mirando a baxo cftar ccica del Ciclo: 
Be donde con la vilta dcfcubiía 
la grand.c redondez dcj ancho fuelo, 
con los términos Barbaros ygnotos, 
halla los mas ocultos y remotos. 

Viéndome pues Bcllonaalla fubidp, 
medÍAO, d poco tiempo que te queda, 
para que puedas ver Jo prometido, ^ 
haze que detenerme mas no puecfa. 
Mira aquel grueílbexercitomouido, . 
<I negro humo crpefo y poJuoreda, 
«n el confín de Flandes y de Francia, 
ibbrc vna pla^a fuerte de importancia. 

>crpues que Carlos quinto vuo triumphad® 
de tantos enemigos y naciones, 
y como invido Principe hollado 
las Árticas y Antarticas Regiones, 
Triumpho de la fortuna y dd cftado, 
y aíleguro fu fin y pretenfíones, 
dexandola Imperial enueftidura, 
en dichofa íázony coyuntura. 

mouido del pió y íanftozelo, 
que dd gouicrno publico tenía, 
pareciendole poco lo del fuelo, 
íegun loque en el pecho concibia: 
Buclra la mira y pretenfion al Cielo, 
el pefo que en los hombros foftenia, 
le pufo en los del hijO renunciados, 
todos fus Rey nos. Títulos y citados. 



' II. PARTE CANT. XVII. 

,:, ilykndo el hijo la profpera carrera, 
i ^ del vi^toriofo padre retirado, 
por hazer la efperan (ja verdadera 



^ 



<|U€ íícmprc de fus obras aiiia dado: 
En el principio y ocafion primera, 
aquel copiofo excrcito ha juntado, 
para abaxar déla enemiga Faancia , 
la prefuncion orgullo/arrogancia. 



, !l. Aquella es Santquintin que ves delante, 
■ que en vano contrabienc a fu luyna, 
prefidio principal, piafa importante, 
y dctoor del oran Phelippe digna, 
Hallaíe dentro delta el Almirante, 
debaxo cuytí mandoj difciplina, 
cíla gran gente platica de guerra, 
a la dcfcnfa y guardadla tierra. 

f,. y en tres partes alli como fe mueftra, 
el enemigo campo fe reparte, 
Caceres con fu tercio a mano dicítra, 
donde efta de Felipe el Ellandarte : 
y el pronto Nauairetc a lafmieítra 
con el conde de Mega,^ de la parte, 
del Burgo lulian con tres naciones, 
EfpañoleSjTudefcos,^ Salones . 

du Llegamos pues a tiempo que fe^uro, 
' ' podras ver la contienda pomada, 
! ' ^jffmefcalasporeliotomuro 
I entrar los de Felipe a pura cfpada, 

Veras el íiero aífalto^ tiance dhro, 
val fin la fuerte Francia aportillada , 
quealrigurofp hado incontraftablc, 
no aydefenfaniplasa inexpugnable. 

Conuí 



DÉLA ARAVCANA. 22 ^ 
Conuicnemc partir de aqui al momento, 
a meterme entre aquellos cfquadrones, 
y remouer con nueuo encendimiento^ 
los vnos j' los otros corazones; 
Tu át^A^ aquí podras mirar atento, 
las differentcs armas y naciones, 
y cfcreuir de vna j otra la fortuna» 
dando fu juila partea cada vna. 

*uego la Dioía ay rada y compañía, 
por el ay re en tropel íe deílizaron, 
^ en vn inflante fin torcer la vía, 
qual prefto rayo a Sanquintin baxaron^ 
Donde atibando el fuego.que ya ardia, 
con la amiga difcordia fe juntaron, 
queandaua entre las hueftes^ compañas 
infundiéndoles ira en las entrañas, 

ti cftoel fieroexcrcifofuríoíb, 
por la feñal poftrera jyá mouida, 
en vn turbión efpcío^ poiuoroío, 
correal batido muro defendido, 
Qmen fuera de lenguaje tan copiofo. 
tjue pudiera explicarlo quealli vido, 
masaunquc micaudal no llegue a tanto 
haré lo que pudiere en otro calito, 

FIN. 



n ' i:' 



f 



II. PARTE. CANT. XVIII. 



\ \ 



D A E L \Er von 

Thilifpe el affdto a Sant Qmn* 
tin y intra en ella yi^ioriofo: 
Vienen los araucanos ¡o» 
hre el fuerte de los 

\^ Ejjanoks. 

CJNTO DIEZ. 
rOCHO. 



QValfcraelatreuidoqueprcrurna, 
reduzir el valor vueftio y grandeza, 
*^a termino pequeño y breue fuma, 
y a tan humilde eftilo , tanta alteza: 
Queaunq por campo profpero la plumi 
corra con fértil vena y iigeteza, 
tanto el fugeto y la materia arguye, 
que todo lo dcshaze y difminuyc. 

AíTi que el atreuerme ciertocreo 
que me fera juzgado a defatino, 
pues llegado a razón yo mifmo veo 
que íalgo de los términos a tino; 
Mas de feruiros fiempreel gran dcíTco 
que fiempie me ha tirado a cfte camino, 
qui^a adelgazara mi pluma ruda, 
y la torpeza de la lengua muda. 
•^ «^ Per 



DE LA ARAVCANa: j 

*ero vucftrofauor, dedo procede, 
y fe funda feñor mi atrcuimicnto, 
es el que agora pido, y el que puede 
enriquecer mi probrc entendimiento, 
Que fí por vos feñor íc me concede 
loque a nadie negays , foltare al vients 
conanimola ronca voz medrofa, 
indigna de contar tan grande coía. 

^íTi en vueftra largueza confiado 
por la jufta razón con que lo pido, 
cfperoque feñor fere cfcuchado, 
quebafta para fer fauorccidor 

Y boluiendo a feguirlo comentado, 
dixe en el canto atrás que arrenjetido 
auia el furiofo campo por tres vias 
alas apportilladds batcrias. 

' en la veloz corrida contraftando 
los tiros y defenfas contrapuertas 
¡o va todo rompiendo y tropellando 
conanimofopechoy manos preñas, 

Y a los batidos muros , arribando 
por losladosy partes mas difpueftas. 
Jos vnos y los otros fe affrentaron, 

S los ánimos y armas fe tentaron. 



I 



OS Franccfes con muefíra valerofa 
armas y defenííuos inftrumentos, 
reliflcn Ja llegada impetuofa, 
y los contrarios ánimos fangrien tos: 
Mas la gente Efpañola masfuriofa 
quanto hailaua mas impedimentos 
con temofocorajey poifiado 
rompe lo mas difficily cerrado. 



h'^ 



Vic 



IW 



I i 



ji II. PAR T. CANT. XVIII. 
^ Vieran en las entradas defendidas 
' í gran contienda rebiielta,^ cmbaraf os, 
' i muertes eftrañas golpes, y heridas 
í de poderofos y gallardos braf os, 

cabeps hafta el cuello^ mas hendidas, 
y cuerpos diuididos en pedemos 
que no baftauan petos ni celadas 
contra el crudo rigor délas cfpadas. 



La pla^a fe cxpugnaua, y defendía 
con esfuerzo j> valor por todos lados 
era cofa de ver la herreria 
de las armas y arnefes golpeados. 
Laefpantofa;^ horrenda artillcria 
las bombas ;y artificios arrojados 
de poluoraalquitrartypez^ refina, 
azcy te,plomo,a/: ufrejr trementina. 

I y a bueltas vn granizo^ lluuia efpcíla 
delan^asyfaetasati^oiauan, 
peñas, tablas , maderos que a granpricíl; 
délos muros,;' techos arrancauan» 
La fiera rauiajr gran telfon nocefla, 
hieren, matan .derriban,^ afsi andauai» 
los vnos^ los otros muy rebueltos. 
en fuego, fangre,;' en furor embueltos. 

Vftos la entrada fin temor defienden 
con libre j' animofa confianza, 
otros 4e miedo por viuir offenden 
poniéndoles esíuerf o la cfperanf a: 
Otros que y a la v ida no pretenden 
procuran de fu muerte la venganca, 
y que cayan fus cuerpos demancra 
que el enemigo cierren la caliera. 



DE LA ARAVCANA: 
>mo el furor indómito^ violencia 
de vna corriente j» fubita^nida, 
que íl halla reparo y rcfiftiftia 
Iñeruejy crece alli el agua detenida; 
íM fin con mayor impituj/ potencia 
bramando abre el caminojy la falida. 
que las defcnfas rompe ^ desbarata, 
y cnviolentofuror las arrebata. 

ctal manera laFrancefa gente 
íin bartar refiftencia y fuerza alguna, 
\^ airibato la profpera corriente 
delbado de Phclipey fu fortuna; 
Que y a fin poder mas forjadamente 
afu furia rendida por la vna 
parte,quc cftaua Cayeres dio entrada 
a la enemiga gente cncaiñi9ada. 

aunque por efta parte el Almirante 
el golpe de la gente reíiftia, 
no fue ni pudo alcabofer baftantc 
a la pujanza y funaque veniaj 
quedo en piifioncon otros,y adelante 
la vitoriofa y fiera con)pama, 
dex ando eterna laíliira y memoria 
y ua fiouiendo el hado y la vito ría. 



lies c;icfta fazon por la otra parte 
queldicftroNauarretcpelcaua, ^v, 

íiri fer ya la Francefa gente parte 
a puro hierro la Eípañola entraua: 
Yadefpecho y pefar dclficroMartC : 

que los Francefcs bracos esfor^aua, 
haziendo gran deíhoí^o y cruda guerra 

fie iQta a mas andar ganaufin tierra. . ii 

Fue r t ' i:"* 



ñ^ 



\ i 



II. PART. CANT. XViri. 
Fue preíb allí Andalot que enconicndada 
le eílaua Ia4||fenía de aquel lado, 
he aqui tarmRen por la tercera entrada 
que lulian Romero auia aflaltado. 
La íiiípenfa fortuna declarada 
abriendo pafo al detenido hado, 
la mano a Don Phelipe dio de modo ; 
que vécedor en Francia entro del toda» 



Corto luego vn temor y frioyelo, 
ios ánimos del pueblo enflaquecido, 
rompiendo el ayre eípefloy alto ciclo 
vn general lamento y alarido. 
Las armas arrojadas por el íiielo 
cfcogicndo el viuir ya por partido, 
acordaron con mifera huyda 
perder la plaga, y gtwrccer la vida» 



Pero los vencedores quando vieron 
íu gran temor y poco empedimienta,, 
los bracos altos y armas furpend¡ero# 
por lio manchar có fangre el vencimicnt 
Y íin hazer mas golpe arremetieron, 
buelto en codicia aqciel furor fangricnto, 
aleíperadofaco de la tierra 
premio déla común gente de guerra. 



Quien las herradas puertas golpeando 
quebranta los cerrojos reforjados, 
quien por picas, y gúmenas trepando, 
entra por las ventanas y tejados. 
Acá y alia rompiendo, y dcíquiciando 
fin rcferuar lugares reícruados, 
las caías de alto abaxo cfcudriñauan, 
y atiento íin parar corriendo andauan' 

Cojm^ 



DE LA ARAVCANA. : 
Como el furiofo fuego de repente 
quádo en vn barrio, o vczindad fe cncicd; 
que con rebato íubitola gente, 
corre con prieíTa ,y al remedio atiende, 
Y por todas las partes francamente, 
cjuien entra fale, rubcquiendeciendc. 
lacando vno arraftrado otro cargado, 
d mueble délas llamas efcapado. 

Aííi la fiera gente vifíoriofa 
con prertas manos, y con pies ligeros, 
de la goloía preía codicióla, 
abrt puertas, ventanas, y agujcrcsj 
Sacando diligente y pr'cfurofa, 
cofres, tapices, camas, y rimeros 
y lo demás y menos importancia 
íindexar vna minima ganancia. 

No los ruegos clamores y querellas 
que los diílantcs cielos penetrauan 
de biud<.s , y huérfanas donzellas, 
lainfaciable codicia modcrauan, 
Antes rompiendo fin piedad por ^ilas, 
a lo mas defendido fearrojauan, 
creyendo que mayor ganancia auia, 
donde mas rcfiílcncia le hazia. 



Vieranfeyalas v i rgin es corriendo 

f)or las calles fin guarda ala ventura 
os bellos roftros coií. rigor vaticndo 
lamentado lu hado, y fiicrtedura, 
Y las mifiras monjas que rompiendo ' 
fus eftatutos,Iimite,y ciaujüra, 
de aquel temor atónito licuadas, 
yuan acá y alia defcarriadas. ' 

Ce Maf 



Ifl'i 


'1 



11. PART. GANT. XVIII. 
isís el pió Phdipe antes que cntraííen 
auia mandado a todas las naciones, 
que con gra nde cuy dado reícruaíícn 
las mugercsy cafas de oraciones, 
y amigos jy conformes, cuitaííen 
pendencias peligrofas y quiftioncs, 
que del faco y la preía a cada vna 
dieífe fu parte franca la fortuna. 

Las mugcrcs que acá y alia perdidas 
jleuadas del temor hn tiento andauan, 
por ordul de Phelipc, recogidas 
en feguro lugar las retirauan. 
Donde de fieles guardas defendidas 
del bellico furor las amparauan, 
que aunque fueron fus caías faqueadas 
las honras les qucdarortreferuadas. 



QuQ los fieros foldados obedientes 
al Chiiftiano y cfpreíib mandamiento, 
fe moftrauan en efto continentes 
frenando aun el primero mouimiento. 
La rcbuelta y la mezcla déla gente 
la mucha confuíiony poco tiento, 
hizoqücl daño enla ciudad crecicflc 
y vn repentino fuego fe cnccndieflc. 



!> i Súbito alli la llama alimentada 

i i Janeando efpeíTo el humo y las centellas 

dclfrcfco viento Zephiro ayudada, 
I procuraua fubir alas eftrellas. 
La miíerable gente afortunada ■ 
condoloroías vozes,y querellas, 
¿xoslos tiernos ojos enel ciclo, 
defmay ando es f ortauan mas el duelo. 

Ato. 



ym 



DE LA ARAVCANA, 
A todas partes gritos hiftimofos 
en vano por elayre rcfonauan, 
y los triftes Fiancd'es temeíolbs 
en las contrarias armas fearrojauan. 
Eligiendo por fucifi vcigonfofos 
el modo de morir que rcnufauan, 
antcsque como Haces encerrados 
fer en llamas ardientes abrafados. 

Mas del piadofo Rey la gran clemencia 
auia las fieras armas embotado, 
que con remedio preño y diligencia, 
todo el furor y fuego fue apagado: 
Al fin fin mas defcnfa y refifiencia, 
dentro de Sanquintm quedo aloxado 
con la llauc de Francia y en la mano. 
haíla'Paris abierto el paíTo llano. 

ElSolyapocoapocodeclinaua 
al Emifpherio Antartico encendido 
quando y o que alcgriííimo miraua, 
todo loque en mi Canto aueys oy do. 
Vi cerca vna muger que me hablaua, 
mas blanco que la nieuc fu veftido, 
graue muy venerable en el afpedo ' 

perfona al parecer de gran refpefto* 

Diziendo, fi las cofas que dixerc 
por cierta y verdadera prcphccia, 
dilícultofa alguno pareciere, 
créeme que no es ficion ni fantafía: 
^ías lo qel Padre eterno ordena y quiere 
alia en íu excelfothronoy hierarchia, 
al qual efta fujedo lo mas fuerte 
cihado.U fortuna, el tiempo, j^ muerte, , m, 
Cci Pcfli:'' 



^i-^ 



i ^ 



IT. PART. CANT. XVIII. 
^Pefta guerra y rencores encendidos 
i entre la Efpaña y Fracia afsi arraygados 
, reíaltaran conciertos y partidos, 
] por vna parte y otra procurados: 
' Enlosqualeslcranreftituydos 
j al Duque de Saboya Tus eftados, 
, con otros muchos medios proucchofos, 
, en bien de Francia,y a ia Eípaña honrofosi 



;,/parac|ue mas quede aflegurada 
, la paz con hermandad y firme aíííento 
con la prenda d¿ Hcnrico mas amada 
contraerá don Felipe cafamiento: 
Pero la cruda muerte acelerada 
, temprano desbarata efte ayuntamiento, 
, quel alto cielo afsi lo determina, 
] y el decreto fatal y orden diuina. 



Jnefte tiempo Francia corrompida 
Ja Catholica ley adulterando 
negara la obediencia al Rey deuida, 
Jasfacnlcgas armas tomando, 
y con el cebo de la fuclta vida, 
cobrará la maldad fuerza, juntando 
de gente iníieí exercito formado, 
contra la y glefia y proprioRcy jurado» 



', j 5|or ínfolcncias viejas y pcccados, 
í i vendrá el Rey no a íercafi deftruido, 
¡ y Carlos de fus p eifidos foldados, 
I a termino dudofo reduzido. 
Serán con dcíacato derribados 
los fumptuofos templos, y ofTendido 
el mifmo fumo Dios, y facramento, 
íobf ando a la maldad fu fuífnmicnto* 



Mas 



DE LA ARAVCANA. 
Mas vucftro Rey con prcfta prouidencia -^ 
nreuinicndo al futuio daño luego, 
atajará en Eípaña efta dolencia 
con ricTor ncceíTa rio a puro fuego: 
Curacfa la pcrueríá peftilcncia 
hs armas enemigas del íoíUego 
con furia moucra contra el Oriente, 
cmbiaado al Peñón íu armada y gente. 

Aunque no pueda de la vez primera 
confeguir el cHea© deíTcado, 
boiuera la fegunda de manera 
que el afpero Peñón fera tomado; 
Y dexando fegura la carrera, 
yel Morifco contorno amedrentado 
por caufa de los puertos e inuernada 
ictirará la viítoriofa armada. 

Vendrán a Efpañaala fazondc Vngria 
dos principes de alteza foberana, 
hijos de Cefar, Máximo,;' Maria 
de Carlos hija^ de Phelipc hermana. 
Que acrecentando el gozo;' alegria 
liaran aquella C of te_y era vfana, 
el ma^íor es Rodolpho,y el otro Erneíto 
que a la fama darán materia prefto. 

Y de fus altas obras prometiendo 
en fu pequeña edad grande efpcranfa, , 
en años y virtud jran creciendo 
años y virtud dignos de alabanza. 
En quienes fe vera refplandeciendo 
vn excelfo valor;' la cri-rnta 
del varón Dietriftan pcrfona dina 
de dar a tales principes doürina. 

Ce 5 L 



ÉÜ 



t 



II. PART. CANT. XVtlI. 
«i >3"^§^ ^"^í 3"« próximo íiguientc 
H . toda la Chriftiandad amenazando, 
la arueíTa armada del infiel potente 
yra contra el Poniente nauegando: 
Con tan gran apparatoy tanta gente, 
íjue temblaran las coftas, y arrjfando 
a la ífla de Malta dará fondo 
que boxa veyntc leguas en redondo. 



■ff i; 



.^)ondc el gran Macftrc y Caualleros 
de dentro aíííüiran en efte medio 
con otros Capitanes forafíeros, 
ofFreccran las vidas al remedio, 
y íiempre conftanriffimosy enteros, 
reííftiran gran tiempo el tuerte Afcdios, 
haziendo en la defenla tales cofas 
que fe podran tener poi;milagroía$« 

^jCra la lila batida reziamcntc 
•^ por la tierra, por mar,por baxoyalto^ 
y el fuerte de Santelmo crudamente ■ 
entrados hierro en el noueno afalto; 
El qual íucceíTo a la cercada gcntei 
pondrá engrande peligro y fobreíTalto: 
^ pói^ en el puerto la Turqueíca armada 
terna por las dos bocas franca entrada. 



,^lI1í fe verán hechos feñalados 
' ^ difficiles empre/as pehgrofas, 
^ ánimos temerarios arrojados 
- quandolasefperan^as masdudofas: 
• Poftas, muros, yfoílbsarraíados, 
crudas heridas, muertes laftmiofas: 
cafos grandes,fucceflbs infinitos, 
j diga.os de fcífara en eterno efcritos. 



Mas 



DE LA ARAVCANA. 2. 
Was quando ya no baftc csfueuo humano \ 
y lafucrca al trabaj o fe rindiere, 
el muro cftc ya ralo, el f ofso llano» 
y la clpcMn^a al fuelo fe yiniei c: 
Quando el langricnto Bárbaro mhuman 
el cuchillo robre ellos efgrimiere, 
fcra entonces de todos conocido 
lo que puede Phclipe,>cs temido. 

Tacs con fola vna parte de fu armada, 
y numero pequeño de íoldados, 
de (ü fortuna jr crédito guiada, 
rebatirá los vjttomano& hados: 
y ía affligida Malta rcftaurada 
fcran los enemigos retirados, 
las fugitiuas velas dando al viento, 
con perdida increjj-ble y efcarmiento. 

Luego el año defpucs con poderofo 
cxcrcito en períbna Sohmano, 
por tierra moueiá contra el famofo 
GefarAugufto Emperador Romano: 
Y por la gran Panonia prefurofo 
dexnndo a la derecha el Trafiluano 
baxando a los confines de Coruacia 
que diuidc fu termino Dalmacia. 

A Siguet p\áfz fuerte y recogida 
• qiál^ro (emanas la tendrá aicdiada 
y al cabo fin poder fer focortida, 
del fiero Soüman fcra ocupada; 
Mas la cmprcfa difficil^ la vida 
acabará en vn tiempo, que la adrada 
muerte arribando el limitado curfo 
pondrá termino^ puto a fu difcuifo. 
Ce 4 1 



■ lí 



n. PART. CANT. XVIU 
u^r otra parte en Flandes los Eftados 
'; f deraliidos de Dios cn efíos días 
] turbaran al foílíego inficionados 
^de pcruerfos errores y hcregias, 
«Y contra el Rey Phdjpc confpirados 
«trataran de maldad diueríasjyias, 
¡trayendo a cftado y condición las cofas 
<que duraran gran termino dudólas. 



L) 



.)ambien con pretenfíon de libertarle 
■ . en el profpcro Reyno de Granada 
Jos Monfcos vendrán a leuantaríc, 
y a negar la obediencia al Rey jurada 
La qual alteración por no cftimarfe * 
ni fcr a los principios remediada, 
íera de grandes daños^ coftoía ' 
de fangrc iliufíre y gent^valcrofa. 

,<ra efta guerra vnmccoque cícondido 
*■ anda en humildes paños y figura, 
que fu imperial linaje cfclarccido 
difíciles imprefas le alTegura, 
A quien tienen loshadorpromctida 
vnafamofaj' fubita ventura, 
eüe es hijo de Carlos, que aun fe cria 
y encubierto eftara por algún dia. 



! ,j .Lndar^ como digo disfra<:ado, > 
í 'k hafta q el padre al tiempo de la mucfk^ 
, ledexara por hijo declarado, 
' fubicndole en vn punto a tanta fuerte, 
I Sera de íodos,con razón amado, 
franco, esforzado, valerofoy fuerte, 
es fu nombre don Iuan,y cncfta parte, 
no puedo mas dczir, ni reuelartc. 

Baile 



DE LA ARAVCANA. 
Jaftc^que a los Morifcos alterados, \ 

en fu primera edad hará la guerra, 
y los prcfidios loros y ocupados, 
los vendrá a retirar dentro en la fierra, 
A donde los tendrá tan apretados, 
que al fin icduziía la alijada tierra, 
trafplamando en Prouincias difFercntes, 
las rayzcs maluadasy íimicntcs. 

• 

Efta guerra acabada, de Alemana^ 
de damas y gran gente av ompaííada, 

. la Infante Ana vendrá . Rey na de Erpañ 
con el Rey Don Phelipe defpofada, ^ 
Donde^con pompa y mageftad efíraña 
fera la infigne boda celebrada, 
en la antigua Segouia vn tiempo filia 
de los famofos Reyes de Caftilla, 

Serán pues los dos Principes llamados, 
del padre Empcrador,que ya aquel día, 
querrá dar nueuo aflíientoen fus eftadoS; 
y hszer Rey a Rodolfo de la Vngria; 
Aífiquepaia Genoua embarcados, 
ambaran paíTando a Lombardia, 
por la ribera del Danubio amena, 
a fu ciudad famofa de V icna. 



Quando y a la rebuelta y turbaciones, 
de los tiempos den mueftra de acabarle, 
y el Bélico furor y alteraciones 
parezcan declinar y foílegaife. 
Entonces en las Barbaras Regiones 
comencaran de nueuoa leuantarfc, 
las armas délos Turcos inhumanos, 
contra los poderofos Venecianos, 



l'i'.' 



. rta»! 



*-«» 



H 



ir. PART. CANT. xvin. 

•ífacando vna armada podcrofa, 
t fdc todas fus Prouincias allegada, 
ten la vezina Chipre iíla famoíá, 
cdefcargará la furia reprcfada; 
ly con cfpada cruda y riguroía, 
tfera la tierra dcllós ocupada, 
tcntrando a Famagofta^a batida 
cjTobre palabra faifa , y temcntida. 

-aucdarán pues tan arrogantes dcfto, 
• tquela armada de gente refor/rando 
Icón foberuio diíignio y preíupucfto, ' 
3,yian la vía de Ytalia naucgando, 
iDefpreciandodel mundo todo el refto, 
ry aun el poder dd Cielo dcípreciando, 
ftantofera fu orgullo y fiera mueftra, 
dnacido del pcccadoy cu^a vueílra. 

^rías el alto Señor que otro difpone, 
*ay en vucflro bien por ííi piedad ordena, 
c[]uequ3ndof altan méritos, compone 
cjconfiifangrey paífion la deuda agena: 
^Y por folo vn gemir luegorepon? 
vía punición y merecida pena, 
equebrantaiácongolpe podcrofo 
yla íbberuia del Bárbaro ambiciofo. 



I ,; rhue doliendofe^a de la fatiga, 
f ^i¡ tóel pueblo pcccador , pero Chriftiano, 
l' líContra la i'Cate pcrfída enemiga 
' ficfgrimirálapoacroía mano, 
1 SAííIdcinrpiracipn haura vna liga, 
fdondc el Papa.y Senado Veneciano, 
cfuntaran (u poder, fu fucr^ ?, y gente, 
isonla 4¿l Kcy Catholico potcnt?. 



Sera 



DE LA ARAVC ANA 
Sera en gracia de todos cleoido 
oeixeial de la Li^a dignamente, 
ll moco en fu niñez dekonocido, 
q anJaen habito humilde entre la gente: 
Pero no mecsami^-aconccaido, 
rebclar lo futuro abiertamente, 
bafta que lo veras pues te aíTcoura 
mas larga vida el hado que ventura. 

Mas fi quieres faberdcña jornada 
el futuro fuceíTo enteramente, 
y la cofa mas grande y feñalada, 
que jamas fe aya vifto entrelácente: 
QuandopaíTarcs folola Cañada 
que ciñe del rio Rauco la comente, 

veras al pie de vn Libano a la orilla, 
vna manfay domeaicaCorzílla. 

Conuienetefeguirlacon cuydado. 
hafta falir en vna gran llanura, 
al cabo de la qual veras a vn lado 
v na fiagofa entrada y Selua efcura: 
Y tras la Corza timida cft.bokado, 
hallaras en mitad de la efpefura 
dcbaxo de vnatoíca y hueca pena 
vna oculta morada muy pequeña. 

/lli por fer lugar inabitable, 
fin raítrodepcilonani íendcro, 
viuevn anciano viejo venerable, 
que famofofoldado fue primero; 
De quien íabras do habita el mtratablc 
Phiton mágico grandey hechizero, 
el qual te informará de muchas cofas, , 
quccftanauDPorvemiiDarauíllofas. .«i 
^ Ce tf I 'P. 




ÍI.PART. CANT. XViri. 

j , fa O' quicio dezir irlas en lo tocante, 
?ú "^^ d a las cofas futuras pues parece, 

cique abra materia y campo afaz bailante, 
den lo que de prefente fe fe oíFrecc, 
XPara licuar tus obras adelante, 
(cpues la grande ocaí^n tefauorcce, 
tiquc a mi folo hafta aquí me es concedido, 
f(el poderte dezir lo que as oydo. 



jiías fi el furor de Marte y lá braueza, 
qte tuuieren la pluma deftemplada, 
c*y quifieres mezclar con íuafpereza, 
y otra materia blanda y regalada: 
iBucluc los ojos mira la belleza, 
ydelas damas de Efpaña que admirada, 
t'cftoy fegun el bien que alli fe encierra, 
ncomo no abrafa amor tQda la tierra. 



ji^as tente.que me importa a mi primero, 
I'' 'yque délos ojos fáciles te fies, 
ílpreuenii al peligro venidero, 
cpara que del con tiempo te defuics: 
jY no aguardes al termino poftrero 
kii en tu fuerza y mi ayuda te confíes, 
^ aunq quiera dcfpucs contraponerme, 
ha cerraras los ©jos por no verme, 

iiycondicion humana, que alindante, 
rfque me priuoquc elroftio no boluicíTe, 
tibio aquel impedirme, fue bailante, 
Pn que el pronto apetito fe encendicíTe, 
Mísi.finefpcrar masqueadclantc, 
fícncl íano coníejo procedieíTe, 
fbolui los ojos luego, y de improuifo, 
CvJ, fi dt'zir íe puede yn Paraifo, 



En 



DE LA AUAVC ANA. 

i vn afsicnto fcrtil y íábroíb, 
Je alegres plantas y arboles cercado, 
lo el Cielo fe moÜraua mashermoío, 
\f el rucio de mil flores variado. 
Cerca de vn claro arroyo fonorpfo, 
^ue atraueíTaua el freíco y rcrdc prado 
VI junta toda quanta hcrmofura, 
fupo, y pudo formar acá natura. 

anlas Damas del cercado aquellas, 
que en la dichofa Efpaña florecían, 
el claro Sol, la Luna.y las Eftrellas: 
en fu refpeto efcuras parecian: 
Y íbbre fus caberas todas ellas, 
olorofas guirnaldas foftcniati, 
de mil varias maneras rodeadas, 
de rubias trencas, ñudos y lazadas. 

ndauan por acá y alia cíparcidos, 
gran copia de Galanes eftimados, 
al regalado y blando amor rendidos, 
corriendo tras fus fines, y cuydados; ' 
Vnos enefpcran^as íuftenidos, 
otros, en íus riquezas, confiados, 
todos gozando alegres y contentos, 
de fus lo^.mos y altos penfamientos. 



neílocon prcíleza yfuriaeftrana, 
arrebatado, por el ayre vano, 
la cumbre altadexe déla montaña, 
baxando al del ey tofo y fértil llano." 
donde fila memoria no mcengaña, 
vi la mi guia a la derecha mano, 
algomedrofa.y contuibadogcfto, 
dcaucrmc en tanto liefgo y uance pueílo. 

Qüc 




11. PART. CANT. XVriI. 

Y luego que los pies pufe en el fuelo, 
' los cudiciofos ojos ya ceuando. 



!l.í^ 



libres deltoipeydel groferovelo, 
que la viíta haíía alli me yua ocupando 
V n amorofo fuegoy blando y elo, 
, íc me fue por las venas regalando, 
y el brío rebelde y pecho endurecido, 
quedo alamor fujctoy fometido. 

y deíTeoíb luego de occuparme, 
en obras y canciones amoroías , 
y mudar el eftilo, y no eurarme 
de las aíperas guerras fanguinoíás. 
Con gran gana y codicia de informarm< 
de aquel aísicnto y damas tan hermoías, 
en e^ecial^ fobre todas de vna/ 
que vi a fus pies rendida mi fortuna. 



1 1' í. 



Era de tierna edad, pero moftraua 
en fu fofiego difcrecixDn madura, 
y a mirarme parece la inclmaua, 
íii eftrella, fu deftino ,y mi ventura: 
Yo que íaber fu nombre deíTeaua, 
rendidoy entregado a fu hermoíura, 
vi a íiispies vna letra que dezia, 
del tronco de Ba/ran Doña María. 



Yporíábcrmasdella reboluiendo 
el roftroy voz ala prudente guia, 
íubito el alboroto y fiero cílrucndo 
lie las Barbaras armas y armonía, 
Me dcrperto del dulce fueño, oyendo, 
arma,arma,prcfto,prcfl;o, y parecía 
romper el alto Cielo los ecentos 
de lasdiucrfasYOZCS ¿ciníliumentos. 



El 



--^Ji 



DE LA ARAVCANA. 
i cfta confufion medio dormido, 
I las vezinas armas con i prefto, 
Donicndomc en vn pumo apercibido, 
:n mi lugar y fcñalado puefto, 
[guando con fcrociííím o alando, 
por la alpera ladera del recudió 
apareció gran numero de gente, 
y laroíada Aurora en el Oriente. 



icgo también por vna y otra parte, 
con no menores vozesy denuedo, 
tanta gente aíTomo.quc al fiero Marte, 
con fu temeridad puliera miedo: 
Mas para proceder parte por parte, 
fegun c{\oy caníado ya no puedo, 
en el ílguientc^ nueno Canto picníb 
de dcclararlp todo por cílcnío* 

FIN. 



'<'Í^ 



^ II. PART. CANT. XVHI. 

ífí.£W ESTE CAUTO SE 



i I 



ij: I contiene el ajjdto que los Arauca- 
nos dieron a los EJpañoks enel fuer- 
te de Temo: la arremetida de Gra^ 
< coldno. a la muralla. : la batalla q 
¡os EJpanoles que auian quedado 
¡; \; J, en los nauios tuuieron en la 
I marina con los enemi^ 

' CANTO DIEZ Y 



HEimofíis Damas fi -mi débil Canto, 
no comieda a efparzir vros loores, 
y íi misbaxosverfosnoleuanto, 
ac5ceptosdcamor,^obras de amores: 
Mi priefla es grande y que dezir 2iy tato, 
que a mil defocupados efcritorcs, 
que enello trabajaíTcn noche^ dia, 
para todos materia^' campo abria« 



í y aunque apartado a mi pcfar me veo 

* dicfta materia y prefupuefto nücuo, 
í me Tacará al camino el gran defseo 

* que tengo de cumplir con lo q os deuo: 
y fi en mi veríb el conuenicnte arreo, 

j faltare, baftc la intención que licuó, 
' que es hazer loque puedo de mi parte, 
' fuplicndo Yos lo que faltare c» kí ic. 



DE LA ARAVCANA. 35 

5 la Efpañob gente que fequcxa. 
on cauía jufta, y con razón bailante, 
ándeme mucha pricíTa no me dexa, 
jaarpai-aquedc otras cofas cante: 
¿c el excrcito Bárbaro la aquexa, 
cicádo en torno el fuerte en vn inflante, 
on amenaza grande y alarido, 
orno cncl canto atrás loaueisoydo. 

cgo que en la montaña en lo mas alto, 
res grucflbs eíquadrones parecieron, 
untos a vn mifmo tiempo hizicron alto, 
f elfitio defde alli reconocieron: 
Vifto el foíTo, y el muro,al fiero aflalto 
Jada la íeña todos tres niouicron, 
:forimiendo las armas de tal fuerte, 
lue anadie rcferüauan de la muerte. 

mo^o Gracolano, no oluidado 
Je la arrogante ofFcrtajr gran promefa^ 
de varias y aJtas plumas rodeado, 
blandiendo vna tortada pica grueíTa: 
Venia dellos gvan trecho adelantado, 
rompiendo por el humo j/ lluuia efpefl» 
de las balas y tiros arrojados, 
porbrafosy cañones reforjados. 

cgandoal jufto termino, terciando 
la larga pica, arremetió furiofo, 
y en tierra el firme rei^^aron fixando, 
acrauefo de vn falto el ancho foflb, 
y por la mifma pica cateando, 
arriba fobrc el muro vitoi ioío, 
a pefar de las armas contrapueftas, 
lanfas,pica5,cfpadasy ballcftas. 



No 



1 ''«^ 



i 


i' ^'ii 


i 


¡ 




.; 1 


■ 


1 
1 

i ' ¡ 

1 1 

1 

■ 1 

: -1 
1 .' 



ILPART. C A NT. XIX. 
No agorrachado Toro embrauecido, 
la barrera inuiftio tan fácilmente, 
ni fiíc con tanta fuerza reíillido, 
de efpcfas armas y apiñada gen te. 
Como el gallardo Bárbaro arrcuijo, 
que tcmerarie y vcnturoramcntc, 
abriendo lo difícil y mas duro, 
íube por fuerza ü defendido mm o. 

Donde fueltas las armas empachadas, 
cjucaprouccharfedellas nopodia, 
a bocados, a coces, y a puñadas 
ganarla pla/ra el foloprcteiidia: 
Los tiros, golpes, votes, y cftocadas 
con gran dcftrcza y maña rebatía, 
poniendo pecho y hombro fuficicntc 
al impitu y furor decanta gente. 

En medio de las armas a pie quedo * 
fin ellas íii promcfa fuílentaua, 
y con mas pertinacia y menos miedo 
de morir mas a dentro procuraua: 

Y enel vano propoíito y denuedo, 
herido ya en mil partes porfiaua, 
que fu loca fortuna y dicftra íiiertc, 
tenían fulpcnfo el golpe de la muerte. 

Affi que en la demanda necia inflando, 
íe arroja éntrelos hierros y fe mete, 
qual perro efpumaiofo que rabaiádo, 
a donde mas le hieren arremete; 

Y el peligro y la vida defprcciando 
lo mas cíudofo y afpero acomete, 
desbaratando entorno mil cfpadas 
al bbílinado pecho encaminadas. 



Vicí 



BE LA ARAVCANA. 

cndofc en tal lugar folo y tratado 
:gun la temeraria confíanra, 
lodc lu prctenílontlefconfiado, 
ñas con alguna menos efperancjaí 
i los bracos cerro con vi\ ibldado, 
de las ti) anos k facola lan^a, 
obre laqiial echandofcen^vn punto, 
(cnfo faluar clfoílo y vida jUnto. 



34 



is la inftable fortuna y a canfada 
ic ferie curadora de la vida, 
üopafloen aquel tiempo a vna pedrada 
k-aloun gallardo braí^o defpedida, 
[^le en laconcaua fien la arrebatada 
?icdragran pártele quedo fumida, 
rabucandok luego de lo alto, 
^endoenelayie en la mitad del falto. 

jmoclTroyanoEuricloque bolando' 
la timida paloma por el Cielo, 
conoianpreftezael coruo arco flechando 
la dtíauelío en la furia de fu buelo: 
Que retorciendo el cuerpo,^ rebolando 
como redondo ouillo viuo al íuelo, 
afsielheridomo^oen dcfcubierto 
dentro del hondo foffo cayo muerto. 



e trcyntay fcys heridas juftamcntc 
cayo el mifero cuerpo atraucflado^ 
fmcl vhimo golpe de la frente, 
queel numcrocerroyá rematado: 
y la pica que el Bárbaro valiente, 
¿c franca y buena guerra auta ganado, 
quedo arrimada alfoíTode manera, 
ijuc va troío dcfcubierto cftaua fuera 



Per* 



fif 




íí 



i I 



II. PART. CANT. XIX. 

pero el joucn Pínol que prometido, 
auia de acompañarle en d afí'ait», 
y hafta el pey nado foílb arremetkío, 
aunque no fe atreuio a tan grande faltó: 
Como al valiente amigo vio tendido, 
j'defcubrirlapicaporJoalto, 
la arrebato tomando por remedio, 
poner con pies ligeros tierra en medio. 



!l.J^ 



Mas como no aya maña nideílreza, 
contra el hadoprecifoy dura fyerie, 
ni baftan preftos pies ni ligereza 
a efcapar de las manos de la muerte: 

_ Que al que pienfa huy r con mas prefteza 
le alcanza de fu bra^o el golpe fuerte, 
como al libero Bárbaro le auino, 
en mudando propofitoy camino. 



i " 1 



Qucapenasquatro paílbs auia dado, 
quando dos «¡rueílas balas le cogieron, 
y de la eípalda al pecho atraueííado, 
a vn tiempo por dos partes le tendieron: 
No dio Palma tan preílo q vn foldado 
de dos que a focorrer arremetieron, 
de la coftofa lanf a no trauaíle, 
y con peligro (uyo la faluaííe. 






Luego de trompas gran rumor fonando, 
la gruefa pica en altoleuantaron, 
y a toda furia en hila y gual cenando, 
al foíTo con gran impítu llegaron. 
Donde forcofamente reparando, 
la municon y flechas defcargaron, 
en tanta multitud que parecían, 
que lacípaciofatierray Sol cubriaa* 



Pt 



DE LA ARAVCANA» 35 
es en cfta fazon Martin de Eluira, 
]ue afsi nueftio Efpañol era llamado, 
ic Icxos la perdida lan<jí mira, 
1UC el muerto Gracolan le auia ganado: 
Y con verguéfa honrofa ardiendo en ira, 
de recobrar íu honor deliberado, 
por vna anc»ofta puerta que allí auia, 
íbio ,y fm ían^a a combatir falia. 

onvnofadoioucn que delante 
venia la tierra y cielo defpreciando, 
de proporción y miembros de Gigante, 
vna harta de dos cortas blandeando: 
que acá y alia con termino galante 
la gruefsa y larga pica floreando, 
ora de vn lado y de otro . ora derecho 
quifo tentar dd enemigo al pecho. 

irando vn rczio bote qne ceuado 
le truxode ícys pafos de tal fuerte, 
que el gallardo Efpañol defatinado 
fe viocafien las manos de la muerte; 
Pero como animofo y reportado 
lia7Íendo rczio pie fe tuuo fuerte 
pcnfando afir la pica con la mano, 
mas eftc pcnfamiento falio vano, 

)uc el Bárbaro aduertido dicftramcntc, 
dio vn grade falto atrás cobrando tiara, 
^blandiendo la pica reziamente, 
quifo con otro rematar la guerra: 
Bl Efpañol mañofo y diligente 
dándole lado de la pica afierra, 
y aguijando, poi ella a fu defpecho 
cerio ptefto con d , pecho con pecho. 



f I 

Ir I 



TI, PART. CANf. XIX. 
Y auicndo con pr cfteza arrebatado 
vna fecreta daga <juc traía, 
cinco vezes , o íeys por el coílado 
del brauocoratfon ten» 6 la vía: 
El Bárbaro mortal ja dcfangrado 
por todas la furioía alma rendida, 
cayendo el cuerpo Imenfo en tierra frío, 
y á de íangre y eípiritu vazio. 



Xf 




El valiente Eípañol que vio tendido, 
a fu emigo, y la viaoria cierta, 
cobro la pica y crédito perdido, 
letrayendofc vfano hazia la puerta. 
Donde por los amigos conocido 
fue fin contraftc en vn momento abierta, 
y denrro recebido alegremente, 
con grande aplaufo^grita de la gctc. 

En eñe tiempo ya'por todos lados 
la plap los contrarios expugnauan 
que a vencer, o morir determinados, 
por los fuegos y tiros fe lan^auan, 
Y encima de los muertos hazinados 
los viuos a tirar íeleuantauan, 
de donde mas la cierta punteria 
el encubierto blanco deicubria. 



Vnos con ramas, tierra,^ con maderos, 
iCicoan el hondo foíTo prefurofos, 
otros que mas prefumen de ligeros, 
l^azen prueuas y faltos peliorofos: 
Y lo? que ks tocaua fer pom eros 
de llegar a las manos deíTcofos, 
tanto el y r adelante procurauan. 
que dentio a los primci<)$ arrojauan. 



Mí 



DE LA ARAVCANA. 3 

is de los muchos muertos y heridos 
Je nueftros arcabuzes de man puefto, 
ir de otros ai I ojados y cay dos 
:I foíTo fe ccgo y allano preftor 
Por 4o los enemigo* atrcuidos 
arremetieron el temor pofpuefto 
negando por las partes mas guardadas 
a medir con nolotros las cfpadas, 

alliringuiendo el valerofo intento 
de nueiio empiezan vn combate duro, 
mas otros con mayor attcuimiento 
trepanan por las picas fobt'el muro. 
Que al Bárbaro furor y mouimiento, 
ningún lugar alto auia feguio, 
ni parte por mas afpera que tueíle, 
donde no fe efcalaíTe y combatiefle. 

os nucftros fobr'el muro amontonados 
los rebaten impelen y maltratan,. 
y con lanfas y tiros arrojados 
derriban gente a bax o y desbaratan; 
Mas pecólos derpas amedrentados 
la difícil fubida no dilatan, 
antes procuran luego embrauecidos 
ocupar el lugar de los cay dos. 



ITnos afsi tras otros procediendo 
ganofos de honra» y de temor defnudos, 
licmpic la ptiefsa^ muhitud cieciendo, 
crece la furia de los golpes crudos: 
Los defendidos términos rompiendo 
cubiertos de fus concauosefcudos, 
"nos pulieron en punto y apretura 
que cftuuo lo impafsible en aucntura. : ^^ 



M * . 



I 



.r 



.u 




ir. PARTE CANT. XÍX. 
En efte tiempo Tucapel furiofo 
apparccio gallarda en la muralla, 
efgrimicnclo vn bafton fucrtej^ ñudoíb 
todo cubierto deluzicntc malla: 
Como el León de Liuia vedijofo 
que abriendo de la tímida canalla 
el texido efquadron con furia horrenda 
dcfembara^a la impididafenda. 

Aflí el furiofo Bárbaro arrogante 
diícurre por el muro derribando 
todo lo que allí coge por delante, 
fumifmagcntey armas tropellando, 
Quifiera lener lengua^ voz baftantc 
para poder en fumayr relatando 
el ílngular csfuercoy valentía 
que el brauo TucapeLmoílio ede día. 

No las efpefas picas ni pertrecho! 
bailan pueftas en contra a refiftirlc, 
ni fuertes bracos, ni robuftos pecho* 
pueden acometiéndole impedirle: 
Que montones de gentcy armas hechos 
rompe y derriba fin poder fuffriric 
^ dun no contento defto ofadamentc 
fe arroja dentro en medio de la gente. 

Y al peligro las fuerzas añadiendo 
la poderofá ma^a lodeaua, 
vnos desbaratando, otros rompiendo 
fiemprcmas tierra y opinión ganaua, 
Al finios duros golpes refiftiertdo, 
por las armas y gcnfeatraueflaua, 
hiriendo fiempre a dieftroy a fínieftro, 
con grande ricfgo fuy o, y daño nuefti o. 

Tam 



DE LA ARAVCANA. \ 
También hazia la vanda del Poniente '' 
auia l'cicguclcn arremetido, 
ya dcfpecho y pcfar de nucftra gente 
cnlo mas alto del Baftion fubido, 
Quel valerofo coraron ardiente 
le auia por las entrañas efparcido, 
vn bcllicofo ardor como íí fuera 
cnla verde, y robufta edad primera. 

Mucho no le duro que apoca pie^a 
le arrebato vna balajdefmandada 
de los di/pucftos hombros la cabera 
rematando lu proípera jornada. 
Tras efta difparo luego otra piefa 
hazia la mifma parte encaminada, 
licuando a Guan picol, que lefcguia, 
y a SurcoLongomilla,y Lcbopia. 

La gente que en las naos auia quedado 
viendo el rumor y prieíTa repentina, 
qual falta luego arriba deíarmado, 
qualcon rodda.qual con corazina: 
Quien íc arroja al vatel, y quien a nado, 
pienla arribar mas preño ala marina, 
llamando cada qual a quien deuia» 
y ninguno aguardaua compañía. 



Aín a nado y a remo, con gran pena 
el molefto y prolixo mar cortaron, 
y enla ribera, y defléada arena, 
caíi todos a vn tiempo pie tomaren^ 
Donde con diciplina y orden buena^ 
vn cerrado cíquadron luego formaron, 
marchando a focorrer alos amigos 
por medio ddas armas y enemigos, i , ■ M"* 
Dd De, ^ 




,.!i.) 



í ir. PART.CANT.XIX. 
'i el mar no auian facado los pies quando 
I por la paite de abaxo con mido 
I íes Tale vn eícjuadion en contra dando 
' vnafuriofa carga y alarido, 
I Venia primero el pafoapreííirando 
1 eiruekoFeniftonmocoatreuido, 
j quedelosotrosquiíoadelantarfe. 
con gana jr prefuncion de fcñalarfc. 

I lueftra gente con ordcn^y ofadia 

I íicruiendo fu derrota^ firme intento 

; a la enemiga opuefta arremetía, 

' que aundeeípcrarnotiiuo fuíírimicnto, 

Y arecebiraFeniílon falia 
i «onpafonomenoryatreuimiento 
I cldicftroIuliandeValcnfuela 

la efpada en mano al p^hola rodela. 

: 'uc alli el primero que empe^oel aíTalto 

I el prcfto Fenifton anticipado 

I dando vn ligero y no pcnfado falto 

con el qual dercargo» vn vafton pefadof 
i Ñas Valenmela la rodela en alto, 
I a dos manos el golpe ha reparado, 
' dexandole atronado de manera, 

como ü encima vn monte le cayera. 

I ga^xo la ancha rodela a la cabcfa, 

I tanto fue el golpe rexio y defmedido, 

! y el trafportado jouen vna pic^a 

fue rodando de manos aturdido: 
! Mas luego aunque atronado fe endcitf a 
i y boluicndo del todo en fuifentido 
I ¿udoal traues hurtandofede vn falto 

huyrJiíma^aquccalauadcalto. ^^^ 



I 



DELAARAVCANA ?l 
Entro el leño por tierra vn gian pcda<jo \, 
con el gran pefo y fuerza que tray a 
flucvilTo Valen^ueLclembar2Sí> 
delBarbaio.y el tiempo qucl tema, 
Metiendo con prcftcza el pie y el bra^o, 
clpcchoconlacfpalda le cofia, 
r al Tacar la caliente y roxa cfpada, 
ie licuó de icucs media quixada. 

ElAraucanoyacondefatino , 

le echó los braf os fin fabcr por donde, 
mas el jouen tentando otro camino, , 
arrancada la dagi. le refpondc, ^ 
Que con la prieíTa y fuetea que coumo 
tres vezes en el cuerpo Ce la efcondc, 
haziendole eftcnder, y á cafi ciados 
los pies y fuertes bra;os añudados. 

Ya en aquella fazon ninguno auia, 
quefolo vn punto alli cftuuiefle ociofo, 
mas cadaqual folicito corria 
. a donde era el fauor menefícrolo, 
Con vna furia tal que parccia 
el vatirde las armas prefurofo, 
que de fus fíxos quicios todo el ciclo 
dcfcncafado íc vinieíTc alfuelo. 

Por otra parte arriba en la muralla 
fiemprccon rauia, y pricíTa heruorofa 
andaua muy reñida la batalla, 
y la Vitoria cnconfufion dudofa, 
Bucla en el ay re la cortada malla 
y defangrecaliétc y cfpumofa 
tantos arroyos en el foíTo entrauan, 
^uc los cuerpos en ella y a nadaiian. 



^Vl?!» 



i:^ 



. TI. PART. CANT. XIX. 
, ^1 de ambas las partes reciamente 
' >or la pla^ay honor fe contendía 
' luien íobrel muerto fube diligente, 
! juien muerto íbbrelviuoallicaia, 
, jon García de Mendoi^a ofadamcntc, 

h qüartel con esfuerzo defendía 
, il gran furor y barbara violencia 

lazi t;ndo fufficicnte refiftcncia. 



!i. )■ ^OíPhclipe Hurtado ala otra mano^ 
' ^ iooFrancifcode Andiay EÍ¡3Ínoía^ 
, jT don Simón Percyra Luíitano, 
jon Alonfo Pacheco y Ortigoía, 
contrapueftos al impiru Araucano, 
¡ ha2enprueua de esfuerzo milagroííi, 
I reílftiendo a gran nonicro la entrada 
a pura fuerza y v akr ofa (Efpada. 

j| s JÍco luarez también por otra pirtc 
, ' j Carrillo y don Antonio de Cabrera, 
, I Arias Pardo, Riberos y Láfartc, 

Cordoua, y Pedrode Olmos de Aguílcía 
I Subidos fobie el alto baluarte, 
I herían los contrarios demanera, 
que aunque eran infinitos , bien feguro 
por toda aquella banda eíláua el muro. 

f 5 , ¡o menos fe moftraua peleando 
I I luán de Torres, Cárnica y Campo Frío 
I don Martin de Guzman, y don Hernando 

Pacho,Gutierrez,fuñigay Verrio, 
I PiegodeLira,Oforio,Vaca,Obando, 
i haziendo cofas que elingcnio mió 
I aun que libre de cftoruos eftuuiera 
comarlos por cflcnfo no pudiera. 

Tatt- 



DE LA ARAVCANA. i;' 
ra nto el daño creció que de aquel lado ' • 
los fieros Araucanos afloxaron, 
y roftro a roftro en pafo concertado 
quebrantado el furor fe retiraron, 
los otros vifto el daño no penfado 
también del loco intentóle apartaron 
quedando Tucapcl dentro del fuerte 
hiriendo derribando y dando muerte. 

No dcfmyo por efto, antes ardía 
en colera rabiofa. y viua faña, 
y acá y alia furiofo difcurria, ^ ' 

haziendoen todas partes riza eftraña 
Tropelía Abuftamantc, y a Mexia, 
derriba a Diego Pérez, y a Saldaña, 
mas ya es razón pues he cantado tanto 
dar fin al gran deftrofo y largo canto, 
FIN. 

M 



Dd5 retí 



!I. PART. CANT. XX. 

kETl'EJ.nSE LOS WRjy^ 
\ \an&s con perdida de mucha gente ^ 
'.ejcapaje Tucafelmuy herido , ro^í- 
I fiendopor los enemigos: Cuenta 
Tegualda aVon Alonfotl 
ejlrañoy laftimofoprocej^ 
I fo defuhiñoria. 

I CJNTO FErNTE. 



I I : 



I, ;/ 



j'^^Adíe prometa fin mirar primero 
iXN loque cíe fu caudal y fuerza fíente* 
, que quien en prometer es muy ligero, 
I proucrbio es que defpacio íc arrepiente: 
! La palabra es empeño verdadero 
i que auemos de quitar for^ofamente, 
I j es derecho coiuun ,^ le^ erpreíTa, 
I guardar al enemigo la promcfla. 

Bien fuera deftas leyes vayala vfan^a, 
que enefte tiempo miícro fe tiene, 
promefas que os cnfanchan la cfpcranfa, 
y ninguna fe cumple ni mantiene, 
Aífilavanay necia confianza 
que cñriuando cnel ay re nos fofticnc, 
fe viene al fuelo, y llega el dcfengaño 
guando es mayor que lacfpcranja d dafío, 



DE LA ARA VCANA. 4« 

3c mi fabicdczirquan traba jada 1^ 

me tiene la memoria y con cuy dado, 
!a palabra que di (bien efcufada) 
de acabar ertc libro com meneado. 
Que la fcca materia defguftada 
un deficrtay eftcril que he tomado 
me promete hafta el hn trabajo fumo, 
yes malo de facarde yn terrón cu mo, 

Duien me metió entre abrojos v por cueílas 
tras las roncas tiompetas y atambores, 
pudicndoyrpot jardines y floreftas, 
co^^iendo varias y oloroUs flores. 
Mezclando en las cmprcfas y rcquettas 
cuentos ficioncs fábulas y amores, 
donde correr fin limite pudiera. 
y dando gufto , y o k recibiera. 

Todo ha de fer batallns,y afuerezas, 
dircordia,fuego,rangrc,enemiftadcs, 
odios,rencores,rañas, y brauczas, 
dclatino.furor.tcmeridades, 
Rabias,iras,venganfas,j' fierezas, 
muertes, deftro^os.ii^as, crueldades, 
que almifmo Marte y apondrán haftio, 
agotando vn caudal mayor qu'el mió. 

Mas amimcesfor^ofo fer paciente, 
pues de mi voluntad quife obligarme, 
y aífi os pido feñor humildemente, 
que no os de pefadumbre el efcucharmc: 
Quclattreuido Bárbaro valiente 
aun no me da lugar de difculparme, 
tal es la furia y pricfla con que viene, 
que aprcíTurar la mano mcconuiene. 



>.*^ 




II.PART. CANT.XX. 

^ I qual como encerrada bcftia fiera, 
s ora de aquella, y ora defta parte, 

abre langri cnta, y aípera carrera 
J( y por todas el daño, y gual reparte, 
, Con vn orgullo tal que acometiera 
i alia en fu quinto throno al fiero Marte, 
I ü viera modo de fubir al cielo 

fcgun era gallardo de cerbelo. 



■i r'ero viendofeíbloy malherido 

\ y el cxercito Bárbaro deshecho, 

i y todo el fiero hierro conuertido 

; contra fu fuerte yanimofo pecho, 

I Se retruxo a vna parte, enla qual vido 

¡I quelcertoerapeynado,y muy derecho 

: fin muto de aquel lado, donde vn falto 

1 auiadcmasdeveyme^ra^asdeako. 



í jComofien tal fazon alas tuuiera 

j I mas feguras que Dédalo, las tuuo 

I , fe arroja defdeaniba de manera 

I que parece que enellas fe foftuuo, 

1 , hizo prueua de fi fuerte^ ligera, 

I I que el falto aun que mortal , en pocotiiüo 

I cayendo abaxo el Bárbaro gallardo 

I comovnaOncaligera,ofuelto Pardo. 



1 1 Mas bien no fe lanfo, que en íeguimiento 
infinidad de tiros le arrojaron, 
que aunque no le alcanf ara el peníamicntoi 
antes que fueñe abaxo le alcanzaron : 
Fue tanto el deícargarque en vn momcto 
en mas de diez lugares le llagaron, 
pero no demanera que cay elle, 
ni folo vn paíTo, y piCídefcoroPuficíCí. 

YÍCRJ 



DE LA ARAVCANA 

Vicndofc a baxo y tan herido luego 
dclpiopofitoy lálto airepcntido 
abraíTado en rauíofoybiuo fuego 
terrible y mas que nunca embrauccido 
Quiíiera rebolucr de nucuo al juego 
y vcn<^arfe del daño recibido, 
mas era y maginar lo defatino 
quel cerro era tajado y fin camino. 

Cinco o feis vczcs, la diffidl via 
y de fortuna el crédito tentaua 
6 fácil lo impoffiblele hazia, 
el coragc y furor que le incitaua. 
Por vn lado y por otro difcurria, 
todo de aca,y de alia lo rodeaua, 
como el hambriento lobo encarnizado 
rodea de corderos, el cercado. 



Mas viendo al fin, que era difiniovano 
y d€ tiros fobtel la liuuia efpeíla, 
retirandofe a vn lado vio enel llano, 
la trabada batalla,y fe fue a pricíTa: 
y como el Icuantado alcon lozano 
que yendo alta laGar^a fe atrauícfla, 
el cobarde milano, y defde el ciclo ^ i 
cala, ala prcfa con furiofo buelo. 

AíTi el gallardo Tucapcl dcxad o, 
el temerario intento infrutuofo, 
rebueluc a la otra vanda encaminado^ 
al reñido combate fanguinofo: 
Enefto el vando infiel defconfiado, 
( de mucha gente,y fangre perdidofo) . 
fe retiro figuiendo las banderas, 
qucyuá marchando ya por las laderas. 
Pdj ^ 






¡\i. 



¡ II.PART. CANT. XX. 
'Ijí', ftporeíTo torció de fu demanda, 
i • I jn folo paflbel Bárbaro valíéte, 
: 1^ I (intes rezio enuilliopor vna vanda, 
( ' i ropdlando de golpe mucha gente: 
j i I ;f dándoles terrible efcurribanda, 
, , ')aíro de vn cabo a otro francamente, 
I 'liriendoydirribandodemancra 
I jue dcxó bien abierta la carrera. 

' I ■'lien quediua eílropiado, quien tullido, 
I juienfeduele.quiengimequié.re qucxa, 
i ]uien cae acá, quien cae alia aturdido, 
■^uienhaziendolepaflbdclíealexa, 
y en el largo cfquadio de armas tcxido, 
; 1 Vn gra portillo y ancha calle dexa, 
; :onel furor que el fiero rayo apriefla, 
':ompe el ay re apretado y^^ubc cípeíla. 

j ; ' h tal manera Tucapcl abriendo, 
' 1 de partea parte eleíquadron Chriftiano, 
I I arriba a los amigos que íiguicndo, 
yuan la retirada a paflb llano, 
I iCon el concierto y orden procediendo, 

Ique vemos yr las Grullas el varano, 
! iquandode fu tendida y negra vanda 
I ninguna fe adelanta ni defmanda. 

;;i lofotros aun que pocos, quando vimos, 
! I que a efpaldasbueltasiuan ya marchado 
I de nueílro fuerte , en gra tropel falimos, 
cnla campaña vn efquadron formando: 
1 ya paño moderado los feguimos, 
i de la vidorií enteratticnte víando, 
I pcrodimoslabucitaaprcfurada. 
temiédo alguna Baibaracmbofcada. ^ 

Puro 



DE LA ARAVCANA. if 
Duró pues el reñido aíTalto tanto, 
que el Solcnlomasaitolcuantado, 
diftaua del Poniente, enpunto quanto, 
cftauadel Oriente dcfuiado: 
Mofotros ya íeguros, entre tanto 
que rcmaiaua el curio acoftumbrado, 
dando lugar a las nodurnas horas, 
del pcrlonal trabajo aliuiadoras. 

El ciego foflb al rededor limpiamos, 
íín deícaníár vn punto diligentes, 
y en muchas partes dcldclüaratamos 
anchas tiauieíTasy formadas puentes. 
Los lugares mas flacos reparamos, 
coninduftriay defenfas fuficientes, 
fortificando el fitio de manera, 
que rcfiftir vn gran furor pudiera. 

La negra noche a mas andar cubriendo 
la tierra que la luz dcfamparaua, 
fe fue toda la «ente recogiendo» 
fcgun y en el lugar que le tocaua: 
La guardia y centinelas repartiendo, 
que^l tiépo cftrecho a nadie referuaua, 
me cupo el quai tode la prima en fuerte, t 
en vn baxo rccucfto junto alfuertc. 

Donde con cl trabajo de aquel día, 
y no me aucrcnquinzedefarmadó, 
cl importuno fueño me afliga, 
hallándome molídoy quebrantado: 
Mas con nueuoexercicio lefiftia, 
pafleandome deftc* y de aquel lado, : 
íin parar vn momento tal cftaua, 
Que de mis proprios pies no me fiaua. 



" 



íh 



ai/^, 11. PART. CANT. XX; 
[1 ''|¡No quieras impedir oBra tanpia, 
, ' ' I: que aun en Barbara guerra fe concede, 
' '' ! ¡í que es fpccic y feñal de tyiania, 
vfar de todo aquello que fe puede: 
Dexa buícar fu cuerpo a cfta alma mía, 
clcípues furiofo con rigor procede, 
q y a el dolor me ha puefto en tal eílremo 
que mas la vida que la muerte temo. 



í;Que no fe mal que ya dañar me pueda, 
:) ni ay bien mayor que no le auer tenido,, 

acabefe y fenezca loque queda, 
,1 pues que mi dulce amigo ha fenecido, 
¡ que aunque el Cielocruel no me ccccda 
! morir mi cuerpo con el fuy o vnido, 
no eftoruará por mas^que me perfíga, 
que mi afligido fpiíituk ííga. 

",; En cftoconinftanciamcrogaua, 
que fu doler de vn golpe rcmataíTe, 

¡; jnas yo que en duda y confufion cftaua, 
aun teniedo temor que me engañaíFe, 
Del verdadero indicio no fiaua, 
hafta que vn poco mas me afleguraflc, 
ibfpechando que fuelle alguna Efpia , 
qucafabercomoeñauamos venia. 



I^l 



\\\ ■ 



^ien que eftuue dudoíb, pero luego 
aunque la noche el roftro l'encubría, 
en fu poco temor y gran foífiego, 
vi que veidad en todo me dczia: 
Yqu'el pérfido amor ingrato y ciego, 
en bufca del marido la trahia, 
dqualen la primera arremetida, 
quincndo feñiilaríc dio U Yi(ia* 



Mo 



DELAARAVCANA 44 

)uido puesa compaílion dcyclla, 
irme en fu cafto y amorofo intéto, 
le allí falido me bolui con ella 
i mi lu'^ar y feñalado aílícnto: 
Donde y o le rogiic que fu querella 
[on animo fegui o jr fuflrimicnto, 
dcfií'cl principio alcabo me contafle, 
y desfogando la anfia defcanfaUe.' 

la dixo, ay de mi que es impoflíblc 
tener ¡amas dcfcanfohafta la muerte, 
que fin remedio mi paííion teriiblc, 
y mas que todo fufrimiento fuerte: 
Mas aunque me lera cofa infufrible, 
diré el difcurfo de mi amarga fuerte, 
qui^a que mi dolor fegun es graue, 
podra ícr qu»cs forjándole me acabCi 

o foy Tcí^ualda hija defdichada, 

del Cacique Brancoldefucfurado, 

de machos por hermofa en vano amada, 

libre vn tiépode amor y de cuy dado: 

Tero muy prefto la fortuna ayrada 

de ver mi libertad y alegre cftado, 

turbo de tal manera mi alegría 

que al fin muero del mal que no temía» 

:>e muchos fuy pedida en cafamíéto, 
y a todos ygualroeme defpreciaua, 
de loqual mi buen padre dcfcontéto, 
que yo aceptaíTe alguno me rogaua: 
Pero con fianco y libre penfamicto, 
de fu importuno ruégeme efcufaua, 
que era pcnfar mudarme dcfuatio, 
y martillat fia fruto en hierro frió. 



Na 



vi 



I II. PART. CANT. XVI. 

! íL'Topor mis libres y afpcras rcfpueftas 
i los firmes pretenforcs afloxaron, 
|i antes con nueuas prueuasy rcquefías, 
! en fu vana demanda mas inflaron, 
I Y con dantas, con fuegos, y otras fícñas^ 

mudar mi firme intento procuraron, 
'i no les bailando maña ni artificio, 
¡ a facar mi propofito de quicio. 



¿Muy prcfto pues llego el poftrcro dia, 
•; defta mi libertad y fcñoria, 
i: ó fí lo fuera de la vida mia, 
■ pero no pudo fer que era bien mío: 
¡! En vn lugar que junto al pueblo auia, 
i donde el claro Gualebo manió rio, 
: (defpues que íiis viciólos campos riega, 
el nombre y agua al ancho Ytáta entrega. 

i Allí para caftigo de mi engaño, 

' que fucíTe a ver fus ficftas me rogaron, 

''' y como auia de fcr para mi daño, 

|t fácilmente comigo lo acabatoa; ^ 

' Luegopor orden y artificio cÜraño, 

'i la larga fenda y paíTos enramaron, 

'¡ parecicndoles malo el buen camino, 

I y (juc el Sol de tocarme no era digno. 

i! , 

I !| Llegue por varios arcos donde eftaua 
' vn bien compuefto y Icuantado aflíento, 
hecho por tal manera que ay udaua 
la maeftra natura al ornamento: 
El agua clara en torno murmuraua, 
i Jos arboles mouidos por el viento 
hazianvn mouimientoy ruido 
que alcgrauaa la vifta y el oydo. 

Apc 



DE LA ARAVCANA. 41 
penas pues en el me auia aflcntado, 
quando vn alto^ folcnnc vando echaron, 
y del ancho palenque v cftacado 
1a embarafofa gente dcfpe ja ron: 
Cada qual a fu puefto retirado, 
h acoftumbrada lucha comentaron, 
confilcnciotalque los prefcntes. 
juzgaran fcr pinturas mas que gentes» 

lunquc auia muchos ¡ouenes luzidos» 
todos al parecer competidores, 
dcdiffcrentcsfuertcs^'veítidos, 
vde vnfin engañado pretenlores: 
No eftaua en quales eran los vencidos, 
ni quales auian fido vencedores, 
bufcando acá;» alia entretenimiento, 
con vnociofo_y libre pcnfamiento. 

Yo que en cofa de aquellas no paraua, 
el fin de fus contiendas defleando, 
ora los altos arboles miraua, 
de natura las obras contemplando: 
Ora laaguaquel prado atraucilaua, 
las varias pedrezuclas numerando» 
libre a mi parecer;^ muy feguia 
de cuydado de Amor;' defucntura. 



Quando vn gran alboroto y vozcna, 
cofa mu;* cierta en íemejante )UCgo, 
fe leuantó entre aquella conrmania 
queme facodefeíoj^mifoffiego: 
Yo quiriendo entender lo que lena, 
al mas cerca de mi pregunte luego, 
la caufa de la grita ocafionada, 
ouc rae fuera mejor no faber nada. 



íl 



xA 



IL PART. CANT. XX' 
Elqual dixo. Señora no has mirado, 
J' comoclrobuftojouenMareguano, 

con todos quantos mo^os ha luchado» 
* jos ha puefto de efpaldas cncl llano, 
■ y quandoyaefpcraua confiado 
i que Ja bella guirnalda de tu mano 
j le ciñiera la vfana y ledc fíente 

en premio^ por ícñal del mas valiente. 

j Aquel gallardo mo^p bien difpuefto 
{} delveftidodevcrctey encarnado, 

co aran facilidad le ha en tierra puefto, 
' licuándole el honor que auia ganado, 

Y el facily liuiano pueblo delto. 
¡ comodenoucdadmarauillado, 

ha ieuantado aquel confuíb cftruendo, 

la fuerp del mancebaencarecieudo» 



Y también Marcguano que procura 
de boluer a luchar, el qual alega, 
quefuefinieftro cafo y defuentura, 
qu*en fuerza y maña el otro no le llega: 
Pero la condición j» la poftura 
del expreíTo cartelíe lo deniega, 
aunque el jouen con animo valiente 
da vozcs que es contento y lo confíente. 



Pero los juczes por razón no admiten, 
delvnoni delotroelpedimiento, 
ni en modo alguno quieren ni permiten, 
inuocacion en efto y mouimiento: 
Masque de fu propoíito fe quiten, 
fi entrambos ae común confentimiento 
pareciendo primevo en tu prcíencia 
no akanf aren de ti franca licencia. 

En- 



DtLA ARAVCANA. 

ncftoa mi lugar cndcrcfando, / 

de aquella gente vn gran tropel venia, 
que como junto a mi llego cefando, 
el difcorde alboroto y vozena: 
Elmoíjovcnccdoi la vos ajando 
coovna humilde y baxa cortcíja, 
dixo. Señora vna merced te pido, 
fin aucrla mis obras merecido. 

)ucriro>cftrangcrojf no merezco 
haeas por mi lo que es tan de tu officio, 
comoUi fieruo naturalme offrczco 
de viuiry morir en tu ferHicio: 
Que aunq el a^rauio aquí yo le padezco 
p^dar dcfta mi oíFerta algún indicio, 
Suicrofidello fueres tu feruida, 
luchar con Marcguano otra cay da. 

y otra,y otra,y aun mas fi el quiere quiero 
haüa dexarle en todo fatisfecho, 
y coníiéntoquealpuntoy fer primero 
fe reduza la prueua y el derecho: 
Qiie Tiendo en tu prefencia cierto efpcro 
falir con mayor gloria dcfte hecho, 
danos licencin,ron pe el eftatuto. 
con tu poder fin limite abfoluta 



Efto dicho con baxa rcucrencia, 
la refpuefta mirando mcelperaua, 
mas yo que íln recato y aducitenaa, 
cfcuchandole attenta le miraua, 
Islo folo concederle la licencia, 
pcroyaquevencieíTedeíTcaua, 
y aíHlc refpondi, fi yo algo puedo, 
Jibrcy gracioíámentc lo concedo. 



.>.ii". 



Luc 



ILPART.CANT.XX. 

.,Xuego los dos cortéz y alegremente, 
u íindetenciíemasícdiípidicron, 
I y con grande alboroto de la gente, 
I en la cerrada piafa los metieron, 
;, A donde los padrinos ygualmentc 

el Sol ya baxoy campóles partieron, 
ij y dexandolos íblos en el puefto, 

el vno para el otro mouio prefto. 

^1 luntaroníc en vnpunto,y porfiando, 
' por el campo anduuieron vn gran trcchOj 
I ora boluiendo en torno y boltcando, 
ora yendo al traues, ora al derecho. 
Ora alfandofc en alto, ora baxando, 
i^ ora en íi recogidos pecho a pecho, 
tan eftrechos gimicnde fe tenían, 
que aun recibir aliento no podian. 

Boluian a forcejar con vn ruido, ^ 
que era de ver y oy ríos coía eftraiía, 
pero el mof o eftrangero ya corrido, 
defu poca pujanca y mala maña, 
Alfo de tierra al otro, y de vn gemido 
de eípaldas le trabuca en la campana, 
con talgolpe que el trifte Mareguano, 
lióle quedofentidoy miembro fano. 

Luego de mucha gente acompañado, 
a mi aífiento los juczes le truxeron, 
el qual a mis pies arrodillado, 
que yo le dieíle el precio me dixeron. 
No feíi fue fu eftrella, o fue mí hado, 
ni las caufas que encfto concurrieron, 
que comcce a temblar,y vn fuego ardíédc 
fue poi todos mis hucflbsdiícurriendo. 
*^ Hallt 



DE LA ARAVCANA. 47 
Heme tan confufa y alterada 
ic aquella nucua caufa y acídente, 
jue eftuuc vn rato aionita y turbada 
:n medio del peligro y tanta gente : 
?croboIuicndo en mi mas reportada, 
il vencedor en teto dignamente, 
que cftaua alli mclinádo ya en mi falda) 
e pufe en la cabe^ila guirnalda. 

ro baxc los ojos al momento, 
ida honefta vergüenza reprimidos, 
y el moco con vn largo ofírccimicnto, 
inclino a fus razones mis oydos: 
Alfin fefiíe, licuándome el contento 
y dcxand o turbados mis fcntidos, 
pues que Heguc de amor y pena junto, 
de folo el primer paíTo al poftrcr punto. 

rnti vna noucdad que me apremiaua 
la libre fuer<ja y el rebelde brío, 
ala qual fomctida fe entregaua, 
la razón, libertad, y el albcbedrio: 
Yo que quando acordé ya me hallaua, 
ardiendo en viuo fuego el pecho frió, 
alce los ojos timidos cebados, 
que U vcrguení-a allí tenia abaxados. 

oto con fuerra íúbita y furiofa 
de la vcigucnp y contínenciaclfrcno, 
k figui conla vifta defleofa, 
ceuando mas la llaga y el veneno. 
Que folo alli mirarle y no otra cofa 
para mi mal hallaua que era bueno, 
aflí que a donde quiera que paíTaua 
tías fi los ojosy alma me Ucuaua< 



yM 



Vi 



■vá 




n. PART. CANT.XX. 

Vilc que a la fazon fe parecía 
para correr el Palio acoftumbradó 
que vna milla delrechoy mas tenia, 
el termino del curio feñalado, 
Y al fuelto vencedor fe prometía 
vn anillo de Efmaltes rodeado, 
y vña grucfla Efmeraldabicn labrada, 
dado por cfta manodefdichada. 

Mas dcquarenta mofos cnelpuefto 
a pretender el precio parecieron, - 
donde en la raya el pie cada qual pucfto, 
promptos^ apercebidos atendieron. 
Que nó fintieron la feñal tan prefto 
q liando todos en la y gual partieron, 
con tal velocidad que cafi apenas, 
feñalauan la plantadlas arenas. 

peroCrepino el joucn eftrangcro 
que afsi de nombre proprio ft llamaua, 
venia con tanta furia el delantero 
que al prefuiofo viento a tras dcxaua. 
El roxo palio alfin toco el primero 
que la larga carrera rcmataua, 
dexando con fu termino agraciado 
el circunftantc pueblo afficionado. 

Con folenc triumpho rodeando 
la llena y ancha plaíj a le lleuaron, 
pero defpues a mi lugar tornando 
que k diclfe el anillo me rogaron. 
Yo vn rnedrofo temblor diífímulando 
que atentamente todos me miraron, 
del empacho,;» temor pallado el puiUO 
k di flai libertad y anillo jumo. 



^^30 



DÉLA ARAVCANA. 4« ■*- 
ncdixo Señora tcftiplico ^ 

• recibas de mi. que aunque parece 
obre, y pequeño el don, te certifico 
ue es grade la afiicion con q fe oftrcce, 
■kie con eftefaúorqucdaienco, 
'm el animo y fucrpas me engrandece 
uc no aura emprefa grjde ni aura cola 
^uc;'» me pueda (ct difficultofa. 

.porvCardctodacortefia ^ 
mes loquealasmugeres pcrficiona, 
cdixcqueel anillo reccbía, 
y ma» la voluntad de tal períbna; 
Encftotoda aquella compama 
hecha en tornode mi efpcíTa corona 
del ya agradable afsiento me baxaron 
y a cafa de mi padre me licuaron. 

o con pequeña fuerf a y tefiñencia 
por dar fatisf ación de mi ala gente 
cncubri tres íemanas mi dolencia ^ 
ficmpre creciendo el daño y fuego ardiete. 
y moftrando venir ala obediencia 
de mi padre, y feñor mañofamentc 
k di a entender por leñas;' rodeo 
querer cumpUr fu ruego y mi dcflcc 

Dizicndo que pues el me perfuadU 
que tomaflc parientes y marido, 
al parecer fegun que cbnuenia, 
yo por le obedecer le auia, olegido. 
El qual era Crepino que tenia ' ^ 
valor, fuerte,;» linage conocido, 
junto con fer difcreto, nonefto, aftablc c 
de condición y «raüno loablc. I , 



.í '■ ^ 



II. PART.CANT. XX. 

Mi padre que con ícígo y ledo gcfto 
haí^a cl fin cícucho el parecer mío» 
befándome en la frente dixo cnefto, 
y en todo me remito a tu aluedrio: 
Í?ues de tudifcrccion y intento honeHo 
que eligirás loque condene fio> 
y bien nuieftra Crepino en fu crianza 
fcr de buenos rcípctosy cípcran/a. 

Ya que con voluntady mandamiento 
a mi honor y deíTco íatisfizo, 
y la vana contienda y fuadamcnto 
ide los prefentesjoucnes deshizo; 
El infelicc y ti iftc cafamiento 
en forma y afto publico íc hizo, 
oy haze jufto vn mes, óíuertc dura, 
que cerca ella del biekla defuentura. 



Ayer me vi contenta de mí ííiertc 
fin temor de contralle ni recelo, 
oy la fangrienta y rigoróía muerte 
todo lo ha derribado por el fuelo: . 
Queccnílielo ha de auera mal tan fuerte 
que recompenfa puede darme cl cielo, 
adonde ya i^ngun remedió vale, 
may bien que con tan grade mal fejfguait 

Eftees pues el procedo, eflacs lahiftori» 
y el fin tan cierto déla dulce vida 
he aqui mi libertad y breue gloria 
en eterna amargura conuertida: 
Y pues que por tu caufa la memoria 
mi llaga ha renouado encrudecida 
en recompensa del dolor te pido 
me dexes enterrar a mi marido. 



DE LA ARAVCANA. 4Í^» 
^uc no es bicnquc las aucs carniceras . 
íiefpcdacen el cuerpo milciable, í 

ni los perros y brutas bcñias fieras, 
fatisfagan fu eftomago iníaciable, 
Mas quando empedernido, ya no quieras 
hazer cofa tan ju^a y razonable, 
haznos con ella efpada^ mano dura 
y cuales enla muerte y lepulturn. 



Aquí acató fu hiflovia, y comenfaua 
vn llanto tal qucl monte enternecía 
con vna anfiay dolor,que m.e obligaua 
atenerle cncl duelo compañía, 
Que ya el aíTegurarle no bañaua 
de quanto prometer yo le podía, 
folo pedíala muertcy facriHcío 
por vltimo remedio y beneficio. 

En gran congoxa y confufion me viera 
fidon Simón Pcrcyra que a otro lado 
hazia también la guardia, no viniera ^ 

a dezirme, que elnempo era acabado, 
Y efpantado también de lo que oyera 
que vn poco dcfde aparte auia efcuchado 
mi a^udó a confolarla, ha7Íendo ciertay > 

(con nucuo oÉfrecimiento) raisoffertaí. j 

Ya el preíiirofo cielo bolteando 
cncl mar las eftrellas tiaftoj ñaua, 
y el crucero las crasfeñalando 
cnircerSur,y Sudueftededínaua, i 

En mitad del filencio y noche, quando 
vifto quanto la oíFerta la obligaua 
reprimiendo Tegualda fu lamento 
la Ueuamos a nucftro aloxamiento. f , ¡. 

E c Bondtv 1?^ 




II. PART. CANT. XX. 
)onde en boncfta guarda y compañía 
de mugeies cafadas <jucd6 en tanto 
que el efperado ya vezino día 
quitaíTe de la noche el negro manto. 
Éntietando también razón feria, 
pues que todos defcaníany yo canto, 
dexarlohafta mañana enctlc eftado 
qucderepofodloy ncceffuado. 



FIN. 



M 




(?) 





HALLA 



DE LA ARAVCANA. jo; 

HALLA TEGVJLVA 
el cuerpo del marido, y haitcn- 
do, yn llanto ¡ohreeljelkua a 
fu tierra. Llegan aVenco les 
Encanóles, y cauallos qus 
yenian de Santiago , y 
de la Imperial por tier- 
ra: Ha^e [aupolican 
mueíO^a general ' 
Je fu gente. 



CANTO VErUTE 
y VNO. 



i Vicn de amor hizo prucua tai 
. baftantc? 

quien vio tal mueftra , y obr; 
_^,_ . ' tanpiadofa, 
como la que tenemos oy delante, 
defta infelice Barbara hermofa? 
La fama engrandefciendolaleuantc 
mi baxa voz, en alta y íonorofa, 
dando noticia della enteramente, 
corra de lengua en lengua, de gétc en gctc 
Ec 2 Ccll : 






TI. PARTE CANT.^XXI. 
ü^efe el víb danofo y ejercicio 
dclas mordazes lenguas poncoñofas 
que tienen de coftumbrc y por oficio, 
©íFendeiías mugeres virtuofas, 
Pues mirándolo bien íoloeftc indicio 
fm auer en contrario tantas cofas 
confunde fu malicia y bs 9ondena 
3 duro freno y vergoníofa pena. 

[fentas y quantas vemos que han fubida 
a la difícil cumbre de la fama 
ludirh, Camillaja Feniflía Dido, 
a quien Virgilio injuftamente infama, 
Penelope, Lucrecia, que al marido 
labo con fangre, la violada cama, 
Hippo,Tucia, Virginta,Fulbia,ClclÍ9, 
Porcia, Sulpicia, Alceftesy Cornelia. 

Bien puede fer entre eftas colocada 
la nermofa Teguaída pues parece 
cnla rara hazaña feñalada 
quantoporcl piadofp amor merece, 
Aíli fobre fus obras leuantada 
éntrelas masfamofas,reíplandecc, 
y el nombre fcra fiemprc celebrado 
ala ira mortalidad y a coníagrado. 

Quedó pues como dixc recogida 
en parte honcfta y compañia fcgura 
riel poco beneficio agradecida 
feguri lo que efperaua en íii ventura, 
Pero la Aurora^ nueualuz v^eriida 
aunque el fabrofo fueño con dulzura 
me auia los lafos miembros ya trauado 
mcdeípcrtó el áqüexadorcuydada. 

Viniendo 



DE XA ARAVCANA. y 
Vimcndo a toda piiefla adonde cftaua 
fermc encltiiftc llantojr fcntimiento, 
qac folo vn brcuc punto no afñoxaua 
idoloiofa pena, y el lamento 
Yo con gran compali^on la confolaua 
baziendülc fcguro oflFiccimiento, 
decntrcgarlccl marido y daikgentc 
conque lalir pudicíTe libremente. 

IJIa del bien incrédula llorando 
ioi bracos eftendidos me pedia 
firme fcguridad,jf aíTi llamando 
Jos Indios de feraicioque tema, 
SaUconclla.acayallaboícando 
aliin entre los muertos que allí auis, 
feaüamos el fangnento cuerpo elado 
de vna redonda bala atiaucüado. 

la mifera Tegualda que delante 
vio la marchita faz desfigurada 
con horrendo furor en vn mQante 
fobre ella fe arrojo defátinrida, 
Y junta con la fuya,de abundante 
fluxo de viuas lagrimas vanada 
la boca le bafaua,y la herida 
por ver ü le podra infundir la vida. 

Ay cuy tada de mi dczia.que hago 
entre tanto dolor ^ defuentura, 
comoalinjufto amor no fatisfago 
cnefta aparejada coyuntura, 
Porque ya pufilanimp de vn trago 
no acabo de paíTaf tanta amargura, 
que es efto, la injufticia adonde llega 

que aun cl morir foi^ofo fe me niega 
Ec j 



^ í; 



ir. PART. CANT. XXL 
, jl ' iífifuriofa par morir cchana 



■Mi' 

¡i 



h riguroía mano al blanco cuelío, 
y no pucíicndo mas, no pcrdonaua 
al affligMo loftro ni al cabello, 
Y aunque yodccftoruarlo prociiraua, 
a penas era parte a defendello, 
tangrande era la bafcay anfia fuerte 
dcla rauiofa gana de la muerte. 



íj ^ >rpucs que algolas anílns aplacaron 
; I i] por la gran perfuaíion^ ruego mió, 
I y fus promcílas^a me aíTcguraron 
' del Gentílico intento y dcíüario. 
Los prcftos Yanaconas leuanraron 
fobre vn tablón el yerto cuerpo frío, 
llenándole enlos hombros fuífíci entes, 
a donde le aguardauan ííisrílruicntcs. 



í [fas porquecftandoafli rota la gucira 
i nopardcciefle agrauioy demaíia 
I haÜa pallar vna vezina fierra 
¡ le tuue con mi gente compañía, 
' Pero llegando ala fcgura tierra 
; encaminada en la derecha vía 
fe diípidio de mi reconocida 
\ dd bencfício_y obra recebida. 



¡uelto al aííicntodígo que cñuuimoí 
toda aquella ícmana trabajando, 
cnlaqual lo deshecho rehczimos, 
el foíío y roto muro reparando: (mos. 
Be induílria y fuerza alfin nos pieucni- 
con buen animoy orden aguardando 
al enemigo campo cada dia 
que era publica tama que venía. 



BE LA ARAVCANA. 5^ 
También muimos nucua que partidos 
eran de Mapochó nueftros guerreros, 
de armas y municiones baftectdos, 
conmilcauallos,;' dosmii flecheros. 
Mas delUuuioloynuicrnolos crecidos, 
laúdales, y lascitne^as.y efteros, 
llctjandoles ganado, rojja y gente 
los hazian detener forcoíamente. 

1 
£ñan<do como digo vna mañana 
Rcao vn Indio "a grá pieíla a nucílro Fuert 
diziendo, o temeraria gente iniuna 
hu}^d,huyd,laya vezina muerte, 
Qiic U potencia indómita Araucana, 
viene robre voíbtros de tal fuerte 
que no bailaran muros ni reparos. 
Rife iugai- donde ppdays faluaros. 

El mifitioauifo truxo a medio dia 
.vn amigo Cazique de la fierra 
afirmando por cierto que venia 
todo el poder y fucrp déla tierra. 
Con fobetuio aparato donde ama 
jnftrumentos y machinas de guerra, 
puentes trauieflas arboles tablones, 
y otras artificiofas preucnciones. 

Ko dcfmayo por efto nueftra gente 
antes venir ai punto dcíTeaua 
que eí menos animofo ofadamcntc, 
el liigar de mas ricfgo procuraua, 
Y con induftriay orden conuenicnte 
to-doloneceíTario fe apreftaua 
cfperando la gente apcrcel -idá 
cldiaamenazador de tanta vida. 

Ec 4 Fuinií 




II. PART. CANT. XXL 
iuimos también por Indios auiíados, 
de nucftroserpionesqucíinduda 
nos darían el aííalto por tres lados 
al poftrcr quar to déla noche muda, 
Aílí que quando mas dcíconfíados 
nodcdiuina mas de humana aj^üda 
por la cumbre de vn monte de repente 
aparecia en buen orden nueílra gente. 



;:^en pudiera pintar el gran contento 
el alboroto de vna y otra parte, 
el ordenado alarde, el mouimiento, 
el ronco eftmendo del furiofo Marrr, 
Tanta bandera defcogida al viento, 
tanto pendón, dimTay cHandartc, 
trompas, clarines vózes,apeIlidos, 
teliuchos de cauallos y bufidos. ♦ 



If a que los vnos y otros con razones 
de amor y cumplimiento nos hablamos, 
y para los cauallos y peones, 
lugar cómodo y íltio fcñalamos. 
Tiendas labradas, toldos, pauilIoTics 
en la eftrecha campaña leuan tamos 
en tanta multitud que parecía 
que vna ciudad allí nacido auta. 



1 1 be caufa la venida defta gente 
I ¡j qucl exercito Bárbaro vezino, 

con nueuo acuerdoy parecer prudente 
I mudaícde propoíitoy camino, 

Que Colocólo aftuta y íabiamcntc 



defcurriendopor términos y modos 
que tedüxo a fu voto los cíe todos. 



Aim 



DE LA ARAVCANA. 55 
llunquc como ya digo antes tuuieron 
aran contienda íobrcUo y diffcrencia, 
Ecro alfin por entonces difincion 
la cffecucion déla afpera fentcncia, 
Y el podcrofo campo retruxeron 
hafta tener mas cierta iniilligencia 
del Efpanol cxercito arribado 
que ya le aula la fama acrecentado. 

Pero los nucftros de moftrar ganofos 
aquel valor que enla nación fe encicra 
enemigos del ocio y deíTeofos 
de entrar talando la enemiga tierra. 
Procuran con afedos hcrborofos 
aprefurarladeíTeadaguerra 
haziendo diligencia y gran inftancia 
en prcucnir las cofas de importancia. 

Reformando el vaga je brcucnientc 
déla jornada larga y defabrida 
la bulliciofa y esforpda gente, 
ganofa de honra y de valor mouida 
Mormurando el repofo libremente 
pide que fe acelere la partida, 
y el dia tanto de todos deíTeado 
que fi;c de aquel en cinco feñalado. 

In el alegre;' cfpcrado dia 
al comencar déla primer jornada 
llego déla Imperial gran compañía 
de^auallerosy de gente armada, 
Que en aquella ocaíion también venia 
por tierra aunque rebelde y alterada 
con gran chufraa y bagaje banccida 
de municiones armas y comida. 
Ec 5 



m 



v 'á\ 



i' 




\\fí 



iH; 



n. PART. CANT. xxr. 

ífa pues en aquel fitio recogidos 
tantos foldados,armas> municiones, 
de cofas importantes aduertidos, 
hechas las neceflarias prouifioncs. 
Fueron por igual orden repartidos 
los lugares.quarteles, y eíquadroncs, 
para que encl rebato y voz primera 
cada qual ácudieíTea fu bandera* 



)aupolican con no menor doílrína, 
y gran cuy dado en todo y prouidencia 
la gente de fu exercito confina 
a los hombres de fuerte y fuficiencía. 
Que en la arte militar y diciplina 
eran de ma^orprueua y efperiencia, 
y todo pueftoapunto quiíovn dia 
ver la gente y las armaá^que tenia. 



t lEra el primero que empego la muefira 
i elCaziquePillolco, el qual armado 
y ua de fuertes armas, en la dieltra 
vn gran bafton de azero barreado, 
' Delante defuefquadra gran maeftra 
de atr oi ar el certero dardo vfado 
procediendo en buen ordenar manera, 
de treze en trezcy guales por hilera. 



1 ! tuego pafso detras de los poftrcros 
'\\\ elFuerteLeucotona quien figuiendo 
t yua vna efpeíTa vanda de flecheros, 
1 oran numero de tiros cfparzicndo: 

Venia Rengo tras el con fus Maceros, 
1 en paflb^ij^aal y graue, procediendo, 
1 arrogante, fantaítico.lof ano 
con vn entero Libano en la mano. 



Tras 



DE LA ARAVCANA. 5^' 

Fras el con fiero termino feguia, 
el afpcro y tobufto Tulcoma^, 
que vcftido en lugar de arnestraia, 
la piel de vn fieio Tigre que matara: 
Cuya crpantofa boca le cenia, 
por la frente y quixadas la ancha cara 
con dos elpcíTas ordenes de dientes, 
blancos agudos lilbs y luzientcs. 

Al qual en gran tropel acompañauan, 
fu aentc agreftc y afperos Toldados, 
que en apiñada muela le cercauan, 
de pieles de animales rodeados: 
Luego los T alcamauidas paílauan, 
que fon mas apparentcs que esforzados, 
dcbaxo del gouierno y del amparo, 
del ia¿lanciofo moco Caniotaio, 



Yua figuicndo la poftrer hilera, 
^ü!^arlcmo mancebo floreciente, ^ 

con fus pintadas armas, el qual era 
delfamoloPicoldo deccndicntc, 
Rioiendo los que abitan la ribera 
def^ran Nibcqueten ,quc fu corriente 
no dexa en fu diftrido fuente y rio, 
que todos no los trayga al BioJbio. 

Paflo luego la mueftra Mareandc, 
con vna cimitarra y ancho eícudo, 
mo^odeprefunciony orgullo grande, 
alto de cuerpo en proporción membrudo 
yua con el fu primo Lcpomande, 
defnudo al hombro vn grá cuchillo agud^ 
ambos de vna diuifa rodeados, 
ác gente armada y platicos foldadps . 



II. PAR T. CANTO. XXI. 

;^ÍScguia el orden tras eftos Lcmokmo, 
arraílrancip vna pica poderoía, 
delante de fu cfquadra por eftrcmo, 
luz ida éntrelas otras y viftofa, 
Vn poca atrás del qual yuaGualemo, 
cubierto de vna piel dura y peloía, 
de vn cáualip marino que fü padre, 
auia muerto en dcf cnía dcla madre. 



j| CucntanCno íeíí es fábula) que eftando 
bañandofe en la maralgo apartada, 
vn cauailo marino alli arribando, 

' fue del fubitamentc arrebatada. 
El marido a las vozcs aguijando, 
déla chata mugcr del pez robada, 

/ con eldolory pena depcrdella, 
al agua fe arrojo luego t>as ella. 

I tudo tanto el Amorquc el mocoofado, 
al peícado alcanzo que fe alargaua, 
y abracado con el por maña a nado 
ala vezina orilla le acercaua, 
Donde el marino Móftruo fobrcaguado 
que también el Amor ya le cegaua, 
dio recio enfecoaltiempoquechcfluro, 

: dclas huy doras olas fc^etruxo. 



Soltó la prefa libre, y facudicndo, 
la dura cola el fuelo dcshazia, 
y aqui y alli el gran cuerpo retorciendo, 
contra el mo<roanimofo fe boluia: 
El qual fazon y punto no perdiendo, 
xalas cercanas amias acudía, 
comen (jando los dos vna batalla, 
que el mar calmo,y d Sol paró a miralÍJ. 
^ Mal 



DE LA ARA VCANA. 55 
^•?as con deftrcza el Bárbaro valiente, 
dcfucrfa y ligereza acompañada, 
hirió aifuiiolo Monftruo reziamentc 
con vna porra de metal herrada: 
Alcabo el Indio vakrofamente, 
dio felice remate ala jornada, 
dc.xando al gran Pefcado alli tendido, 
que mas de ticy nta pies tenia medido, 

y en memoria del hecho hazañofo, 
digno de le ponercn cfcriptura, 
del peUejo del pez, duro y pelofo, 
hizo vna fuertej fácil armadura: 
Muerto Guacol, Gualemovalcrofo, 
las armas heredó y a Quüacura» 
que es vn Valle eftcdido y muy poblado 
de gente rica, de oro, y de ganado, 

Pafs 6 tras efte luego Talca guano, 
que ciñe el mar fu tierra y la rodea, 
vn maftilgrueíToenla derecha mano, 
que como vn tierno juncole blandea: 
Cubierto de altas plumas muy lo^iio, 
íiguicndolc íli gente de pelea; 
por los pechos al íefgo atrauefladas, 
bandas azules blancas y encarnadas. 



M 



Venia tras el Thome que fus pifadas : 

feguian los Puelches, gentes vanderizas, ' 
cuyas armas fon puntas en haftadas, 
de vna gran braca largas y rollizas, 
y los Trulos también que vfan efpadas, 
dcfemudablej^cafas mouedizas, 
hombres de poco cffcSto alliarequientos, 
de fiict^grandey chicos penfamientos. 

No 



j» 



IT.PART. CANT.XXr. 

No faltó Andalican, con fu lucida, 
cxcrcitada gente en ordenan^, 
vna cota finiílima vertida, 
arraftrandovnalargay gruefla lan/a: 
Y Orompellon de edad aun no cumplida 
pero di? grande mucftra y efperanea, , 
otra efquadra de platicos regia, 
licuando al dieüroOngoInio en compañía. 

(i "Elicurapafsó luego tras eftos, 
'' armado ricamente el qual traía, 
¡ vna vanda de mocos bien dlípueílos» 
de grande prefuncion y gallardía: 
Scpuian los Llaucos de almagrados gcílo« 
robufta y esforzada compafíia, 
licuando en medio dellos por caudillo, 
al ruceíFor del ínclito Ay nauillo. 

I 'i Seguía defpucs Cayocupil, moftrando 
; la diípuefta perfona^ buen deíToo. 

fu Veterana gente goucrnando, 
, con paíTo tardo y con viftofo arreo. 
Tras el venia Puren también guiando 
con no menor donayre y contineo, 
' vna vi zarra eíquadra de Toldados 
! en la dura milicia cxercitados. 



i Lincoya yua tras el cafi Gigante, 
la creftá fobre todos leuantada, 
armado vn fuerte peto rutilante, 
de penachos, cubierta la celada; 
Con defdeñofo termino delante 
de fu luftrofa efquadra bien cerrada, 
cljouen Paycaui luego guiaua 
Otro cíbeflb cíquadion de gente braua. ^ 
*^ Vcma 



DE ^A ARAVCANA. f í' ' 
Venia ea cfta rcrcña en buen concierto, , 

clgrauc Canioniangue cntriíkcido, 
por el infignc viejo padre muerto, 
a quien auia en el cargo fiíccdido. 
Todo de negro blanco, arnés cubierto. 
V lu efquadi on de aquel color vcftido, 
ál tardo fon, ^paíTo los Toldados, 
de roncos atamborcsdeftemplados. 

Fue alli el poftrero que paífo en la lifta, 
primerocn todo Tucapcl gallardo, 
cubierto vnaluridalobreuifta, 
de vnos anchos eícaqucs de oro y pardo, | 
Grande en el cuerpo,y afpero en la vifta, 
con vn huello lo(jrino y paíTo tardo, 
de tras del qual yua vn tropel de gente, 
arrogante,fantaftica,y vaiicnre. 

El gran Caupolican con la otra parte, 
y refto del exercito Araucano, 
mas alardofo que el potente Marte, 
yua con vn bafton corto en la mano: 
Baxo de cuya fombra j eftandartc 
venia el valiente Curgó^y Mareguano, 
y c\ graue y eloquente Colocólo, 
Mil^o, Teguan, Lambecho,y Guanpicolo. 



Seguían luego de tras fuá Plimay quenos, 
Tuncos, R.enoguelones,y Pcncones, 
los Ytáias , Maulefes,^ Cauquenos 
de pintadas diuifas, v pendones: 
Niocquetenes, Puelches, y Cautenos, 
con vna eípefa elquadra de peones, 
y multitud confuía de guerreros, 
aráigos comarcanos y eílrangcros. 



ScgUit 



■U^ 




TI. PART. CANT.^CXr. 

, fsjScgun el mai las olas tiende y crece 
ailí crece la fiera gente armada, 
tiembla en torno la tierra y fe eftremecc, 
de tantos pies batida y golpeada: 
Llenoel ayre decfíruendo fe cfcurecc 
con la gran polupreda leuantada, 
que en ancho remolino al Ciclo íiibc 
qual ciega niebla eípcíFa o parda nube. 



i'A'lPues nueftro campo en orden ícmejantCj 
'í fcgunqucdixe arriba, don Gracia 
al tiempo del partir puefto delante, 
de aquella valerofa compañia, 
Gon aniraofo termino y femblantc 
que dichofo fuceflo promctia, 
mouiendo los difpueftos corazones, 
comento de dezir cftas razone*. 

1 f ,1 \[ Valientes caualleros a quien Tolo, 
■ ' el valor natural déla perfona, 
' o§ truxo a defcubrir el Auftraí polo, 
: paíTando la Solar tórrida Zona; 
I y los diñantes Trópicos que Apolo 
por mas que cerca el Cíelo y le corona, 
jamas en ningún tiempo paíTar puede, 
ni el fo'oerano Autor felo concede. 



.! :ll 



Yaque con tanto afán aueis feguido, 
hafta aqui las Catholicas banderas, 
y al Efpañol dominio fometido, 
innumerables gentes cftrangeras: 
El fuerte pecho y animo futrido, 
poned contra eftos Barbaros de vcrat 
que vencido efto poco, tenéis llano 
^cdo el mundo debaxo dcU míiintPf 



Yci> 



m 

DE LA ARAVCANA 57 
:n cjiíanto dilatamos cftc hecho, 
^ de llegar al fin lo comentado, 
poco o ninguna cofa aucmos hecho, 
ni aun c$ vucftro el honor q aucis ganado: 
Que lacauía indcciíTa ygual derecho, 
tiene el fiero cnemigocncampoarmado, 
a todas vueftras glorias y fortuna, 
pues las puede ganar con íola vna. 

3 que yo os pido de mi pártcy digp, 
es, que cneltas batallas y rebueltas, 
aunqueosayaoífcndido el enemigo, 
jamas vos le oflcndais efpaldas bueltas: 
Antes le defended como al amigo 
fi boluiendoíe a vos las armas fucltas, 
rehuyere el morir en la batalla , 
que mas es darla vida que quitalla. 

jned atodocn la razón la mira, 
porquicnlasarmasíícmpreaucystomado ^ 
que paíTando los termines la y ra, 
pierda tuerca el derecho ya violado: 
Pues quando la tazón no frena y tira 
el Ímpetu y fuiordemafiado, 
el rigor cxcclliuoencl caftigo, 
juíliíica h cauía al enemigo. 

fo fe ni tengo mas acerca deflo, 
que dezir, ni aducrtiros con razones, 
que en detener y á tanto fcy molefto, 
la furia dcíTosvueftros corazones: 
Sus,fus, pues dciribad y allanad prefto 
.las pallifadas, tiendas, paucllones, 
y mouamosdeaquitodosa vna, 
a donde ya nos llama la fortuna. 

'' 5übi- 






II.PART. CANTO. XXÍ. 
Súbito las efquadras picfurofas, 
con grande alarde y con gallardo bií o, 
marchan alas riberas arcnofas, 
del ancho y caudalofo Biobio: 
y en eíquífadas vareas erpaciofas, 
atrauefaron luego el ancho rio, 
entrando con exercito formado, 
por el diftriao y termino V edado» 



:l!l« 



Mas fegim el trabajo fe me ofTrecc, 
que tengo de paflar for^oramentc 
refpofar algún tanto me parece, 
para cobrar aliento fufficien te: 
Qiie la canfada voz me desfallece, 
y íieatoyaacabarfcme el torrente, 
mas yo me esforcaréfi puedotanto, 
que os venga acontentar el otrovanto. 



FIN. 



ENTRA 



"i I, ' 




^31W 



DE LA ARAVCANA 58 

NTT^^JN LOS ES9J- 
)l€9 en ü Eflado de Jrauco, trat 
an los Araucanos con ellos "vna 
mda batalla : ha^e %engo de 
ftt ferfona gran prueua. 
Cortan las manos por 
jufiicia a Galharino 
Indio y alero fo. 

CJNTO VErnTE 

. Y DOS. 



I Etfidoamortyrano,quepróuccho 
picnfas Tacar de midclaforsiego, 
locftás de mi promeflafatisfecho, 
|uc quieres afligirmedefdc luego? 
\ y, que y a ficnto en mi cuy dolo pecho 
ab raime poco a poco vn biuo fuego, 
r defdc alli con mouimiento blando, 
rrpotvcnasy liueflbs penetrando. 

into traydor te va en que y o no ílga, 
:! duro eftilo del fangí icnto Marte, 
]uc afsi de tal manera me fatiga 
:u importuna memoria en cada parte; 
Dexamc ya no quieras quclc diga 
5ue porque nadie no quiere celebrarte, 
ú vltimo rincón vas a bufcarme, 
r alli pones tu fuerza en aqucxarmc 



No 



II. PART. CANT. XXir. 
No ves qu'es mengua tuya y gran baxcza, 
auiendo tantos celebres varones, 
venir a mendigar a mi pobreza, 
tan falta de conceptos y razones: f 
y en medio délas aimasj afpeieza 
furaido en mil for^ofas ocaíiones, 
me cargas por vníüeño quip vano, 
con tanta pefadumbrc y a la mano. 

Dexame/á que la trompeta horrenda 
del enemigo Bárbaro vezino, 
no da lugar a que otra cofa atienda, 
que me tiene tomadoj^a el camino: 
Donde Tiento fraguada vna contienda, 
que al ingenio mas raro y peregrino 
cntai rebolucion etnbara9ado, 
no le diera lugar defocupado. 

Que puedo pues hazer fi ya metido, 
dentro en el campo y ocafion me vto, 
fmo al cabo cumplir lo prometido, 
aunqye tire a otra parte mideíTeo: 
Pero a termino breue reduzido, 
por ia mas corta fcnda fm rodeo, 
pienfo feguir el comentado ofncio, 
defnudo de ornamento y artificio. 

Buelto a la biftoria, digo que marcbaua 
nueftro ordenado campo de mantra, 
flue oran efpacio en breue fe akxaua, 
de Talcaguano termino jy ribera: 
Mas quando el alto folj'á dechnaua, 
cercade vnagua el pie de vna ladera 
en cómodo lugar y llano affiento, 
hizimos el primer aloxamiento. 



DÉLA ARAVCANA. 55 

buamos abenas aloxados, 
en el tendido llano a la marina, 
quando fe ovo gritar por todos lados, 
arma,arma,'enfiicna,cnfr€na,ayna,ayna, 
Luego de acá y de aliados derramados, 
íi<nicndo laordcnanca y difciplina, 
corren a fus banderas y pendones, 
formándolas hileras ;> efquadrones. 

ucftros defcubridorcs que la tierra, 
yuan corriendo por el largo llano, 
al remate del qual efta vna ííena, 
cerca del alto monic Andalicano, 
Vieron de alli calar gente de guerra, 
cerrando el páíibá la íinieftra mano, 
dizicndo, efpera, cfperajtente, tente, 
veremos quien es oy aqui valiente. 

os nueftros al amparo de vn repecho, 
en forma dccíquadron fe recogieron, 
donde con mucftra y animofo pecho^ 
al ventajoíb numero atendieron; 
Pero los fieros Barbaros de hecho, 
fin punto reparar los cnuiftieron, 
haziendoles tomar prcfto la buclta, 
fin orden y camino a tienda fuclta. 



m 



Lunque a vczc* en partes recogidos, 
hazicndo cuerpo y roftro reboluian, 
y con mayor valor que de vencidos, 
al vencedor foberuio acometían: 
Pero de la gran fiíria compelidos, 
el camino empegado proieguian, 
dexando a vezes muerta y tropellada 
alguna dclagcntcdcfmandada. 



Los 



•.l!^ 



, II. PART. CANT. XXII. 

i' ' ,1 Los prcfurofos Indios defcmbucltos, 
' '" fiemprc con mayorfuria y crccímiento> 
en vna efpefa poluoreda embueltos, 
yuan enel alcance y feguimiento. 
Los nueftros a calcañoy frenos fueltos, 
ala ra;z;on con mas temor que tiento, 
ayudan los cauallos desbocados, 
arrimándoles hierio alos coftados. 



!J.1 



Tero por mas que allí los aguijauan, 
con vozcs, cuerpo, bracos y talones, 
losBaibaros por pies los alcan^auan, 
haziendolos baxar délos arzones : 
Alfinde conftrcñidospeleauan, 
qual los heridos Offosj^ Leones, 
quando dejos Líbrele^ aqucxadcs, 
ven la guarida y paíTos ocupados. 

Como el ayrado viento repentino, ^ ^ 
que cnlobrego turbión con gran eltruendo 
elpoIuorofocampojreUarnmo ^ 
va con violencia indomitabarriendo, 
Y en ancho^prefurofo remolino, 
todo lo coge licúa;' va efparciendo, 
j arranca aquel furiofo mouimiento, 
los array gados troncos de fu affiento. 

Con tal facilidad arrebatados, 
de aquel furor y Barbaia violencia. 

yuan los Efpañolcs fatigados 
ün poderfe poner en jfeGftcncia, 
Alo-unosdel honor importunados 
bu?luen haziendo roftro y apatenc»a, 
mas otra Ola de gente que llegaua 
con mas prcfteza^ daí^olos lUuaua. 



DE LA ARAVCA-NA. 

íTi los ^uan fiempre maltratando 

flguicndocl hado y profpcra fortuna, 

cfiauiofo furor cfecutando 

enlos rendidos fui clemencia alguna. 

Por d tendido valle refonando 

la trulla V grita Barbara importuna 

que arrebariada de ligero viento 

lleno prcfto la nueua a nucftro aíicnto. 



6o 



m 



ncfto por la parte del Poniente 
con gran preñezay no menor ruy do 
luanremon arribó con, mucha gente 
que el auifo primero aui a tenido, 
Y en cerrado tropel gallardamente 
alfando vn feíociílímo alarrdo 
cnuiftio la enemiga gente ayrada 
en la victoria y fangrc ya ceuada. 

4as vn cerrado muro y baluarte 
de duras puntas al romper hallaron 
que con cftragodc vna y otra parte 
hecho vnhermofo choque repararon, 
Vnos paflados van de parte a parte, 
otros muy lexos del arzón volaron, 
otros heridos , otros eftropeados, 
otros de los cauallos tropellados* 



íío es bien paflar tan prefto, 6 pluma mía 
las memorables cofas feñaladas, 
^los crudos effcftos defte dia, 
de valerofas lanps , y deeípadas: 
Que aunque ingenio mayor no bañaría 
a poderlas lleuar continuadas, 
es jufto fe celebre alguna parte 
de muchas en que puede» emplearte* 



El 



•i?^ 



, II. PART.CANT. XXir. 

'i; El gallardo Lincoya que arrogante 
' clprimcro efquadron y ua guiando 

con mucftraayrada,y con feroz fcmblátc, 
el firme y largo paflbaprefurando, 
I ;, Cala la grueíTa pica en vn infíantc, 

y el cuento entre la tierray {>ieaffirmando 
! I recibe cncl y gual hierro fornido 

el cuerpo de Hernán Pérez atreuido. 

4í,\ Voy el lado derecho encaminado 
'í hizo el agudo hierro gran herida, 

paíTando el Efcaupil doble cftofado,' 
y vnacota de malla mu;' texida. 
El ancho y duro hierro enfangrcntado 
abrió por las efpaldas la falida, 
quedando el cuerpo }radefcolorido 
fuera de los ar/r oncs ujTpendido. 

! ; j I Tucapelo gallardo que al camino 
; falioalvalicntcOforio, que corriendo 

venia con mayor animo quetino, 
los herrados talones facudiendo, 
Moftrádo el cuerpo al tiempo que couino 
Iediolado,y la mafareboluiendo 
con tanta fuerza le cargo la mano 
que no le dixo miembro y hucffb fano. 

A Caccres que vn poco atrás venia- 
de otro golpe también le pufo en tierra, 
elqualcon gran esfuerqo y valencia, ,« 
la darga embraga y de la efpada afierra: 
Y contra la enemiga compañia 
fe pufo el folo a mantener la guerra, 
haziendo roftroy pie con tal denuedo 
que algunos muy ofados pufo miedo. 
^ y aun- 



DÉLA ARAVCANA: tfiijP 
y aunque con gran esfuerzo fe fuítema 
lafucr^acontra tantos no baftaua ' 

c]uc jra la cfpcíTi turba alharaquicntíl 
en confufo montón le rodcaua, 
Pero en cfta fazon mas de cinqucnta 
€aualloS que Rcynofo gorucnaua, 
que de refrefco a tiempo auian llegado 
vinieron a romper por aquel lado. 

Tan rezio fe enuiñio que aunque hallaron 
degrueflas haftasvntcxidomuiQ 
el cerrado efquadron apoftillaron, 
prouandomasdediezel fueloduro. 
Val csforpdo Cayeres cobraron 
que cercado de gente mal feguro, 
con ariimo feroz fe fuftentaua 
y matandOjla muerte dilataua. 

Don M¡guel,_y don Pedro de Auendaíío, 
Efcobar, luán lufre, Cortes, y A randa, 
íín mirar, al peligro y ricfgo eftraño, ' 

fuftentan todo el pefo a aquella vanda. 
También hazen efcfto y mucho daño 
Lofada, Peña, Cordoua,y Miranda, 
Bernal,LaíIarte, Cañeda, Vlloá, 
Martin Ruyz, y luán López de Gamboa» 



Pero muy prefto la Araucana gente 
cnla EJ^añola fangre ya ceuada,- 
los hizo reboluer forf ofamentc, 
y feguir la carrera comentada. 
Tras eftos otra eíquadra de repinte 
cnellos fe eftrelló defatinada 
mas íin ganar vn paíb de camino 
boluer roftros y riendas le conuíno . li, 

Ff Yauo;»5^ I 



- .igij g y. 



11. PART. CANT. XXri. 
4) ,1 Y aunque a vezcs con fubita icpreda 
' '" luán Rcmon, y los otros rcboluian 
luego con nueua perdida y mas pricfla 
la primera derrota proíTeguian, 
y en vna poluorofa nubeefpefla 
" cmbueltos vnos y otros ya venían, 
I quando fue nueftro campo defcubicrto 
' en ordsn de batalla y buen concierto. 

I '|t Yuan los Araucanos tan cenados 
' ' que por las picas nueftras fe metieron, 
peí o bueltos en fi mas reportados 
cl impitu y la furia detuuicron, 
Y corregidos luego y ordenados 
la campaña al traues fe retruxeron 
al pie de vn cerro ala dg^recha mano, , 
cerca de vna laguna y gran Pantano, 

' ! í ' Donde.dc nueílro cuerno arremetimos 
1 vn gran tropel api e de gente arinada, ,. 
que con preftcza al arribar les 41 mos, 
I erpeíTacargay fubita rociada, . 
y al cieno retirados nos metimos 
tras ellos por venir eípada, a efpada 
probando alli lasfuercas y el denuedo 
1 con roftro íirme^ animo a pie quedo. 



iii 



lamas los Alemanes combatieron 
aíTi de firme,a firme,fiente,a frente, 
ni mano, a mano,dando,recibieron 
polpes fm defcanfar a manteniente. 
Como el vn vando, y otro, que vinieron 
a eftar aíTi enel cieno eftrechamente 
que echar a tras vn pafo no podian, 
y dando aprieCa^apricíTareccbián. ^.^^ 



CANA. 

Quien el húmido cieno ala cintura 
condo$yircs,avezespckaua, 
quien por moftrar mayor defcmboltura 
quinendofc mouer ,mas ataícaua, 
Quien prouando las fuerzas y ventura 
al vezino enemigo fe afftrraua 
mordiendole,y cegándole con lodo 
buícando de vencer qualquicra modo. 

La furia del heriríc y golpeavfe ' 

andaua ygual, y en duda la fortuna, 
fin mueftra ni feñai de declararfe, 
minima de ventaja en parte alguna. 
Ya parecían aquellos mejorarfe. 
Ya ganauan aqueftosia laguna, 
y la fangrc de todos derramada 
tornaua l'agua turbia colorada. 

Rengo que el odio, y encendida yra 
le auia licuado ciego tanto trecho* 
luego que nucftro campo vio ala mira ^ 
y que a dar cnla muerte yua derecho, 
Al vezino Pantano fe retira, 
y el fiero roftro y animofo pecho 
contra todo el exercitoboluia, 
y en voz amenazándole dexia. 
* 

Venid, venid, a mi gente Plebes 
en m i fea vueftra Taña conuertida 
que íby quien os perfigue, y quien deíiea 
roas vucftra muerte que fu piopria vida. 
No quiero ya deícanfo hafta que vea 
la nación Efpañola deftruyda, 
y en cíTa vueftra carne y lañare odioía, 
pienfo hartar mi hambre, y íed rauiofa. 
^ Ffx AÍH, 



i 






IT.PART. CANT. XXII. 

i Aílilatienay cielo amenazando 



en medio del L'antano íe prefenta. 

?r la íangricnta mafa floreando 
a gente de poco animo amedrenta, 
Nofuebien conocido en la vo?,quando 
haziendo de ílis fieros poca qucnta. 
algunos Efpañoles mas cercanos 
aguijaron fobrcl con preftas manos. 



JMas a luán Yanacpna que vne pie^a 

- délos otros ofadosíe adelanta 
le machuca de vn golpe la cabera, 
y de otro a Chilca el cuerpo le quebranta, 
Y contra el jouen ^uñiga endereza 
el tercero con laña y furia tanta, 
que como clauo en húmido terreno 
Je fume hafta los pcchik encl cieno. 



l| Pero de tiros vria lluuia efpeíTa, 
al animofo pecho encaminados 
turbando él ayre claioa mucbapricfla 
defcargaroii fobrel de todos lados. 
Por efto el fiero Bárbaro noccíTa 
antes con furia y golpes redoblados, 
el lodo ala cintura ofadamcntc 
eftaua por muralla de fu gente. 



' ( Qual el cerdoíb jauali herido 
! al cenagofoeftrecho retirado, 

de animofos SabueíTos combatido, 
y de dieftros monteros rodeado 
Ronca.bufa, y rebufa cmbrauccido, 
bueluc y rebueluc dcfte^ de aquel lado 
rompe encuentra tropelía hiere j^ niata 
y los crpeíTos tiros desbarata. 



El 




ÜE LA ARAVCANA. i 
El Bárbaro esforzado de aquel modo 
ardiendo en ira;' de furor infano i 

cubierto de Oidor dcíangrcy lodo 
cftauafo:ocn medio del Pantano, 
Rcfilliendola fuiiaj^ "olpe todo 
de los tiros que de vnaj^ otra mano 
cubriendo el Sol fin numero falian 
y como tcmpeñad fobrel llouian. 

Ya la cfparcidavy dcfmandada gente 
que el porfiado alcance auia feguido 
defcubricndo encl llano nucftra gente 
fe auia tirado atrás, y recogido, 
folo Rengo feroz y ofadanoemc 
foTtenta ygual , eldcfigual partido 
acaufaqué la ciénaga era honda, 
j llena de eípefura ala redonda. 

f icndocl fruto dudofo y daño cierto, 
fcgun la mucha gente que cargaua 

3ue a grande prieíTa en orden y concierte 
efta, y de aquella parte le cercaua, 
Porvn inculto paflo^ encubierto 
que la fragofa fierra le emparaua 
le pareció con tiempo retiraríc, 
^faluar fus foldados y el iibrarfc. 

Dizicndoics, amigos no gaftcmos 
la fuerza en tiempo y ado infrutiíofo 
la fangrequc nos queda conferuemos 
para v enderla en precio mas coftofo, 
Conuicne que de aqui nos retiremos 
antes que cneftc fitiocenegofo 
del enemigo pueftos en aprieto 
perdamos la openion, y el refpeto. 
*^ Ff 3 L 




ILPART.CANT.XXn. 

^ucgoala voz de Rengo obedecida 
los prcfurofos bracos detuuicron, 
y por la parte eftrcchaj^ mas texida 
al fon del ata mbor fe retruxeron. 
Era afpero el lugar y la falída, 
y aííi ícguirlos nucftros no pudieron 
quedando algunos dcllos tan fumidc* 
que fue bien meneíkr ícr focorridos, 

;or la falda del montcleuantado 
, yuan los fieros Barbaros faliendío. 
Rengo todo fangricnto y enlodado 
losUeua en retaguardia recogiendo. 
Como el zelofoToro madrigado 
queda tarda Vacada va fíguiendo 
boluicndo acá y a]lá,eípacioíamcntC 
el duro cerbiguillo y alta frente. .. 



I 'íueftro campo por orden recogido, 
retirado del todo el enemigo, 
fue entre algunos vn Bárbaro cogido 
que mucho fe alargó del vando amigo: 
El qual acafo a mi quartcl traydo 
vuodc fer paraexemplarcaftigo 
délos rebeldes pueblos comarcanos 
niandandolccorrar ambas las manos, 

I Donde fobrevna rama deílroncada 
pufo la dieftra mano ofadamcntc, 
la q ual de vn golpe con rigor cortada 
facó liicso ía yzquierda alegí emente. 
Que dcltronco también faltó apartada 
íín torcer ceja ni arrugar la frente, 
y con defden y menofprecio íiello 
alargo la cabcca y tendió el cuello. 

JDizicn<!« 



rTO* 




DÉLA ARAVCANA. < 

Dízicndoaííi,rcgadeíragarganta 
ficmprc ícdicnta de la langrc vucHra 
que no temo U mucite ni meelpanta 
vucftta amenaza y rigurofa mucltra, 
Y la importancia y perdida no es tant* 
que hagatalta mi cortada dieftra, 
pues quedan otras muchos esforzadas 
^uc fabcn goucrnar bien las cfpada*. 

-y fi pe nfay s facar algún prouecho 
de no llegar mi vida al fin pollycro 
aqui pues morirc,a vueftro delpecho, 
qucfi quereos que viua, yo noquitro, 
Alfin y re algún tanto fansfccho 
deque a vueftro pefaralegrc muero, 
quequiero con mi muerte defplazeros, 
pues folo ¿ncfto puedo ya ofFenderos. 

AfH que contumaz y porfiado 
ia muei tecon injurias procuraua, 
y fiempremas rabioío y emperrado 
fobrel íangricnto fuelo le arrojaua, 
Donde tn fu mifma fangrcrebolcado 
acabar y a la v ida dcffeau a, 
mordiendofecon mueftras impacientes 
los defangrados troncos con los dientes. 

Eftandopcrtinaz defta manera 
templándonos la laftima el enojo, 
vio vn efdauo baxar por la ladera, 
cargado con vn Bárbaro delpojo, 
Y como encarnizada beftianera 
que ve la desmandada preíaalojo 
aíli con vna furia arrebatada 
le íale de trabes ala parada, 

Ff 4 




til. PART. CANT. XXU 

^uencUos pies y biafos añudados 
Ifobrel húmido lucio le tendía 
jy con los duros troncos deíangrados 
;cn las narizcs y ojos le hería, 
]A1 fin junto a nofoti^os a bocado» 
]íin poderfe valcrfc le comía 
íííno fuera con tiempo focorrído 
«quedando (aun^ fue preft o) mal herídoi." 

,4 Barbaroinfernalcon atrcuida 
. 'voz en píe puefto, dixopues me queda 
alguna fuerf a y fangre retenida 
con que offender alos Chríftianos pueda. 
Quiero acetar a mi pefar la vida, 
aunque por modo vil fe vac conceda, 
que yo efpero fin manos deíquitamic 
que no iiic faltaran paraA^engarmc. 

'í^edaos,quedaos, malditos, q^o os «ü^o 
que en mi tendreys con odio y ícdrauio& 
torcedor y fblicito enemigo 
quando dañar non pueda en otra coía. 
Muy prefto entcndereys como os per%o« 
y que os fuera mí muerte proucchola, 
dizíerido aíli otras cofas quenoaicnto 
partió de allí ligero como el viento. 



I No es bien que aflidexcmos en oluido 
el nombre dcftc Bárbaro obñí nado 
que por íer animofo y atreuido, 
el audaz Galbaríno era llamado. 
Mas por tanta aípereza he difcurrido, 
que la fuei(ja y la voz fe me ha acabado» 
y aííi aure de parar por que me iieoto 
canfada y a la voz y íin alicato. 
FIN. 



DÉLA ARAVCANA. <f5' 

LLEGA GAL^A\ino 

a donde €Ítauael Senado Jrau^ 
cano , ha^i^t en el Conjejo yna ha- 
lla, con la ^ual desbarata los 
pareceres de algunos . Salen 
los EJpanoles en hufca del 
enemigo . Tintafelacueua 
delhechtiero9hiton,y 
¡as cofas que en ella 
auia. 



CANTO VErUTE 
r TJ^ES. 



Amas deuc Señor menoíprc- 

ciarfc 
el enemigo viuo, pues fabe- 

puede de vna centella leuantarííe 
fuego con que defpues nos abrafemos: 
Y entonces es cordura recela rfc 
quando en mayor felicidad nos vemos 
pues los que gozan profpera bonanza 
cftanaunmasfu)ctosamudan/:a. ¡ 

F15 OOlQfl 



■I 



11. PART.CANT. XXIII. 
^tiolola muerte profpera aiTegura 
f( del brcue curfo del felice hado 
y que mientras que la incietía vida dura 
c nunca ay cofa que dure en vn cftado, 
J Aísi qué quien jamas tuuo ventura, 
í podra Ilamarfcbienaucnturado, 
í y fínptofperidad viuir contento 
c pues no teme infclicc acrecimiento. 



I . ;l ( pues que ya tenemos certidumbre 
I ¡I *' . > que nunca ay bien feguro ni repofo 



qucs ley viada, es orden y coftumbrc 
por donde ha de paflar el mas dichofo, 
Gaftar d tiempo encfto es peíadumbre 
y aííi por no ícr largo y enojofo 
folo quiero contar a lo que vino 
cí defpreciar al moco (jaibarino. 



\ \í\ qual aunque herido y defangrado 
tanto el coraje y rabia le induzia 
que llego a A ndalucan donde aioxada 
Caupolican fu exercito tenia: 

' Era al tiempo quel Ínclito Senado 
cnfecretoconfejoproueya 
las cofas dda guerra y menefleres 
dandoy tomando endlopareccres. 

I 

( lí^al con jufto temor difficultauí^ 
! la pretenfíon de algunos imprudente, 
qual por moftrar valor, facilitaua 
qualquier diíícultofo inconumiente, 
Qual vn concierto licito api obaua, 
qual era deík voto differente, 
procurando vnos y otros con razones 
csforcar fus difcuifos y opimoücs. 



DE LA AKAVCANA: éO'M 
En cfta confufion^ diflrci(;¿icia 
Galbarinoarriboa penas con vida, 
el qual pidiendo para entrar Ucencia, 
le fue graáofamenre concedida: 
Dondecon la deuida reucrencia 
csfcrcandola voz enflaquecida, 
falto de fang;rc, y muy cubierto dclla, 
comcnsodeftafuertc fu querella. 

Si foliaclcs vengar lacros varones 
las aeenas injurias tan de veras, 
venlascftiañas tierras y naciones, 
¿izieron fombra ya vueftras banderas. 
Como agora en las proprias pcíTeíIioncs 
vnasbaftardas gentes cñrangaas 
os vienen a oprimir y conquiftaros, 
y tan tibios eftay s en el vengaros. 

Mirad mi cuerpo aqindefpeda^ado 
. miembro del vucftro , q por mas aíFrcnta 
me embian lleno de injurias al Senado, 
para que dellasfepa daros cuenta, 
Wirad vucftro valor vituperado, 
r lo que en mi el Tirano os reprefenta, 
pues quiere fin dexar Cazique alguno . 
dcfmcmbtaros a todos de vno en vno. 

Por ciertobien en vano han adquirido 
tanta gloriay honor vueftros abuelos, 

V el Araucano crédito fubido, 

ín fu mifma virtud baila los cielos: 
Si aaora infame, hollado, y abatido 
andS de lengua en lengua por los fuclos, 

Y vueftra illuftrefangre resfriada 
ínlosfuziosiinfonesderramada. í, 




II. PART. CANT. xxirr; 

ijQue prouincia vuo y a que no trcmieílc 
de folo vueftrolionibre y voz temida 

, ni nación que las armas no rindieflc - 

I por temor o por fuerza compelida. 
Arribando ala cumbre porque fuefle 
tanto áe alli mayor vueftra cay da, 
y al termino UegaíTe el menofprecio 

: donde délos paitados llego el precio. 

•puesvnos eftrangeros enemigos* 
con titulo y con nombre de clemencia 
oíFrecen de acetaros por amigos 
queriendo os reduzir a fu obediencia. 
Mas fino os fometeys que con caftigos 
prometen oprimir vueftra infolencia, 
fin quedar del cuchí lio referuado 
gener6,rcligion,edad, tú eftado. 

"jBolued, bolued en vos no dcy s oydo 
a fus embulles, tratos, y marañas 
pues todas fe enderezan a vn partido 
que viene a defluftrarvueftras hazañas, 
"Que la ocafion que aqui los ha tray do 
por mares y por tierras tan cftrañas, 
es el orogolofo que fe encierra 
en las fértiles yenas defta tierra. 



I I^Y es vn color, es aparencia vana, 

querer moftrar quel principal intento, 
fue el eftender la religión Chriftiana, 
fiendoel puro interés fu fundamento» 
Su pretcnfion de la cudicia mana, 
que todolo demás es fingimiento, 
pues ios vemos q fon mas q otras gentes, 
adultcros^ladroneSt infolentes. 

Quao* 



BE LA ARA VCANA: 
Quando el finicftro hado y dura fuerte 
nos amcnazen cierto en lo futuro 
podemos eligir honrada nmerte, 
icmcdio breuc, fácil, y fcguro. 
Poned a la fortuna el hombro fuerte 
a dura aduerfidad, corra; on duro 
quel pecho hrme y animo inuenciblc 
allana y facilita aun lo impoffible, 

No pudo dczír mas de defmayado 
por la infinita fangre que perdía» 
que el l.íflTo cuello ya debilitado 
foflencr la cabera, aun no podia: 
AíTi pálido el roftro)' defangrado 
cnel fangricnto fuelo fe tendía 
dexando aun a los mas endurecidos 
de fu efperada muerte condolidos. 

Mas como no tuuicíTe tal herida 
por do pudieíTe hallarla muerte entrada 
retuuo luego la dudofa vida, 
en fiendole la fangrcreftañada, 
Aíli aunque la virtud enflaquccidaí 
fue de tantos remedios confortada, 
y el mo^o fe ayudó de tal manera^ 
que recobró fu fanidad primera» 



Fueron de tanta fuerca fus razones, 
y el odio que alos nucftros concibieron 
que los mas entibiados corazones 
de colera rabiofa fe encendieron, 
AíTi las diíFerentes opiniones 
reduzidas en vna,reíbluieron 
quefueíTe en los confejos cxduydo 
quien tratáílede medio, y de partido 



Le' 




- II. FART.CANT. XXIIL 
iS'os impacientes mof os dcíleofos 
de venir a las armas brabeauan, 
y con mueftras y affeílos herborofos, 
clerpaciofo tiempo apteílurauan, 
Pero los mas maduros y cfpacioíbs 
aquella ardiente colera templauan, 
y el termino de algunos indifcreto 
no reprouando el general decreto. 



,' ( \ í^cxemos los vn rafo pues tratando 
|¡! de dai no V na batalla, fino ciento, 

del orden la manera, donde, j> quando, 
con voltios pareceres, y vn mtcnto: 
Que me voy poco a poco deícuydand» 
de nuefiro alborotado aloxamiento, 
donde eftuuimos todo^ccogidos, 
con buena guardia y bien apcrcebidos. 

f I mas quando el efperado Sol faliá, 
■ h gente de caualo en orden puerta 
marchó,quedando a tras la infantería, 
y del campo defpues toda la refta. 
Con tal velocidad que a medio dia 
fubimos la temida y agria cucfta, 
de blancos hueflbs de Chriftianos llena, 
que defpertó el cuydado, y nos dio pena. 



^ Al Araucano valle pues fcaxamos 

<3ue el mar le bate al lado del Poniente, 
donde en buen lugar nos aloxamos 
de comidas y paftos Suficiente, 
y luego con promcíTas embiamos 
de aquella vezindad alguna gente, 
a lequirirla tierra comarcana 
con ia fcgura paz y ley Chriftiana. 



lAa^ 



r>E LA ARAVGANA. é! 
Vas como ahiempopucftono boluicrscn, 
y paflaíTcn dclpues algunos dias, 
y por aftucid y maña no fupicilcn 
de fu rcfolucion nu^ñras efpias, 
Fue acordado que algunos fe particfscn 
porlos vezin os pueblos y alquerías 
a lalir íardodclaefcafaLuna 
a tomar relación y lengua alguna. 

Afsi yo apcrcebido fordamentc 
cnmediodclíilencioy noche cfcura, 
di fobrc algunos pueblos de repente 
por vn gran arcabuco y erpcíTura, 
Donde la miferable y trifte gí ntc 
viuia por lii pobreza en paz Tegura, 
qucl rumor y alboroto de la guerra 
aun no los ama lacado de fu tierra. 



Viniendo pues a dar al Cha^fllacano 
qucs donde nueftro campo fcaloxaua, 
vicnvna loma al rematar de vn llano 
por vnaangofta fcndaque Cruzaua 
Vn Indio laílo flaco, y tan anciano, 
que a penas en los pies fe fuftentaua, 
corbo,eípacioro,dcbil,dcrcain^o, 
qual de ray zes de arboles formado. 

Efpantado del talle y la torpeza 
de aquel retrato de vejez tardía, 
llegue por ayuda ricen fu pereza, 
y tomar lengua del, fi algo fabia; 
Mas no fale con tanta ligereza 
íintiendo los lebreles por la v la 
la tcmcrofa Gama fugitiba, 
como el viejo falio la cueíla artíua. 



Yo^ 




I II. PART. CANT. XXlIi; 

1 1 }, "^oíin mas atención ni aduertimicnto 
jjf ' 'arrimándolas piernas al cauallo 
a mas correr fali en fu fcguimicnío, 
penfando (aunque bolaua) de alcan^allo. 
Mas el viejo dexando atrás el viento, 
me fue for^'ofo a mi pefar dcj^allo, 
perdiéndole de vifta en vn inflante 
1 íin poder le feguir mas adelante. 

i! ) \ flallemc a la baxada de yn rcpccíio 
i cerca de dos caminos dcfuíados, 
por donde corre Rauco mas eftrcchOj 
que le ciñen dos cerros los cortados : 
y mirando a lo baxo y mas derecho 
en vna felua de arboles copados, 
vi vna manfa Corcilla jionto al rio 
guñando de las jcruas y roció. . 

f \ Incurrió luego a la memoria mía 
■ que la razonen fueños me dixera, 
' como auia de topar a cafo vn dia 
vna fimple Corcilla en la ribera, 
Aíli^o con orandiflima alegría 
comencé de b axar par la ladera 
paflba paíToíiguiendoel vn camino, 
hafta que della vine a eftar yczino» 

; ' ' ^ Pudelo bien hazer que en lasquebradas 
' era grande el rumor de la corriente, 
y con paíTos y orejas defcuy dadas 
pacía la tierna ycrua libremente, 
Peroquandoünrioya mis pifadas, 
y al rumor Icuanto la altiua frente 
dexo el fabrolo pafto j' arboleda, 
por vaa cftrecha y afpera vcrqdat 



Co» 



DE LA ARAVCANA. ^9 
>mencdnafcguiratodapncíra 
labrando a mi cauallo los coftados: 
mas tomando otra fcnda que atrauíefla 
fe entro por vnos afpcros collados, 
Alcaboc^dcrc^o avnafeluaerpefla 
de matorrales y arbolcscerrados, 
a donde fe lanfo por vna renda, 
y y o también tras ella a toda rienda. 

-rdi el raftro , y ccrrofcme el camino 
fobreuinicndo vn ayre turbulento, 
y alTi de acá, y de alia, fuera de tmo, 
de vna efpeíTura en otra andaua a tiento. 
Vifta pues mi torpeza y <lefatmo, 
arrepentido del primer intento, 
finpaíTar adelante me boluicra 
fi alguna fenda oraftroyofupiera. 

irán ratoanduucaíTidefcarriado, 
que la occulta falida no acertaua, 
quando fenti por el fmieftro lado 
vn arroyoquc cerca murmuraua, 
Y al vezino rumor encammado, 
alpiedc vn robkqucalaonllaeftaua 
vi vna pequeña y miferacafilla, 
y junto a vn hombre ancianala Corcilla. 

i\ qual dixo, que hado o dcfuentura 
' tan fuera de caminóte ha traydo 
por efte inculto bofque y efpcíiura, 
donde j;imas ninguno he conocido, 
que fi por ca (b aducrfo, o fuerte dura, ^ 
andas de tus banderas foragido, 
haré quanto pudiere de mi parte 



en bufcar el remedio y cfcapartc. 



Vicn. 



- i< 




í-,t* 



2.ÍÍÍV 



[k-p 



II.PART. CANT.XXIir. 
Viendo el ofrecimiento y acogida 
de aquel eftraño^ agradable viejo 
mas alegre que nunca fuy en mi vida 
por hallar tal ayuda y aparejo. 
Le dixe la ocafion de mi venida, 
pidiéndole me dieíTe algún confejo 
para faber la cueua do habitaua 
el Mágico Phiton a quien bufcaua. 

El venerable viejo^ padre anciano 
convnfofpiro y tierno fentimiento, 
me tomo blandamente por la mano, 
falicndo de fu frágil apoíento, 
Y por fer a la entr ad3 del V erano 
bufcamos ala fumbra vnfrefcoarsieníO 
en vna pedregofa y tofca fuente, 
do comcn<jo a dezurae loíiguientc. 

Mi tierra es en Arauco, y foy llamado 
el deídichado viejo Guaricólo 
que en los robuftos años fuy foldado 
en cargo anteceflbr de Colocólo, 
Y antes por mi perfona en eftacado, 
fíete campos venci de folo a folo, 
y mil vezes de ramos fue ceñida 
efta mi calua frente enuegecida. 

Mas como encfta vida el bien no dura, 
y todo eftá fujetoa defuario, 
mudofe mi fortuna en defuentüra, 
y en deshonor perpetuo el honor mío: 
Que por eftraño cafo y fuerte dura, 
vine con Aynauíllo en defafio, 
donde toda mi gloria fue perdida, 
quitándome dlionor;^ no la vida. _^ 



DE LA ARAVCANA 7( 

rendóme pues con vida y deshonrado 
que mil vczcs quifiera antes fcr muerto 
de cobrar el honor deferpcrado 
me vine como ves eneftedcííerto. 
Donde mas de veynte años he morado 
ün fer ¡amas de nadie dcfcubicrto 
fino aíJOia de ti que ha fido coía 
QO poco para mi marauillofa, 

íTí que tantos tiempos he viuido 
en eftefolitario apartamiento, 
y pues que la fortuna te ha traydo 
a mi trifte^ humilde aloxamiento. 
Haré de voluntad lo que has pedido, 
que tengo con Phiton conocimiento 
que aunque intratable y afpero^es mi tio 
hermano de Guarcolo padre mió. 

1 pie de vna arpcriílima montaña 
pocasvezes de humano pie piíada 
hazc fu habitación y vida cftraña 
en vna oculta y lóbrega morada. 
Que jamas el alegre Sol la vana, 
^ es a lij condición acomodada, 
por fer fuera de tei mino inhumano 
enemigo mortal del tratohumano. 



las fu faber y fu poder es tanto 
fobrelas piedras, planta?,y anímales, 
quealcancapor íii ciencia y arie,quanto 
pueden todas las caufas naturales, 
Y enel eícuro rey no del efpanto 
apremia alos canfados infernales 
a que digan por aípero conjuro 
lo pafladfo, picfentc,y lo futuro. 



Enla '< 



.,(("■1 



II. PART.CÁNT. XXIIl. 
En la furia del Sol ,y luzfercná 
de noturnas tinieblas cubre el ííielo, 
y fin fuerza de vientos Ilueue y truena 
fuera de tiempo elíoíTegado Ciclo: 
El raudo curfode los Rios enfrena, 
y las aues en medio de fu buelo 
vierien,de golpea baxo amodorridas 
por íiis fuertes palabras compelidas. 

Las hieruas enfu Agofto reberdeee, 
y entiéndela virtud de cada vna, 
el mar rebuclua , el viento le obedece, 
contra la fucrca y orden de la Luna, 
Tiembla la firme tierra, yfeeílicmcce 
a fu voz effica25 fin cauíá alguna 
que la altere j)' remuoia por de dentro, 
apietandofcieziocon íii centro. 



m 



Los otros poderofos Elementos 
a las palabras deíleeftanfujctos 
y a las caufas de arriba y mouimicntos, 
hazeperder lafuerfay losefFetos: 
Al fin por fu íaber ,y encantamentos 
efcudriñayentiende losfecretos , 
y alcanza por los Afíros influentes 
los deftinos^ hados de lasgentes. 



"ll ' 



No fe pues como pueda encarecerte 
elpoderdeflc Aíagicoadeuino, 
folo en tu meneíkr quiero offreccrtc 
loque oíFrecer te puede vn fu fobrino: 
Mas para que mejor cfto fe acierte 
fera bien que tomemos el camino, 
pues es la ora y fazon defocupada 
que podremos tener me) or entrada. 



DÉLA ARAVCANA 7'^ 

Luego de alli los dos noslcuantamos, 
y atando a mi cauallo de la rienda 
a pafo aprcílurado caminamos 
por vna cftrecha c intrigada fenda: 
La qual fcguida vn trecho nos hallamos 
en vna Selua de arboles horrenda 
que los rayos del Sol jy claro Ciclo, 
nunca alli vieron el vmbiofo fuelo, 

Debaxo de vna peña íbcauada 
de efpeílas ramas y arboles cubierta, 
vimos vncallejony angofta entrada 
y mas adentro vna pequeña puerta. 
De caberas de fiaras rodeada, 
la qual dé en par en par eft.iua abierta 

{)or donde fe janeo el robufto anciano 
Icuandomc trabado de la mano. 

Bien por ella cien paíTbs anduuimos 
jio fin algún temor de parte »mia, 
quando a vna grande bobedafalimos, 
do vna lampara eterna en medio ardia* 
Y a cada banda en torno della vimos, 
po^os pueftos por orden en que auia 
multitud de redomas fobre cfcritas 
de ingucntcs , yerbas,^ aguas infinitas. 

Vimos alli del Lince proparados 
los penetrantes ojos virtuofos 
en cierto tiempo y conjunción íacados, 
y los del Bafilifcoponfoñofos. 
Sangre de hombres bermejos enojados, 
cfpuma jos de Perros ,que rauiofos 
van huyendo del agua, y el pellejo 
delpccoío Chcrfidros,quandocs viejo. 

Tam. 



., 11. PARTE CANT. XXI 
1 i También en otra ^arte parecía. 



II. 




la coyuntura déla dura Hiena, 

V el meollo del Ccncris, que fe cria 

dentro deLybia en la caliente arena, 

y vn pedaco del ala de vna Arpia, 

la hieldela Viforme Amphifiuena, 

y la cola del Afpide rebuelta 

que da la muerte en dulce fucño cmbuelta. 



1 1 " I Moho de Calaucra deñroncada 
'i ;!^ del cuerpo que no alcanf a fepultura. 

Carne de niña por nacer, facada 
' no por donde la llama la natura: 

Y la efpina también defcoyuntada 
de la fierpe Ceraftas, /la dura 

lengua déla Emorroy s que aquel que hicrc 
fuda toda la fangrc háfta quemuere. 

'u\i Vello de quantosmonftruosprodigiofos 
:■ la fuperflua natura ha producido 

I cfcupidos de Sierpes venenofos, 

las dos alas del iaculo temido, 

Y déla Seps los dientes pon; oñolos, 
quel hombre,o animal della mordido, 
de fubito hinchado como vn Odre 
hueíTos y carne fe conuierte en podre. 



■'U- 



Eftauaen vn granvafotranrparcnte 
elcoracon del Griphoatraueíado, 
y ceniza del Phenis que en Oriente, 
fe quema el mifmo de viuir canfado. 
El vnto déla Scithala Serpiente, 
y el pefcado Echineis qu'en mar ayrado 
al curfo délas ñaues contrauíene, 
y a pefar de lo* vientos las detiene. 



BE LA A-RAVCANA. 7; 
!í o faltauan cabeps de cfcor piones, 
y mortíferas ficrpes enconadas. 
Alacranes y colas de Dragones, 
y las piedras del Águila preñadas: 
Buches de los hambrientos tiburones, 
mcnftruoy leche de hembras acotadas, 
landres, peíles, venenos ,quanias cofas, 
produzcla natura ponfoñofas, 

Yo que atento mirando aquello andaua 
el animo de dudas combatido, 
por vna puerta que a vn rincón cftaua 
vi falir vn anciano confumido. 
Que fobre vn corbo junco fe arrimaua, 
dqual luego de mi fue conocido, 
íer el que auia corrido por la cueíta, 
que a penas le akancara vna ballena. 

Bizicndomcnocspocoatreuimíento 
el que Tiendo tan mo^o has oy tomado, 
de venir a mi oculto aloxamiento, 
do fin mi voluntad nadie ha llegado ; 
Mas porqfe que al^un honiado intento 
tan lexos a bufcarme te ha obligado, 
quiero por efta vez hazer contigo 
lo que nunca penfe acabar con migo* 



Vifto por mi apazible compañero 
la coyuntura y tiempo fauorable, 
pues el viejo tan afpeí o y feuero, 
le moftraua domeftico y tratable, 
Sedctuuo, mirándome primero, 
con vn comedimiento y mueftra afable, 
por ver fi refponderleyo queria, 
xnas YÍcndome callar le icípondia. 

Pi. 



,!l.'l 



4 II.PART. CANT. XXITT. 
j Í)¡ziendo,ó gran Phiton,a quien es dado 
V penetrar de los Cielos los fecrctos, 
í que dclcterno curfo arrebatado, 
! no obedecen la ley a ti fugctos. 
Tu que de la fortuna y fiero hado, 
rebocas quando quieres los decretos, 
y el orden natural turbas y alteras, 
akanf ando las colas venideras. 



1 1 ^ ; \ Y por Mágica fcicncia y faber puro, 
S* , rompiendo el cabernofo y duróíüelo; 
puedes en el profundo reynoefcuro 
meterla claridad y luz del Cielo: 
Yatormentarcon afperotonjuro 
]a catcrua infernal, que con recelo 
tiembla de tu eficaz fuerza qu'cs tanta, 
que fus eternas leyes tequcbranta. 

If,l4 Sabrás que a cftc mancebo le ha trajKlo, 
' de tu efpantofo nombre la gran fama, 

' que en las Indas Regiones eftendido, 

Hafta el Ártico Polo fe derrama. _ 
í:1 qual por mil peligros ha rompido 
tras fu deíTeo corriendo que le llama, 
a celebrar las cofas de la ouerra, 
y el fangriento deftroco defta tierra. 

¡ ' ' ti- Que eftando afsi vna noche retirado. 
! ' ¿fcríuiendoelfucceíTodeaqueldia, 
fubitofueenvnfueño arrebatado 
viendo quanto en la Europa fucedia. 
Donde le fue aíTi mifmo rcuelado, 
que en tu efcondida Cueua entendería, 
cftraños cafos dignos de memoria. , 
con queiUuftrar pudieíTenias fu hiítoria. 



DE LA ARAVCANA. 
Y que noticia le darías de cofas, 
paíiadas, y pi efcntes, y futuras, 
hazañas y conquiftas milagrofas, 
peregrinos, fiícefos y aucnturas: 
Tcmcraiias cmprefas efpantofas, 
hechos que no le han vifto enefcrituras 
cfte encarecimiento le mokfta, 
y nos tiene rufpeníos tu reípuefla. 

Holgó el Mago de oy r quan cftcndida» 
por aquella Región fu fama andaua, 
y buclta a mi la cara enucgecida, 
tcxiodc arriba abaxo me miraua, 
Al fin con voz pujante y expedida, 
que poco con las canas conformaua, 
aunque con mueftra^ grauedad feucia 
la refpueña me dio deSa manera. 

Aunque en razón es cofa prohibida, 
prophctizar los cafos no llegados, 
y es menos alargar a vno la vida, 
contra los eftatutos délos hados: 
Ya que ha íido a mi cafa tu venida, 
por incultos caminos deíiifados, 
tequierocomplazerpues mi fobrino, 
viene aqui por tu interprete y padrino» 



Diziendo aífi, con pafo tardo j' lento, 
por la pequeña puerta cauemoía, 
roe metió déla mano a otro apofento, 
y luego en vna cámara anchuroía: 
Que fu fabrica cftraña y ornamento, 
era de tal lauor y tan coftofa, 
que no fe lengua que contar lo pueda, 
ni aura imaginación a que no exceda. , ¿ 
Gg Tcnítil 



m 






'■^^\ 



'a 11. PARTE CANT. XXIII. 
i inia el fuelo por orden ladrillado, 
I dcCriftalinaslolas trafpaientcs, 
' que el color cntrepucfto y variado, 
! hazia lauor y vifos difíerentes. 
El Cielo alto Diaphano cñrcllado, 
rfe innumerables piedras relucientes, 
que tod^ la gran cámara akgraua, 
la V aria luz que delias rebocaua, 

I obre colunas de oro fuílentada, 

cien figuras de bulto en torno cltauan» 
por arte tan al viuo trasladadas, 
que vn fordo bien peníára que hablauan, 
Y delias las hazañas figuradas» 
por las ancha paredes íe monftrauan, 
dondefeviaeleítrémoy excelencia, 
de armas , letras , virtudyy coniincncia. 

|v :n medio defta cámara crpaciofa,^ 
' ' qucmediamillaenquadrocont^nia 
cftaua vn Globo o Bola poderofa» 
que vna luziente Efphcra la cenia; 
Que por arte y labor marauíliola 
cnclayrcporfi.rcfoftcnia, 
que el gran circulo jr machina de dentro, 
parece que cftiibauan en fu Centro. 



I I Iv Defpucs de auer vn rato fatisfecho, 
1 lacudiciofavifta en las pinturas, 

mirandodelos muros fuelo, y techo, 
la oranriqueza y varíaseículturas: 
El MagomeUeuo al Globo derecho, 
y buelto alli de roftro alas figuras, 
con el corbo cavado fcñalando, 
comento 4c eníeúajtmp, aífi hablando, 



^ 



DE LA ARAVCANA ; 
Auras de fabci hijoqueeftos hombres, 
ron,losmas defta vida ya paffados, 
que por grandes hazañas fus rcnombtca 
han lidoTy ícran, íicmpíc celebrados, 
y algunos que de baxa ftirpc y nombre 
fobre fus altos hechos leu.mtados, 
los ha pucfto fu proípera fortuna, 
CDcl mas alto cuerno déla Luna. 

y cfta bola que ves, y compoftura, 
es del mundo el gran termino abreuiado, 
quefudifficihílima hechura, 
quarenta años de eftudio me ha coflado. 
Mas nohaura en larga edad cofa futura, 
ni oculto difponer de inmobil hado 
que muy claro y párente no me fea, 
y tenga aqui íu mucftraj^ viua y dea. 

Mas pues tus apafcncias codiciofas, 
fon de cfcrcuir los ados déla guerra, 
,y por fuerza de crtrcllas rigurofas, 
tendrás materia larga en efta tierra; 
Dexaré de aclararte algunas cofas, 
que la prefente poma y mundo encierra 
monftrandote vna fola que teefpantc, 
paja la que ptctendcs importante* 



•Que pues en nucftro Arauco y a íc halla, 
materia a tu propofitoquadrada, 
donde laefpada y dcfenííua malla, 
es mas que en otra parte frequentada: 
Solóte falta vna Mabal batalla, 
con que fera tuhiíloria autotizada, 
y efcriuiíaslas cofas déla guerra 
aíTi de mar, también como de tierra. 
Ggi 



V 



ri 



II. PART. CANT.XXm. 
j, .'f( A]ual veras aqui ta! que te juro, 
^uc vifta la tendremos por dudoía 
'enelpaflado tiempo y d futuro, 
|io fe vio, ni verá tan eípantofa : 
í el gran Mediterráneo mar íeguro 
•juedará por la gente vitoríofa, 
) la parte vencida y deftrof ada, 
-a marítima fuerza quebrantada. 



'^ k tanto a mis palabras no te alteres, 
li te cfpante el horriííimo conjuro, 
qne fi atento con animo eftuuiercs, 
lleras aqui prefcntc lo futuro: 
Todo punto por punto lo que vieres, 
lo difponcn los hados, y afleguro, 
que podras como digo í^de vifta, 
teftigo,y verdadero Coronifta. 

1 1( o con mayor codicia por vn lado, 
llegue el roftro ala Bola traíparente, 
donde vi dentro vn Mundo fabricado, 
tan grande como el nueftro y tan patente; 
Comoen redondo efpejorelcuado, . 
llegando junto el roftro claramente 
vemos dentro vnanchiííímo palacio, 
y en muy pequeña forma grand'cfpacioi 






por aquel lugar fe defcubria, ^ * 

clturbadoyi^bueltomar Aufonio, 
donde fe difinio la gran porfía, 
entre Cefar Augufto, y Marco Antonio: 
Aflí en la mifma forma parecía, 
por la vanda de Lepantoy Fabonio, 
junto alas Curchularas hazia el puerto, 
de Galeras d ancho mar cubieiiOi 

Mas 



DÉLA ARAVCANA. 7 
Mas viendo las diuifas fcñaladas, 
áclPapa.dcFcl¡pe,y Venecianos, 
lucpo reconocí ferias armadas, 
dclls infieles Turcos y Chriftianos: 
Que en orden de batalla aparejadas 
paravenireftauan alas manos 
lunqueamiparecernofemouian, 
ni mas que figuradas parecían. 

Pero clMagoPhiton,niedixo prcfto, 

veras vnf nabal batalla eílrana 
donde fe moftrará bien manifieíto, 
d fupremo valor de vuAra Eípana, 
Y lucao con ay rado y hero gefto, ^ 
hiriendo el ancho Globo con la cana, 
vna vez al traucs otra a derecho, 
facó vna horrible voz del ronco pecho. 

Diziendo, Orco amarillo Can Cerbero. 
6aranPluton,rcaordclbaxoinficrno. 
6 ?anfado Charon viejo varquero. 
y vos Laguna EftigÍ3,y lago Aberno: 
b Demogorgon, tu que lo poltrero, 
habitas delThartareo Reyno eterno, 
y lasheruicntcs aguas de Aqueronte, 
de Lethco,Cocitoy Fiegctontc. 

Y vos Turias que affi con crueldades, 
atorraentay s las Animas dañadas, 
que aun temen ver las inferas deydades, 
vueftras frentes de Biuoras amadas: 
y vofotras Gorgoneas poteftades. 
por mis fuertes palabras apremiadas, 
hazcd. que claramente aquí fe vea» 
(aunque futura) eüa Nabal pelea. 
^ ^ Cgí Yt< 



'!. -ll 



II. PART.CANT, XXIII. 

tu Hccathc ahumada y mal compudla 
í nos mucftra loque pido aquí viíibk, 
i hola,a quien digo, que tardanza es cfta, 
I, que no os haze temblar mi voz rcrribk: 
^ Mirad, que rompcrda tierra opucfía^ 
u y os heriré con luz aborrcziblc, 
,, yporfucr/raabfoluta^podernucuo, 
; quebrantaré las leyes del Erebo. 



, 1 tííoacabódcdezirbiencfto,quando 
I Jt , las'aguas en el mar íc alborotaron, 

■ y el fcco Lcfnordeftc refpirando, 
I I las cuerdas y affchasbelas fe cftiraron: 
r Y aquellas gentes fubito anclando, 
I pocoapoco.amoueríccomcnfaron, 
, haziendode aquel modo enlos objetos 
, todas las demás cauías fus effctos. 

,j |v girando ( aunque eípantado)attcntamcnto 
i;J ' ^ la multitud de gente quealíi auia, 
j ' vi, qucefcritodeletrasenla frente 
fu nombre y cargo cada qual tenia: 
Y mucho me admiró los que al prcfcntc 
en la primera edad^o conocía, 
; ver los en fu vigor y años lozanos, 
y otros floiidos joucncs ya canos. 



I jLucgó pues los Chriftianos diípararon 
vna pic^a en fcñal de rompimiento, 
y en alto vn Crucifixo enarbolaron, 
que acrecentó el heruor y encendimiento: 
Todos humildemente le íaluaron> 
con grande deuocion y acatamiento^ 
baxó del qual eílaua a los lados, 
hi armas dclos ñdcs colcgadvs. 



DE LA ARAVCANA. 
En cfto con rumor de varios ft>ncs, 
acercandcfeíiemprecaniinaiian, 
«nandartc$,bandcras,y pendones, 
fobrc las altas popas trcmolauan: 
Las ordenadas bandasy clquadroncs, 
efgrimiendo las armas fe moftiauan, 
en tornólas galeras rodeadas. 
de cañones de bronze y paucfadas. 



7é'\ 



Mas en el baxo tono que aora licuó, 
no es bien que de tan gran cofa cante, 
nuces cierto mencftcr aliento nueuo, 
Jcnoua mas expedida,^ voz pujante: 
Afil medrofodcfto no me atreuo 
a profcauir feñov mas adelante, 
en el fiauientc y nueuo canto os pido 
me dcy 5 vucftro fauor y atento oy do. 

Gf.) 

FIN. 



Cg4 



EN ESTEj'V''] 



11. PAR T. CANT. XXim. 

I ^¡l'AÍjEN £^ TE CAUTO SOLO 
m| ; ^. fe contiene la gran 3at4lU N/iha!^ 
i *el de f barata y roto déla At- 
\ mada Turquefca , can la 
hujda de Oéalu 



1 ' '^1 '^ 



(.f.) 



, CANTO VEYUTE 
I 5^ QS^TT^O. 



ííT A fazon gran Felipe es y allegada, 
l^ en que mi boz, de vos fauorecida, 
cante la vniuerfaly gran jornada, 
en las Aufonias olas definida: 
Lafoberuia Ottomana derrocada, 
íu marítima Fuerza deftruj/da, 
Jos varios hados ,diíFcrentes fuertes, 
el fangriento dcftro/roy crudas mücitcf. 



,i 1 1 |lA.bridme, íifacras Muías vueflra fuente, 
I j dadme nucuocfpiriiu y aliento, 
con eftilo, y lenguaje conueniente, 
a mi arrojadoy grande atrcuimicnto. 
Para dczir eften^ y claramente, 
dcfte Nabal conflido el rompimiento, 
y las gentes que eftan juntas a vna, 
¡dcbaxo dcftc golpe dt fortuna. 



M 



DÉLA ARAVCANA. 

iuicn baftara a contar los crquadroncs, 
y el numero copiofo de galeras, 
la multitud y mezcla de naciones, 
cftandavtes,enrcñas,y banderas: 
Las defcnlas, peí trechos, municiones^ 
las difFcrencias de armas y maneras, 
machinas, artificios, inftrumcntos, 
aparatos diuifas, y ornamentos. 

Vi Coruatcs, Dalmacios, Efclaiioncs» 
Bulnaros, Albanefcs, Trafsiluanos, 
Taruros, Tracios, Griegos, Macedones, 
Turcos, Lidios, Armenios, Gorgianos, 
Sirios, Árabes. Licios, Licaones, 
Mumidas,Sarracenos,Africanos, 
Genizaros, Sanjacos, Capitanes, 
Chauccs, Beguelerueyes,jf Baxancs. 

Vi allí también déla nación de Erpaña, 
la flor de juuentud y gallardia, 
la nobleza de Italia y Alemana, 
vna audazy vizarra conapañia: ^ 
Todos ornados de riqueza eftraña, 
con animofa mucftra y lozanía, 
y en las popas, carcefes, y trinquetes, 
flámulas, bandcrolas,gallardctes. 

Por nueftra armada al vnoy otro lado, 
vna prefta fragata difcurria, 
donde veríia vn mancebo Icuantado 
¿c gallarda aparencia y vizarria: 
VtTriquifsimo y fuerte petto armado, 
con tanta autoridad que parecia, 
en fu difpuficion figura^ arte, 
hijo dcU fortuna y del Dios Marte. 
Ggs 



T« 



II. PART. CANT. XXIlir. 

lili l i V^ codiciofo de faber quien era, 
■ '*"' .-'! y J aficionado al talle^ apoftura, 

, ¡mil ando atentamente la manera, 
I \i ci ayre, el ademan, y compoftura; 
j Enlafuerte.celadacnlatcftera, 
i vi efcripto en el reliebc y grauadura, 
y de letras de oro, el campo en fangre tinto, 
don luán, hijo de Ccfar Carlos quinto. 



m 



í'i.» 



1 qual aca^ alia fiemprc coiria, 
por medio del buUície y alboroto, 
y en la fragata junto del venía 
cJ viejo Secretario luán de Soto: 
De quien el Magoanciano me dezia, 
fer en todas las cofas de gran voto, 
períbna de difcurfós^ efpcriencia, 
de gran expedición, y fúficicncia. 



|v poní uan ala fazon los exortaua, 

^ •■ . a la batalla y trance peligrofo, 

con animo y valor, que alíeouraua 
por cierta la viítoriay findudofo: 
Que fu gran cora/ron facilitaua, 
loque el temor haziadificultoíó, 
derrainando por toda aquella gente 
vn bélico furor j^ fuego ardiente. 

! 

1 1^. piziendo, O valeroía compañía, 
! muralla de la y glefia inexpugnable, 
llegada esja ocaííon, efte es el dia, 
que dexaís vueftro nombre memorable: 
Calad armas, y remos a porfía, 
y la inuencible fuerp y fe ínuiolable, 
moíliad contra cftos pérfidos paganos, 
que vienen a morir a yucflias manos. 

I Que 



1 



DE LA ARAVCANA. ^ 
Que quien boluer de aquí viuo acuca 
a! patrio nido, y cafa conocida, 
por medio dcílU armada gente crea, 
que ha de abrir con la efpada la íalida: 
Affi cada qual mire que pelea, 
por íu Dios, por fu Rey, y por la vida, 
¿ue no puede faluarla de otra fuerte, 
fino es trayendo el enemigo a muerte 

Mirad que del valor y cfpada vueftra, 
oy el gran pefo y 1er del mundo pende 
y entienda cada qual que efta en fu dieftr 
toda la gloria y premio que pretende: 
Aprefliiremos la fortuna nucftra. 
que la larga tardanza nos ofrende, 
pues no eftays de cumplir vueftro deflco 
ñus del pocodc mar que en medio veo. 

Vamos pues a vencer, no detengamos, 
mneftra buena fortuna que nos llama, 
del hado el curfo profpero figamos, 
dondo materia;' fuer<jas a la fama: 
Que folo deftc |olpc derribamos, 
la Barbara arrogancia y fe derrama 
el fonorofo eftruendo defla guerra, 
por todos los confines de la tierra. 

Mirad por eíTe mar alegremente 
quanta gloria os efta ya aparejada, 
que Dios aquiha juntado tanta gente, 
paraquca nueftrospies fea derrocada, 
Y fometa oy aqui todo el Oriente, 
a nucftro yugóla ceruiz domada, 
y a fus potentes Principes y Reyes, 
les podamos quitar jf poner leyes, 



[c 



OA 



Iffll a 



» 






1 v'n.PART. CANT. XXIIII. 
'D^'y con fu perdición cftableccmos, 



I, \ 



en todo el mundo el crédito Chriftiano, 
i que quiere nueñroJDios qae quebratemOfi 



ip 



'■i;^it 



I,; el orgullo y furor Mahonrictano, 
i Qil? peligro ó varones temeremos, 
k militando debaxo de tal mano> 
y y quien reííftirá vucftras eípadas, 
. por la diuina mano goucrnadas. 

u [¡Solo os ruego que en Chrifto confiando, 
y t ^ ala muerte de Cruz por vos fe offrecc, 
combata cada qual por el, moítrando 
I que llamarfeíii milite merece: 

Con propoíito fírmeproteftando, 
I de vencer o morir, que íí parece 
I la vi¿toria de premio y gloría llena, 
la muerte por talDios ho es menos buena. 

I V fSubito alli los pechos mas ciados, 
' de furor generofo fe encendieron» 
y délos torpes miembros resfriados, 
el temor vcrgon^ofofacudieron: 
Todos los dieftros bra^is leuantados 
la visoria, o morir le prometieron, 
teniendo en poco yk dcfde aquel punto 
el contrario poder del mundo junto, 

1 1,. ÍEI valcrofo joucn pues loando, 
aquella voluntad aíTegurada, 
con fubita prefteza el mar cortando, 
atraueflo por medio déla armada: 
D¿ blanca efpuma el raftro Icuantado, 
qifal luzientcCometa arrebatada, 
quando veloz rompiendo el ajreerpcílb 
k fue k aíü dcxar gran rato imprefíb. 



DE LA ARAVCANA. jH 
Afsi qucbrcucmcntc auiendo pucílo» 
en orden las galeras y la gente, 
ala Tuya Real fe acolla prcfto, 
donde fue Taludado alegremente: 
Y íeñalando acada qual fu puefto, 
concl concierto y orden conucnicntc, 
la anilkria bien pucfta^ aliftada, 
yuala bueltadcla Turca armada^ 

Llcuaua el cucrnodela dieftra mano, 
el fuceflor del Ínclito AndreaDoria, 
de quien el largo mar Mediterrano, 
hará perpetua y celebre memoria: 
y Augullin Barbaiigo Veneciano, 
proueedor déla armada Senatoria, 
lleuaua el otro cuerno al? finieftra, 
con orden no menor y bella mucftra. 

Tues los cuernos y guales y ordenados, 
la batalla guiaua el hijo diño, 
del grá Carlos, cerrado los dos lados, 
las galeras de Malta, y Lomclino: 
Las del Papa, y Venecia a los cofíados, 
afsi continuauan fu camino, 
cargando con y gual copas y cñrcmos, 
las anchas palas de los largos remos. 



Yuan fcys Galeazas delanteras 
baftccidas de gentey aiolladas, 
pueñas de dos en dos, enlas fronteras 
que a manera de Luna yuan cei rac'as; 
Seouiá lueoo detras trcynta galeras, 
al general focorro dedicadas, 
donde el Marques de Tanta Cruz venia, 
convna yakrora compañia. 



Pot 



i;, 5 • 



» 



*íf^. 



'■-!- lI.PART.CANT.XXIIir. 

I !^ Í( Por el orden;' termino que cuento, 
I ("I \- la Catholica armada caminaua, 

fi ; i ]a buelta de la Infiel que a fobreuiento, 

)l ! ^ ganándole la mar le auentajaua: 

' ) Pero luego a dcfora calmo el viento, 

' y el alto mar fus olas allanaua, 

i icmiticndo fortuna la íentcncia 

i' al valor de los braf os y excelencia, 

I I ^ ' Ij i^^Mi Baxa reconociendo el hado 

^ ; ij \ [ y de fu perdición la hora poftrcra, 
como prudente capitán y ofado, 
I de la alta popa en la Real galera: 

Con vn ícmblante,alegre y confiado, 
I cjue moftraua fingido por defuei a, 
I el Chriftiano poder difininuyendo, 
hizo efta breueplaticaclizicndo. 

, P ( J fS^o fcr a menefter Toldados creo, 
' :' ' n»Oüerosniinciraiios con razones, 
I queyaporiasfcñalcsqueenvosvco, 

íe mucftra bien las fieras intenciones: 
Echad fuera la y ra y el dcíTco, 
deíTos vneftros fogofos corazones, 
y las armas tomad en cuyo hecho, 
los hados ponen oy nucftro derecho. 

, I 1 1^. k Que jamas la fortuna a nueftros ojos, 
! femortrotanalegrey defcubierta, 

pues cargada de gloria y de defpojos, 
fe viene a meter por nucftra puerta. 
Rematad el trabajo y los enojos 
defta prolixa guerra, haziendo cierta, 
la cfpcranf a y el crédito eílimado, 
que de vucftiQ valor ficpic aucis dado.' 



No 



BE LA ARAVCANA. í 

^0 os altere la mueftra^ el ruido, 
con que íc acerca la enemiga Armada, 
que fabed que cíTccxcrcito mouido, 
y gente de mil Reinos allegada: 
Fortuna a vna cciuiz la ha reduzido, 
porque pueda de vn golpe fer cortada, 
y dcys por vueftramanoenfolo vn dia 
del mundo al Gran fcñor la monarchía* 



M 



Que elTas gentes fin orden q allí vienen 
en el valor j numero inferiores, 
fon las que nos impiden j^ detienen, 
el Icr de todo el mundo vencedores: 
Mueftren las armas el poder que tienen, 
tomad deíTos indignos poíTcffores, 
lasProuinciasy Reynos del Poniente, 
que os vienen a entregar tam ciegamente. 

Que eíTe fu Capitán cnuanefcido, 
es de muy poca edad y fuíficiencia, 
indignamente al cargo proriiouido, 
íin curíó,difciplina, ni efperiencia: 
Y aíTi prefuntuofo '¡y atreuido, 
con poco fefo, y menos aduertencia, 
trae toda efla gente condenada, 
al licito rigor dcvueftraefpada. 

No pcnfeys que nos venden muy coftofa 
los hados la visoria dcfte dia, 
que lo mas defla armada temeroía, 
csdela VenecianaSeñoria: 
Gente dada al regalo y vida ociofa, 
vfada mas al traro y mercancía, 
y alas blandas delicÍRS de fu tierra, 
que al robuftg excicicio de la guerra. 



Y^!l 



k¡ 



I' i 

níl" 



■& 



': n. PART, CANT. XXIIIU 
Ji "^iríTbtra turbamulta, congregada, 
I ^! es pueblo vil, y barbara canalla, 
; i de diuérfas naciones amaíada, 
' 1]' en quien conformidad jamas íc halla, 

\ Gente que nunca fupo que es efpada^ 

' que antes que fe comience la batalb, 

^ y el erpantofo ion de artillería, 
¡a romperá fu mifmavozeria. 

I] has vofctros varones inuenciblcí 
I entre las a^rmasafperas criados, 
: y en guerras y trauajos infufriblcs, 
I tantas y tantas vezcsaprouados: 
' Que peligros aura y a tan terribles, 
I ni contrarios cxcrcitos ligados, 
I que bailen arponeros aloun miedo, 
ni a resfriar vueftro aniífto y denuedo. 

I i ha me parece ver gloríofamente, 

' la liza y mortandad de vueftra mano, 
y eíTe interpuefto mar con mas creciente, 
bucltoenquajadafangrecl color cano; 
Abrid pucs^jf romped por effa gente, 
echad afondo ya el poder Chriftiano, 
tomando polfefsion de yn golpe folo, 
del Gange, Achile, y d»yno al otro Polo. 

' k' 1^ Con tal halóla el Baxa en aquel eftrccho» 
i los difpueftos foldados animaua, y 

y dcla grande emprcía y alto hecho, 
el proípcrofuceíToaífeguraua: 
Pero en lo hondo del fecreto pecho 
ficmprecl negocio mas difficultaua 
tomando por agüero j/a contrario, 
la gr an rcíolücion del aduer fario. ;^ 
^ I mas 



"1 



DE LA ARAVCANA. It! 
ma» ,quando vn Gcnizaroforpdo 
qucyuafobrcla oata defcubricndo. 
dcfpucs de aucrfc bien certificado, 
las galeras de allí reconociendo: 
Dixo el cuerpo d^en medio ydieftrolad» 
y d focorro que atrás viene figuiendo, 
ílmiviftadcaquinodcfatina, ^ 

es déla Armada y gente Ponentina. 

icn que fintió el Baxa terriblemente, J^'' 
loque el Chriñiano cierto le afhrmáua, 
pero fingiendo csfucrfo fabiamente, 
ílfccreto dolor diííímulaua: 
y al gran cuerpo d'en medio, trente a fíete, 
que por orden y fuerte le tocaua, 
cndereco fu efquadra ben cerrada 
de fus dos largos cuernos abrigada. 

^(Ti las do5 Armadas pues venian, 
en tal forma y manera nauegando, 
que dos efpeíTos bofques oarecian. 
que poco a poco fe y uan allegando» 
Las cicaladas armas reluzían, 
en el inquieto mar reberuerando, 
ofTcndicndola vifta defde lexos, 
las agudas viflumbres y rcflcxos< 

Lle<>ado el punto, ya del rompimiento, 
que los preciífos hados feñalaron, 
con vna furia y gual y mouimiento 
la« potentes Armadas fe )untaron; 
Donde por todas partes a vnmomcnt<% 
los careados cañones difpararon, 
con vn^tcrrible eftrepito , de modo 
que parcda temblar el mundo todo. 



# 



ipK 



W 



XI PART. CANT. XXIIir. 

-jj' El humo, clfuego.elcftjantofocftrucndo,' 
'f de los fuiiofos tiros efcupidos, 
¡ * el rezio deftroncar, y encuentro horrenda 
|j * de las Proas y Maftiles rompidos: 
* El rumor de las armas eftupendo, 
¡ ' las varias vozes, gritos, y apellidos, 
• ' todoenrebucltaconfuííonhazia 
crpcdaculohorriblcy armonia. 

^¡: N^Ja ciudad de Priamo aíTolada 
por tantas partes fin ceíTar ardía, 

' niel crudo efFedo de la G riega cípada, 
con íal rigor y eftrepito íe oya: 

¡ Como la Turca y la Chriftiana armada, 

. que embueltaen humo y fuego parecía, 
no folo arder el mar, hundí rfe el fuclo, 

' pero vcnírfe a baxo eLako cielo. 



. i El gallardo Don luán reconocida, 
í' ' Ja enemiga Real qucj/ua en la frente, 
rompiendo rezio la agua rebatida, 
arremete fobreella ofadamcntc 
Mas la Turca,con ímpetu impelida, 
le fale a recebir, donde y gualmentc 
ícínuiften con furiofos encontrones, 
rompiendo los herrados Efpolones. 



■I ti 



No eílauan las Reales aferradas* 
cjuando de Gifan tropel fobreuinicron 
ílcte Galeras Turcas bien armadas, 
que en la Chriftiana íubito enuifticron 
Pero de no menor furia licuadas, 
al focorro fobre ellas acudieron, 
déla derecha, y déla yzquierda mano, 
al General dd Papaíj/ Veneciano.^ 



De 



1 



DE LA ARAVCANA S& 

b con fcgunda autoridad venia 
por Genital dclSummo Quinto Pió 
Marco Antonio Colona,a quien fcguia, 
vna-cfquadradc roo/ros dcgran brio: 
Tras la qual al focorro arrcmctia 
por el caíTiinojr paíTo mas vazio, 
la Patrona de Eípaña y Capitana, 
rompiendo el golpe y multitud pagana. 

IPrincipe de Parirá valcrofo, 
queyua en la Capitana Ginoucfa, 
hendiendo el mar rcbueltc^ cfpumoro. 
fe arroja en medio dcla cfquadraa pricíla: 
La confufion y rcbolucr furiofo. 
y del humo la negra nube efpcíTa, 
la cudiciofa vifta me impedia, 
y aífi a muchos aliidcfconocia. 

1 capitana deSaboya en cfto, 
por fu parte inuifti6,y cerró el camino, 
¿ondclkgode los primeros puefto 
d valcroíó principe de Vrbino: 
Que a la Baibara furia contrapuefto, 
con animoycsfueifopcregrmo, 
gallarda y fingular prueua hazia 
de fu valor , esfuei/o y valentía, 

.ucgo conygual Ímpetu y de nuedo 
llegan vnas con otras a bordarfe, 
cotrandofc tan juntas que a pie quedo, 
pueden con las eípadas golpearle: 
Nobaftauala muerte a poner mieda, 
ni alli fe V io peligro rehufaifc, 
aunque al arremeter vieflcn derechos 
pcfparar los cañoaes a los pechos 



m 



AÍS 



1' i 



iX 



II. PART. CANT. XXIIII. 

Aííí la ay rada gente deíleofa 
de eíTecutar fus golpes fe juntauan, 
y qual violenta tcmpeftad fuiiofa, 
los tiros y altos brafos dcícargauan: 
Era de ver la priefla heruotofa, 
con cjue las fieras armas meneauan, 
la mar de íangrefubit o cubierta, 
comento a reccbir la gente muerta. 



m 



é: 



xh 



Por las Proas, por Popas y coftados, 
íe acometen y oíFenden fin fofiego, 
vnos cayendo, mueren ahogados, 
otros, a puro hierro,otros a fuego: 
No faltando en los pueftos dcfdichados," 
' quien alos muertos fucedieflc luego, 
que muerte ni rigor de artilieria, 
jamas baftó a dexarpla^^a vazia. 

Quien por fal tar ene! Baxel contrario, 
era en medio del íáltoatraueflado. 
quien por herir fin tiempo al aducríario, 
caia en la mar de fu furor licuado. 
X^ien con beftial defignio temerario, 
en fu nadar y fuerzas confiado, 
al odiofo enemigo fe abracaua, 
y enlas rebueltas olas fe arro;aua. 



■'H-íi 



Qual fera aquel que no tcmblafe viendo 
el fin del mundo, y la total myivA, 
tantas gentes a vn tiempo pereciendo, 
tanto cañón, bombarda, jy culebrina; 
El Sol los ciatos rayos recogiendo 
con faz turbada de color fanguina, 
entre las negras nubes fe efcondia, 
por no ver ú dc(Jro9o de aquel día. 



A( 



m 

DE LA ARAVCANA. 83 
i y alia, con pecho y roftro ay rado, 
)bi'cl rodante carro prefurofo, 
e Tcfs¡phon,:y Alctto acompañado, 
ilcurrc el fiero Marte fanguinofo: 
)raracudcel fuerte bracjo armado, 
ra bate el Efcudofulminofo, 
ifundicndocnlafieray braua gente, 
ra, faña, furor y rabia ardiente 

lien faltadole tiros, luego affierra, 
leí pcdafodcl Remo, o déla Entena, 
micn trabuca al forjado y lo deshierra 
irrcbatando el grillo, J U cadena : 
Sloay cofa de metal, de leño ;^ tierra 
jue aUi para tirar nofueíTe buena, 
:otos bancos, poftizas batallólas, 
barrillcs, efcotillas, portañolas. 

las lanf as y tiros que arrojauan, 
aunque del duroaicro refurtieílén, 
en las fangrientas aguas/a hallauan 
enemigos que en fi los recibieflcn: 
y ardiendo en la aguafria pcleauan, 
fin que al aduerfo hado fe rindieífcn, 
iiaftael forcofo^ poftiimero punto, 
qucfaltaua Ufuerqa y vida junto. 

guales fu propria fangre rcforbiendo, 
andan agonizandoTobreaguados, 
cuales, tablas y gúmenas afsiendor 
quedan rindiendo l'alma enclauijadosí 
Quales hazer mas daño no pudiendo, 
alos menos heridos abracados, 
fe dexan yr al fondo forcejando, 
coníf ntos con moiir alU matando. i,i * ; 

Nocs 






1^' 



ipi 



M 



'ir\)A 



lU 



II. PART.CANT. XTIin. 
No es poíííblc contar la gran rcbuclta, 
y cl confufo tumulto y fon horrendo, 
buda la eftopa en viuofucgo embucha, 
alquitrán, y refina, y pez ardiendo: 
La prcfta llama con la brea rebuelta, 
por la fcca madera difcurricndo, 
con fieros eftallidos y centellas, 
crceicndoamcnazaiia las eftrellas, 

Vnos al mar fe arrojan poríáluarTc, 
del crudo hierro y llamas pcrfcguidos, 
otros que auian prouadoclahogarfe, 
íc abracan alos leños encendidos: 
Aílí que con la gana de efcaparfc, 
a qualquiera remedio vano afidos^ 
dentro del agua mueren abrafados, 
y en medio de las llamas ahogados. 

Muchos ya con la muerte porfiando, 
fu opinión aun muriendo fóttenian, 
ios tiros y las lan.cas apañando, 
que délas fucrtas armas refurtian, 

Y en las huy doras olas eftriuando, 
los ya canfados bracos facudian, 
cmpleandoen aquello que topauan 

la rabia y pocas fuer; as que qucdauan. 

Crece cl furor, y el aípero ruido, 
del contino batir aprefurado, 
cl mar de todas partes rebatido, 
hierue y regüelda cuerpos de apretado, 

Y fangricnto, alterado, y temouido, 
qual de contrarios vientos arrojado, 
todo rebuelto en vna efpuma erpcfla, 
las herradas galeras bate a pricOa, 



DE LA ARAVCANA. «2 m 
a alta popa junto al cftandartc; 
Ínclito don luán refplandecía, 
as encendido que el ay rado Marte, 
rcado de vna illuftre compañía: 
ealli prouec remedio a toda parte, 
áda pricíra.aUafocortoembia, 
legurando a todos fu pcrfona 
jberuio u iumpho y la nabal corona. 

n Luys de rcquefcncs de otra vanda 
rouoca, exhorta, anima, mueuc, incita, 
orre,bueluc, rcbueluc, tornaj' anda 
onde el peligro mas le ncccílita, 
rouce.remcdia, acudc,ordena, manda, 
tifta.da priefla, induzc, y folicita, 
la dieftra,finieftra,a popa, y Proa 
ranando eftimacion y eterna loa. 

es el conde de Pliego don Fernando 
liligente, folicito,y cuydofo, 
icude a todas partes remediando 
o de menos remedio y mas dudofo, 
A-íTi puesdelChriftianoy Turco band« 
cada quaT inquiriendo vn fin honrofo» 
procuraua matando como digo 
morir encl Baxcl del enenjigo. 

•a tal la furia, y tal la priefla, 
nuel fin y dia poftrero parecía 
de los tiros la rezia Uuuiaefpeíla 
clayreclaro,y roxo mar cubría. 
Crece la rabia, y eheífon no celia 
de la preña y continua batería, 
atronando el rumor de las eípadas 
las maritimas coftas apajtadas. 

£1 






II. PART.CANT. XXIIir. 
El buen Marques de Sandia Cruz qu»cftai 
al focorro común apercebido 
vifto el trauado juego qual andaua, 
y deíigual en partes el partido: 
Sin aguardar mas tiempofcarrojaua 
en medio déla prieflay granmido, 
cnuifliendo con imoitu furiofo 
todo lo mas rcbuelip y peligrofo. 



Pl 



,ii,,:* '* 



0. 



Viendo pues de enemigos rodeada 
la galera Real con gran porfía, 
y que otra de rcfrcfco bien armada 
a enucftirla con impitu venia, 
Salióle de trabes Boga arrancada, 
y al encuentro y defenfa íc oponía 
atajando con prefto mouimiento 
el foberuio diílguioy ficto intento. 

Defpues furiofo fin parar corriendo 
por la afpera batalla difcurria, 
entra, faley rebuelue,íbcorriendo, 
^ a tres, y a quatro a vezes refiftia. 
%iien podra punto a punto y r refíricnd 
las gallardas efpadas que eftc día 
en medio del furor fe feñalaron, 
y el mar con Turca fangrc acrecentaron 



IV f. 



Don Juan cftcftoayrado y impaciente 
la efpacioía fortuna apreíTuraua, 
poniendo efpuelas y animo a fu gente, 
q ébuelta en fangre agena, y ¿)pia andaí 
Ali Baxá no menos diligente 
con gran heruor los fuvos csforf aua 
traycndoles contino ala memoria 
al gran premio jf hpnordcla victoria. 



DÉLA ARAVCANA Í^'\ 

las la Real Chriftiana auentajada 
por el grande valor de íu caudillo 
a puros bracos y a rigor de efpada 
abre recio en la Turca vn aran portillo, 
Por do vn grucíTo tropel de gente armad 
íin poder los contrarios refiftillo 
entra con vn rumor y furia «araña 
gritando cierra, cierra, Efpaña, Eípana. 

Los Turcos viendo entrada fu G alera 
" del temor j' peligro compelidos 
rcbuchienrobrefidetalmaníra 
que fueron los C hriftianos rebatidos, 
Pero añadiendo furia ala primera, 
los fuertes Efpañolcs offcndidos, 
venciendo el nueuo golpe déla gente 
los buelucn a licuar forf ofamente. 

Hsfta eft árbol, mayor donde affirmando 
el rortroy piccón nueua confianfa 
renueuan la batalla, rcfrefcando 
el fiero eftrago,y Barbara matanfa. 
Carga focorro de vno y d'otro bando* 
fatigalcs_y aquexa la tardanp 
de vencer o morir deferperacos 
dando gran pricfla a los dudoíos hados» 

La gtande multitud délos heridos 
^ue a la batida proa rccudian 
caufauan que alas vezes detenidos 
los vnos alos otros fe impedían, 
Pero de medicinas proueydos 
luego de nueuo a combatir bolu.tan, 
las enemigas fuerzas rcpiimicndo 
qucy uan al parecer combakcicndo. 



Eb 






ir. PART.CANT. XXIITI. 

n efta gran rebudia y dcfatino 
que allí cargaua mas que en otro lado, 
viniendo a focorrer don Bcrnardino, 
masque de vifta, de animo dotado. 
Fue con fubka furia enel camino 
de vn fuerte Efmcrilaf o derribado, 
cortando le con golpe riguroíb 
lospaflbs^ diíignio valcrofo. 



u [li 'ue el poderofo golpe de tal fuerte 
, demás de la pefada y eran cay da 

que reííftir no pudo el pe tto fuerte, 
I ni la rodela a prueua guarnecida: 

Al fin el joucn con honrada muerte 
I del todo afleguro la inquieta vida, 
I cmbaynando en Efpaña mil cfpadas 

en contra^ daño íiiyo declaradas. 

V jíi Encñodotras partes fueembeflida 
• , lafamofa de Malta Capitana, 
y apretada de todas y batida 
con vieja encmiílad.y furia infana, 
Mas la fuerza y virtud ya conocida 
<ié aquella audaz cauallcria Chriftiana 
la multitud Pagana contraftando 
y ua de punto, en punto mejorando. 



I Ij^. I Pero el Virrey de Argel coíario experto 
I que ala mira hafta entonces auia eftado 

hallando al cuerno dicftro el pafo abierto 
que del todo no eftaua bien c;crrado 
Antes que fe puíieíTen en concierto 
furiofo fe lan^a por aquel lado 
echándole de nucuo tres vaxcles 
coa infinito numero de Infieles. 

Los 



¡D^U^RAVCAÑT ^ 

os fuertes caualleros peleando 
leriftcnaquclimpimymoriuo 
pero al cabo Señor fobrepu)andO 
ílas fuerzas el numero cxccírmo. 
Los entran con gran furia degollando 
fin tomar a rcfcatc vn hombre viuo 
vertiendo en el rebuelto mar funofo 
de bautizada fangre vn riocfpumoio. 

Las Galeras de Maltaque miraron 
con tal rigor fu Capitana entrada 
los fieros enemigos dcfpreciarcn 
con quien tenian batalla comenf ada 
y batiendo los remos fe lanqaron 
connuena rauiay pricíTa acelerada 
fobrc la multitud délos Paganos 
berdugos dclos mart_yres Chriftianos. 

Tantofueelfentimientocnlos Toldados 
ylafeddevenganiademancra 
á cnuifticndo a los Turcos por los lados 
entran haziendo riza carnicera, 
Affi que vitoriofos y vengados, 
recobraron fu honor y la galera, 
hallandofolos viuos los primeros, ^ 

alGcneraly quatrocaualleros. 

Marco Antonio Colona defprcciando 
del enemigoel impitu y braucza 
combate animoriírimoygualando 
con la honrofa ambición la fortaleza. 
Poniendofeal pcligroy contraftando 
la multitud y barbara fiereza 
de aquellos perros pérfidos tray dores 
vfadosafcrfiemprc vencedores. 

Hh 2 *->i\ 



w 


A^M'' 


m ^ 


v,(i"i |!( 


1 


1 



PART.CANT. XXIIIL 
.a Capitana de Sicilia en tanto 
también Portan baxá la combatía 
laqualya por el vno y otro canto 
cercada dedaleras la tenia. 
Era ei valor délos Chriftianos tanto 
que la ventaja defigual fuplia, 
noíblpfuftcntandoygual la guerra 
pero dentro del mar ganando tierra. 



,^ ¿ue don íuan dcía fan^rc de Cardona 
'^ I '1 cxercitando allí fu viejo officio, 
! I offrece alos peligros la períona, 
dando de fu valor notable indicio, 
I Pues la gente también de Barcelona 

íiaze crudo y fangriento íacrifício 
I trayendo hafta lo8 puños las cípadas 
I todas en fangre Barbara^yañadas. 

i jTambicnconfuriay ftomcnorpujanca 
\ í í! cl fabio Barbarigo combatía 
' ' ^igualando el valor ala efpcran^a 
que de fu claro esfuerzo fe tenia: 
Ora oprímela Turca confian/ra. 
Ora cl contrarip^ hado rebatía 
vengando con cfpada y y ra juíf a 
la injuria recibida en Famagufta. 

i; ^ícn que con mucftray animo esforzado 
' í»; '' contraftaua la furia Sarrazína 
no pudo contraílar ai duro hado, 
o por mejor dezir orden diuina, 
^uc ya cl vltimo termino llegado 
de vna furioía flecha repentina, 
fue acertado eJicl ojo en defcubierto 
donde a poco de rato cayo muerto. 



Aun. 



DTrAARAVCANA. i^ 
Unqucfuc grande el daño y fiatimicnto, 
de ver tal Capitán aííi caldo» 
no por eíTo turbo el ofado intento 
del Veneciano pueblo embrauecido. 
Antes con mas furor y encendimiento, 
ala venganca licita mouido. 
Lie en los matadores de tal fuerte 
qucfuerecompcnfadabienfu muerte. , 

En cftc tiempo andana la pelea 
bieri reñida del lado y cuerno dieftio 
donde el fagaz y aftuto luán Andrea 
fe moftraua muy platico macfti o. 
También Heftor Efpinola pelea, 
con vnoy otro a diellro;' a fimeítro, 
feñalandofe en medio dcla furia 
la cfpeita y dicftra gente de Liguria, 

Bien dos horas y media, y mas auia 

2ue duraua el combate porfiado 
in conocerfc en parte mejoría, 
ni auerfe la victoria declarado, 
Quando el brauo don luán q en fana ardí; 
cafi quexofo del fufpcnfo hado, 
cemento a mejorar fin duda alguna 
declarada del todo íu fortuna. 

Encftocon gran impituy ruydo 
porcl valordela Chriftianaefpada, 
«1 furor Mahomético oprimido, 
fue la Turca Real del todo entrada. 
Do el Eftandarte Bárbaro abatido, 
la Cruz del redemptor fue cnaibolada; 
con vntriumpho íhkney grande gloria 
cantando abiertamente la vitona. 
Kh3 



1 ' I [I . 



M,U 



f 11. PART. CANT. XXIIII, 
lubito vn miedo elado dilcurricndo 
por losmifcros Turcos ya turbados 
les fue los brafos luego entorpeciendo 
; "' dexandoles fin fuerza defmaj'ados, 
' \' Y las efpadas y ánimos rindiendo 
\ a fu fortuna miícra entregados, 
^ dicror^ la entrada franca como cuento 
* al impitu enemigo y mouimicnto. 

,,' Ja pues del cuernoy zquierdo, y del derecha 
I '1 delavitoriafanguinofavíando 
t con furia inexorable todo a hecho 

los van por todas partes degollando. 
I Quien al agua fe arroja abierto el pecho 

quien fe entrega alas llamas rehuíandO 
I el agudo cuchillo rigurofo 
I teniendo el fuego alíi poi- mas piadofa 

. £l añuto Ochali viendo íii gente 
, I S ir por la Chrifliana fuerza dcftruyda, 

' y la deshecha armada totalmente 
al hierro, fuego y agua ya rendida. 
La derrota tomó por el Poniente, 
íiguiendole cgn mifera huyda 
las Barbaras reliquias deftro^adas 
del hierro y fuego a penas eícapadas. 

.; íero el hijo de Carlos conociendo 
' H; i'i ' del traydor renegado el baxo intento 

con gran furia, el mouido mar rompiendo 
carga.dandole ca9a en feguimiento, 
Yuan tras ellos al trabes faliejido, 
d de Bapn, y el de Oria a fotaucnto 
con vna eíquadra de galeras junta^ 
procurandoganarles vnapunt;». 

Mas 



DÉLA ARAVC ANA. 

(aslatriftccanalU viendo angofta 
la fcnda y ancho mar fegun temía, 
buclta la Proa a la vczma cofta 
<rn tierra con gran impuaenucftia, 
Y qual fe vec tal vez íaltar langofta 
en multitud confura,aíri a poiha 
falta la gente al mar cmbrauecido, 
huy cndo del peligro mas temido. 

lualconbra(;os.con hombros roftro^pcchi 
d oran rcfluxo de las olas hiende, 
qull fin mirar al fondoy largo r. echo 
¿ofabicndo nadar allí lo aprende, 
Noay parentcfco,noay amigo cftrccho 
«i el mifmo padre el caro hi)0 atiende, 
que el miedo de refpetos enemigo 
íamas en d peligro tuuo amigo. 

AíTi que del temor mifmo esforzados 
en la arenofa playa pie tomaron, 
V por las peñas y arboles cerrados, 
a mascorrer huyendofe efcaparon, 
De/*V«hos pues del todo y -delkopdos 
lol#»icíables Barbaros quedaron, 
auicndofucffaafuei^a.ymanoamano , 
ledido d nombre de Auftria el ÜttamanO 

EÍlaua yo con gran contento viendo 
dfdicefucccflbembeuecido, 
quandoend Globo d Mágico hiriendo 
con el potente junco retorcido 
Se fue d ayreofufcando y reboluiendo, 
y ceíTo ele repente d gran ruido, 
quedando en gran quietud la mar íegura 
cúbicitadeYnanieblayfombraekuia- 

Hh 4 A-«.-cii| 






}l . I 



Ih 



,!^!íl 



n.PART.CANT. XXIII!. 

'jego Phiton con platica íabroía 

me licuó por ]a íala paíTeando 

y fin dexa r figura cada coía 

nic fue parte por parte declarando. 

Mas teniendo temor que os fcaeno/oía 

la relación prolixa, yre dcxando 

todo aqucllo,aunque digno de memoria 

^uc no importa ni toca a nucfira hiftoria. 

íolo diré que con muy gran contento 
del Mago^GuaticoIodefpedido, 
aunque tarde llegue a mi aloxamicnto, 
donde y a me juzgauan porperdido. 
Boluiendopues la pluma a nueftro cuento 
que en larga digreífion me he diucrtido 
digo que alli eftuuimos dos fcmanas 
con faifas armas y efpcrán^as vanas, 

I fero en refolucion nunca fupimos 
de nucftrbs enemigos cautclofos, 
ni fu difignio y animo entendimos 
quo nos tuuo fuípcníbs y dudofos^ 
Lo quai confidcrado nos partim<i>'\ 
dcfmintiendo los pafos pcligroíoa, J 
en fu demanda entrando, por la tierra 
con gana^ fin de rematar la guerra. 



H |i;j/na tarde quel Sol ya declinaua 

arribamos a vn valle muy poblado 
por donde vn grande arroyo atrabcflaua 
dccultiuadas lomas rodeado, 
y en la mas llana que ala entrada cfiaua 

})Or íer lugar y fitio acomodado 
a gente fe aloxo poreíquadroncf 
}as tiendas kuancando y paucUoncs. 

Efta- 



DE LA ARAVCANA. 
Eftaua el campo apenas aloxado 
quandodc cnti e vnos arboles lalia 
vn bizarro Araucano bien armado 
bufcandoclpaucllon de don García 
Y afuprcrcnciacl Bárbaro llegado 
fin mucftra ni kñaldecortcfia, 
le comento a dczir, pero entre tanto 
ícrá bien rematar mi largo Canto. 



FIN. ^ 



(.?.) 



Hhs 



ASSIEN' 



.■,í:'I 



i,i 



n. PART. CANT. XXV. 

\'S S lENTAN LOS 

¡' Efpañoles fu campo en Millar a^ 
\ fue . Llega a dejafiarlos yn 'Bar^ 
' haro de f arte de CaupoHcan: 
Fienm a la "Batalla muy reñU 
,ji dayjangrma'.jeñalanfeTu" 
'< capely^^engo, Quentafe 

también elyakrquelos 
! Efpañoles moflraron 

I ''" aquel dia. 



•lí 



f,f 



(.>.) 



CJNTO VEYUTE 
Y CINCO. 



(.fO 



1 1,. |í r> Oía es digna de fer confiderada, 
! ^7 no paííar por ella fácilmente, 
que gente tan ignota y defuiada 
de la frequencia y. trato de otra gente, 
de inauegables golfos rodeada, 
alcance loque aííi diííicilmcntc 
alcancaron por curio de la guerra 
los mas famoíos hombres de la tierra. 

Dcxeii 



M,^ 






DÉLA ARAVCANA. 
Dcxcn de encarecer los efcritores 
a los que el arte militar hallaron, 
ni mas celebren yaa los inucntores 
quel duro azero.y el metal forjaron. 
Pues los vltimos Indios moradores , 
del A raucano eftado aíTi alcan<jaron 
el orden de la guerra y ^¡^iP»"^ .^^ 
que podemos tomar dcUos doftrma. 

Quien les moftro a formar los efquadronc! 
reprefcntar en orden la batalla, 
leuantar caualleros, y beftioncs, 
hazerdefenfasJoíTos, y muralla, 
Trinchcas. nueuos reparos inuencioncs , 
y quanto en vfo militar fe halla, 
que todo es vn baftante y claro indicio 
del valor defta gente y exercicio. 

Y Cobre todo deucfer loado . 

el nicncio en la guerra, y obediencia 
que nunca fue fecreto reuclado 
por dadiua,amena2a, ni violencia, 
Comoya en loque df líos he contado, 
vemes abiertamente la experiencia 
pues jamas por induftria y por cfpias 
dcUos tuuimos nueua en tantos días. 

Aunque en los pueblos comarcanos fuere 
prefas de íobrefalto muchas gentes 
que al rieor del tormento rcfiltieron 
congran conft3ncia,y firmes commentí 
Tanto que muchas vezes nos hizieron 
andar en los diícurfos difFerentes , 
quepudieracaufar notable daño ^ 
accicndo fu cautela ;nuefti o engaño. 



',(."1 



,|^i 



IL PART. CANT. XXV, 
.. nocomoya dixc arriba eftando 
I ■'' a penas nucftro cxerciro aloxado, 
I vino vn gallardo 111090 perguntando 
e<ío eftaua cI capitán apofenrado. 

Y a fu prefencia el Bárbaro llegando 
tcon tono íínrcfpeto leuantado 
auiendolc juntado mucha gente 
echo la voz diziendolibremcntc. 

Ji > Capitán Chriftianofi ambicíofo 
eres de honor con titulo adquirido 
al oportuno tiempo venturofo, 
tu proípera fortuna te ha traydo, 
Qik el gran Caupolicano deíTcoíb 
de probar tu valor encarecido. 
ü tal vil tudy esfuer/ro en ti fe halla 
pide de foloa folo la batalla. 



A tüc fiendo depcrfonas informado 
;1 ; ,! í '! <]ue eres mancebo noble floreciente 
Y ' en la arte militar exercitado. 
Capitán y cabera defta gente. 
Dándote pro ventajad? fu grado 
la eleftion de las armas francamente 
fin exception de condición alguna 
quiere pr ouar tu f uerp, y fu fortuna. 



i«^ 



I ;; ¡rl qual por entender que mueftras gana 
I ' ' de encontrar el cxcícito Araucano 
J te auiíaque al romper deia mañana 
^ fe vendrá a prcfenrar eneftc llano, 
Do con firmeza de ambas partes llena 
en medio ddos campos,mano a mano 
íi quieres combatir fobreeftre hecho 
remitirá alas armas el dcrcdio. 



Coa 



DE LA ARAVCANA. í^t 
:on viCtoy condición que fi vencieres 
fomcterála licrraatuobedicncín, 
y dclpodrns hazcr loque quifiercs 
fm vfar de rcfpcto ni clemencia, 
Y quandotu por el vencido fueres, i 

libre te dexará en tu preeminencia , , 
qucnoquicieono premio, ni otragloru 
fmo folo el honor de la viiona. 

klira que folo que cfta voz fe efticnda 
coníi?ues nombre;' fama de valiente 
ven qtianto el claro Sol fu$ rayos tienda 

durar L tu memoria entre la gente. 
Pues alfin fe dirá que por contienda 
entrañe v a krofa y dignamente 
en campo con el gran Caupolicano 
pcrfona por pctfona,;' mano a mano. 

Eftoes aloque vengo y aíli pido 
te rcfucluas en brcuc a tu aluedrio, 
í¡ quieres por el termino oíFrccido 
rchufar o acetar el defafio. 
Que aiiq el peligtoes grande y conocido, 
de tu alnueza y animo confio, 
que alfin íatisfaras con ofadia 
a tu eftimado honor, y al que me cmbia. 

Don García le refponde.foy contento 
de acetar el combate,^ le affeguro 
que al plazo puefto y feñalado aíTiento 
podra a fu voluntad venir feguro. 
El Indio que efcuchando cftauaatento 
muy akgreiedixo:yotejuro 
queefta oíada refpuefta eternamente 



te dcxata famofo entre la gente. 



Conr^ij 



<\i''\ i!, 



) • I 



;V't 



II.PART. CANT. XXy. 
'>Con efto fin paíTar mas adelante 
/í Jas eípaldas boluióy tomo la via, 
.1 moftrandoporfu termino arrogante 
fc en la pocaopinion que nos icnia. 

Alguno» viioalli que en el fcmhJantc 
í juzgaron fer mañoía y doble eípia 
.' que yua a reconocer con cfte tiento 
< la geutey pertrechado aloxamicnto. 



^1 Venida pues la nochclos Toldados 

< en orden de batalla nos pulimos 
: y alas derechas picas arrimados 

1 contando las eftrcllas cfluuimos, 

< Del íiieño y graues armas fatigados, 
I aunque crédito entero nunca dimos, 
j al Indio por penfarquefolo vino 

] a tomar lengua, y descubrir camino. 



j ,, I f^ Ya la cípaciofa noche declinando 

jU' ( traílornaua al Ocafo fus eñf ellas, 

( ^ la Aurora al Orientedefpuntando 

i dcíluftraua la luz de todas ellas: 

; Las flores con fu freíco humor rociando 

] reftituyendocn fu color aquellas 

í que la ti'niebla lóbrega importuna 

( las auia reduzído a fola vna. 



I L. i; ?! Qijarido con alto y íiibito alarido 

^ ( aperecioporvnoy otrolado 

] 1 en tres diuerfas partes diuidido 

¡ el cxercito Bárbaro ordenado. 

j Cada efquadroB de gente muy fornido 

i que con gran mueftra y paílb aprefurado 

j yuán en ygual oiden como cuento 

1 cercando nueítrpcftrccho aioxamicnta 



La 



DE LA ARAVCANA. 52V 
i acntc de cauallo aparejada 
foijre las riendas la enemiga cfpcra. 
mas antes que UegaíTc anticipada, 
fe aiioia por vna alpcra ladera, 
Y al cíquadron finicftro encaminada, 1 

le acomete furiofa de manera 
que vn terrapleno y muro podcrofo 
no reíifticra el impitu furiofo. 

:ro Caupolican que gouernando 
yua aquel eíquadion algodelSntc, 
el paflb hafta fu gente retirando 
hizo calar hs picas a vn inflante. 
Donde los pies y bracos afirmando 
en las agudas puntas de Diamante, 
recíbenelfuror y encuentro eftraño,^ 
hazicndo en los primeros mucho daño. 

/"nos fin alas con ligero huelo, 
defocupan atónitos las filias 
otros bueltas las plantas hazia el cielo 
imprimen en la tierra las coftillas: 
Otros que no prouaron alli el fiíelo 
por apretar mas rczio las rodillas, 
aunque mas fe moftraron esforzados 
quedaron del encuentro mal tratados. 

De fus golpes losnueftros no faltaron 
que todos fin erra fueron derechos, 
quales de banda a banda atraueflaron. 
quaics atropcUaron con los pechos: 
Todos en vn inflante fe mezclaron, 
viniendo a las efpadas mas cftrechos, 
contal priefla y rumor que parccia 
la cfpantofa V ulcanca hatreria. 



E! 



I 



l.f,í> 



ILPART. CANT.XXV. 

If ';C;i biauo General Caupolicano 
'^' ' rota la pica , déla msfa afierra, 

y ala derecha, y alayzquierda mano, 
hiere, dcftro/ra, mata , y echa a tierra í 
Hallando junto a fia Talabcrano, 
Jos dientes^ el furiofo puño cierra 
deícargandole encima tal puñada 
que le abollo enlos caicos la celada. 



■ | ^l^í^'Vraseftc otro derriba, y otro mata 
j > ' ■ que fue portu defdicha el mas vezin* 
abre, dcftro^a, rompe, y desbarata, 
I haziendollanoclafpero camino. 

Y a Tatñbo, Yanacona, aífi arrebata 
I que como halcón a pollo, o palomino» 
I íin poderle valer los mas cercanos 
le ahoga y dcfpedaf aVntre las manos. 

, , I V f /'¡"iernal, y Lcucoton que dcíTeando 
I ' \ andauan de encontraríc encfta dan/"», 
I fe acometen furioíbsdefcií gando* 

los bracos con ygual yra y pu;an/:a> 
y las altas cabeipas inclinando 
a íii peíar vfaron decrian/ra, 
^ hincando a vn tiépo entrábos , las rodillag 
con vn batir de dientes y ternillas. 



u 



ú 



Mas cada qual de prefto fe endereza, 
comentando vn combate fiero y crudo 
y a tiran alos pies, y a ala cabera, 
^a rompen la celada, y á el efcudo, 
Aílí pues anduuieron vna p'icfa» 
maspaílar ad .lantc efto no pudo 
q vn gran tropel de gentes que embiílierS 
por fuer/a a íii pelar los dcrparticion* 

El 



DÉLA ARA ve ANA. 9i V 
cfquadron de en medio viendo aíida ., 

or el cuerno derecho U contienda 
acelerando el tiempo y la corrida 
icudc a focorrcr con furia horrenda, 
ylas nucftragentcen tercios repartida i 

a falc a recebir a toda rienda, 
Y del terrible eftruendo j/ fiero encuentro ^ 
la tierra fe apretó contra fu centro. 

uo muchas cay das feñaladas 
arandes golpes de mapsy picafOS, 
Fancas. fforguzes y armas enhaftadas, 
bularon hafta el cielo en mil pedacos, 
Vienenen vn momento alas efpadas 
y aun otros mas coléricos a bracos 
dandofe con las dagas y puñales, 
heridas penetrables y mortales* 

I fiero Tucapel auiendo hecho 

lu encentro en lleno y muerto v n buen lol- 

poco del dieftro golpe fati.techo ( dado 

fe arrebató vn eíloque acicalado. 

Con el qual barreno a Guillermo el pecho 

y de vn rcbes y ca)o arrebatado 

arrojodoscabc^as conceladas, 

muy lexos de ílis troncos apartadas. 

íata de vn golpe a Torbofacilmentc 
y dio a luán Yanaruna tal herida 
que la armada cabera por la frente 
cavo ínbrc los hombios diuidida, 
Rebucluedccftocadadieftramente, 
y al robufto Picol quitóla vida, 
perocncfta fazon inaducrtido 
Semas de diez efpadas fue herido. 



iu«; 



) I- . i. 



:a 



f II.PART. CANT. XXV. 

'■:{] Carga íóbrel en efto mucha gente 
' j ai rumor del cftrago que fonaua» 

y cercándolo en torno rcziamcntc 
' (en confufo montón) le fatigaua, 
^ Mas el con gran defden y altiua frente 

j ' de tal manera el bra^o rodeaua, 
j qué a muchos con caítigo^ eícarmicnto 

les reprimió el furor y atreuimiento. 

il^í^'r Tanto en mas yray mas furor fe cncicnd< 
quanto el trabajo y el peligro crece 
que alh la glorJa y el honor pretende, 

I donde mayor dificultad fe oífrccc. 

Lo mas dudofo y de mas riefgo cmprcm 

I y poco lo poííible k pa refce 

I que! pecho grande y animo imbenciblc 

ic allaua y facilita loimpoiriblc. 



I ^- j), fij El vltimo eíquadron y mas copiofo 
fu derrota y defigniopioííguiendo 
con paío (aunque ordenado) preíüroíb 
por la tendida loma yua ííibiendo, 
y enel defpuefto llano y efpaciofo, 
nucftro eíquadron del todo deícubriendc 
fe detuuo algún tanto aftutamente 
reconociendo el íitioy nudha gente, 
. 

I|j.|:í ] Delante deíTaeíquadra pues venía 
elmofo Galbariníargenteando 
que fus troncados bracos dcfcubria, 
las llagas aun fangrientas amoftrando. 
De vn canto al otro apriefla difcurria 
cldaño general repreíentando, 
encendiendo en fijior los corafoncs 
con mueñras cficazes y razones. 



DE LA ARAVCANA. j» V 
zicndo, A vakntiíTimos Toldados 
ap dianos dcfte nombre en cuya mano 
>y la S)rtunajífauoiablc hados 
lan pucfto el fcr y crédito Araucano: 
Edad de la visoria confiados i 

juc eíTc tumulto y aparato vano 
:s todo el remanente, y ion las hezcs 
k los que auey s vencido tantas vezcs, 

rfta poftrer batalla fenecida 
de vofotios aífi tan deflcada, 
noquedacofaya que nos impida, 
ni lanfa cnhiefta.ni contraria efpada. 
Miradla muerte infamc,o trifte vida 
que eftá para el vencido aparejada, 
los crueles tormentos excefsiuos 
queel vencedor promete oy a los viuos. 

ucfi cnefta batalla foys vencidos, 
la ley perece,^ libertad fe atierra, 
quedando al duro jyugofomeiidos, ' 
inabiles del vfo de la guerra. 
Pues con las brutas bcftias fiemprc vñidos, 
aueys de arar y cultiuarla tierra, 
haziendo los ofrícios masfcruiles, 
y baxos exercicios mugcrilcs. 

cncd varones pues en la memoria 
que la deshonra eternamente dura, 
y que perpetuamente efta visoria, 
todas vucftras hazañas aflegura, 
Confiderad Toldados pues la gloria 
que os tiene aparejada la ventura, 
y el gran premio y honor q como digo 
vn ux\ breuc trabajo irac configo, 



Que I,, 



,í''l ;l 



n. PART. CANT. XXV. 

f < Que aquel que íc moftrarcbuen foldado 
' tendrá en íu mano fer lo que quifierc, 

que todo lo que aucmos deíTeado 
I la fortuna con ello, oy nos requiere, 
Td iTibien pienfe que queda condenado 
por rebelde y traydor quien no vender 
qué no ay vencido jufto, y fin caftigo 
qucdandopor juez ya fu enemigo. 



11 i'Ji- 



De tal manera el Bárbaro valiente, 
defpertaua la yra y la efperan/a 
que el eíquadron a penas obediente 
podía ftiíFiir el orden y tardanza, 
Mas jfa que la feñal vltíma fiente ¡ 
con gran refoluciony confíanp 
derribando las picas bien cerrado 
yrfedexó de íuturoTlIeuado. 



m^ 



Enel cíTcnto y Pedregofo llano 
que mas de vn tiro de arco íe eftendía 
nueftro efquadro aun tiépo mano a mati 
affi miímo al encuentro le falia, 
Donde con mueflra y termino inhumar 
y el gran furor que cada qual traía 
íe embiRen los ayradose^uadrones, 
cayendo cuerpos muertos a montoncs- 



1 1,. |! í No duraron las picas mucho enteras, 

que en rajas por los ayres difcurneron 
las eftendidas mangas y hileras 
de golpe vnas con otras íe rompieron, 
Vuo muertes alli de mil maneras, 
que muchos íin heridas perecieron 
del poluo,y dclas armas ahogados 
Otros de encuentros fuertes cíir diados. 

Trab 



DE LA ARAVCANA. 9Í 
abafc entre ellos vn combate horrendo 
on heiboioraprieflay rabia eftraña 
odos en vn teíion y oual, poniendo 
;a cftrcma induftrialapujan^ y maña. 
Sube alos cielos eltürioíocftrucndo, 
retumba en torno toda la campaña 
cubriéndolos lugares delcubici tos 
la cfpeíra Uubiaddos cuerpos muertos. 



Vt.l 



leruc el coraje, crece la contienda, 
y el batir fin ccirar fiempre mas fuerte 
no ay malla y pafta fina-que defienda 
la entrada y paflb ala furiofa muerte. 
Que con irreparable furia horrenda, 
todo ya en fu figura lo conuiertc, i 
naciendo del mortal y fíei'O eftrago 
de efpelTaiy negra langre vn ancho lago. 

engo orguUofo que al finieftro lado 
^ua fiempre auibando la pelea 
déla roedora afrente cftimulado 
que en Mataquito recibió de Andrea, 
El ronco tonoy bra<jo Icuantado 
difcurre todo el campo y le rodea, 
acá;' alia por vna y otra mano, 
llamaiido dencniigo nombre en vano. 

Lndrea pues aíli miCítiO procurando, 
fenecer la quiftion le dciTeduaí 
mas lo que el vno y otro y ua bufcanda 
la dicha deles dos lo defuiííua: 
Qucl Itahano mo^o peleando 
cnel otro efquadron diftante andaua, 
haziendo por fu eftraña fuerza coías, 
que aunque Ucius eiaa laílimofas. 

^ Mata 




I ni 



II.PART. CANT.XXV. 
I; Mata de vn golpe a Trulo»y endereza 
' la dura puntad y a Pinol barrena, 

y fin braf o a Tcguan vna gran pie^a 
I le arroja dando bueltas por la arena. 
Licúa de vn golpe a Changle la cabefa, 
y por medio del cuerpo a Pon cercena, 
hiende a Narpo hafta el pecho yy a Bracólo 
como Grulla le dexa en vnpiefolo. 






•'H ' 



Vcy s pues aquí a Oropello , clqual haziédc 
venia por efta parte mortal guerra, 
que al gran tumulto y vozes acudiendo, 
vio cubierta de muertos la ancha tierra, 
Y al Ginoues gallardo conociendo 
como vn cenado Tigre con el cierra, 
alta la maca y encendido el gefto, 
fobre las puntas delok^iesenhiefto. 



W 



Fue de la ma^a el Ginoues cogido 
en el alto crefton de la celada 
que todo le aboUójf quedó Túmido 
Ibbre la eftofa de algodón colchada: 
ElHmo el Italiano adormecido, 
gomita fangre la color mudada , 
y vio dando de manos por el fuelo 
vislumbrcsy relámpagos del cielo. 



Redobla otro el gallardo mo^o luego 
con mas furor y menos bien guiado, 
que a no fer a foflay o el fiero juego 
del todo entre los dos fuera acabado: 
El Ginoues defatinado y ciego 
fue vn poco de traues, pero cobrado, 
fe pufo en pie con priífea no pcnfada, 
kuantandoa dos manos la ancha cfpada. 



DÉLA ARAVCANA. 96\ 
in carcma rabia y fuerza rara 
,brcclioucnlacala de manera 
ue fiel ferrado leño no cruzara, 
e arriba abaxo en dos le diuidiera 
fajó el tronco ciual junco, o tierna bara, 

riUefpadaclhilonoiorcicra 
)cnctrau3 tan honda la herida 
juc priuaraal manccbodc la vida. 

icndoCe el A raucano pues fin maca 
no por eíTo amay no al furor la v ela, 
antes con gran prclkza de b plap 
arrebata vn pedaco de rodela, 
Que fin detener puntofclo embraga, 
y como quien peligro no recela 
con folo el trof o del bafton cortado 
aguija al CBiaíigo confiado. 

i rióle enlacabcfa ,y a vnamano 
falto con ligereza y dicftro brío 
hurtando el cuerpo, aífi quel Italiano 
con la cfpada acotó el ay re vazio, 
quifo hazerlootra vez mas falio en vano 
que entrando rczio al tiempo del dcíuio, 
fue el Ginoues tan preftoquc no pudo, 
fino cubrir fe con eUoto cfcudo, 

icho por tierra lafuriófa cfpada, 
del defenfiuo efcudo vna gran piffa, 
baxandp con rigor a la celada, 
que defender no pudo la cabera, 
Hafta el cafco caló la cuchillada, 
quedando el moco atónito vna piefa, 
perocnfi buelto', viendoletan junto, 
fe echó los fuertes bra<¿os en vn punto- 



£1 í 



: ,' ii.PARf. CANT. xxr. 

iéfl! \¡X'-- II brauoGinoues que al fiero Marte, 
' 'i ' ! ' peníaua defmembrar, rczio Ic afia, 
¡ ' i pero falio engañado que en efta arte, 
' ! ' ninguno al diellrojoucn le excedía: 
Rebucluenfc por vna y otra parte, 
[ el vnoalpie del otro rebatía» 
I intricancfo las pieinasj' rodillas, 
con dieftrasjí engañólas zancadillas. 



.f\f. 



\ltí 



,,ií 



U 



Don García de Mcndofa no paraua 
antes como animofo y diligente 
vnas vezes ayradopelcando, 
otras, yua esfor/rando allí la gente: 

' Tan poco luán Remon ociofa cftaua, 
que de íbldado y capitán prudente 
conygual difciplina £excrcicio, 
Vfaua en fus lugares el oíficio. 

Don Miguel y don Pedro dt Aütndaño, 
Ouiroga, luán lufre, Cortes y A randa, 
con animo esforzado y rieígocftraño, 
fuíientan todo el peíb de fu vanda, 
También hazcn tStáOy mucho daño 
Rcynofo, Peña, Cordoua, y Miranda, 
Bernal, Laíarte, Ca'lañeda, Vlloa, 
Martin Ruyz y luán Lopes de Gáímboa.' 

Paílaranlo pues mal al otro lado, 
fegun la mucha gente que acudía, 
íi don Felipe, don Simón, y Prado, 
don Francifco Arias, Pardo y alegría: 
Yarrios, Diego de Lira, Coronado, 
y don luán de Pineda en compañía 
con valerofo esfuerzo combatiendo, 
no fueran los contrarios reprimiendo* 

Tambiej 



DE LA ARA ve ANA. 5;V 
amblen acrecentauan el eftrago, 
Florencio de Efquibcly Altamirano, 
Villarocl,Moran, Bergara,y Lago, 
Godoy, Gonzalo Heinadez, y Andiano , 
Side todos mención aquinohago, i 

no culpen la intención finóla mano, 
qucno puede efcieuii lo que hazian, 
tantos como alli a vn tiempo combatían. ' 

onaua alafazon vn gran ruydo, 
tnclotiocrquadron de mediodía, 
y era que el fiero Rengo cmbrauecido, ' 
licuado de fu esfuerzo y valentia: 
Se auia en la batalla aíTi metido, 
que bolucr alos fuyos no podia, 
y de menuda gente rodeado, 
andaua mu^ herido y acoíTado. 

Aunque íe cmbuelue entre ellos dcmancra 
al vn lado, y al otro golpeando, 
que en rueda los hazia tener afuera, 
muchos en daño agcnoefcarmentando: 
Pero la tmba, acá ya allaligera, 
leva por todas paites aquexando, 
con tiros, palps,^ armas enhaftadas 
como a fiera de lexos arrojados. 



Vno dexa tullido^ otro muerto, 
fin valerles defenfa ni armadura, 
aquien acierta golpe en dcfcubierto, 
del todo le deshaze y desfigura; 
. Y el de menos cíFcao y mas incierto, 
quebranta bra^o, pierna, o coyuntura, 
vieran arnefes rotos y celedas, 
junto con las cabeps machucadas 



Mas 



I A-' 



II. PART. CANT. XXV: 
Á3S aunque como digo combatiendo, 
moftraua esfuerzo y animo inucnciblc 
levan a tanto eftrecho rcduziendo 
que poder efcapar era impoíTible: 
Y por mas que fe esfuerza rcfiñiendo 
al fin ^ra de carne, era íenfible, 
y el furiofo y continuo mouimiento, 
la fuerza le ahogaua, y el aliento. 



','f il^*; Eílaua ya cnelfuelovna rodilla, 
' que aun a penas a fi fefuftentaua, 

y la acntc folicita en quadrillá, 
I íín dexarle alentar le fatigaua: 

(guando dcla otra parte por la orilla, 
I déla alta Loma Tucapel ilegaua, 
I haziendo con la yfada^y fuerte ma^a, 
por donde quiera que yua larga pla^a. 

! i fi k Coi«<^ el Toro feroz desjarretado, 
' ' quando brama, la lengua ya facada, 
que déla turba multa rodeado, 
procura cada qual prouar fu efpada: 
Y cncfto de repente ai otio lado, 
la ceruiz yerta y frente leuantada, 
afoma otro famofo de Xarama, 
que deshaze la junta, y la derrama, 

'^: I' ' Aflíi el famofo Rengoya ene! fuelo, 
hincada vna rodilla combatia, 
en medio del montón que fin recelo 
poco a poco cerrándole venia ? 
Quando el fangrientoj' brauo Tucapelo, 
queporalli la grita le traya, 
viéndole aíli tratar íín poner duda, 
f ompe por el tropel a darle ayuda. 



DE LA ARAVCANA* 9V 
)ex6 por tierra , quatro o fcys tendidos , . 
queeftrcchapla^ay paíTo le dexaron, 
y los otros en circulo cfparzídos, > 

"del fatigado Rengo íc arredraron: 
Y contra Tucapel embrauezidos i 

las armas y la grita enderec^aron, 
mas el daua de fi tan buen defcargo, 
cjuc los hazia tener bien alo largo. i 

Lleaofe a Rengo , y dixo aunque enemigo. 
csfuei(ia.esfucrp, Rcngo,ten oy fuerte, 
que el impar Tucapel efta contigo, 
y no puedes tener íinieftra fuerte. 
Que el profperodeftino y hado amigo, 
te tiene aparejada mejor muerte, 
pues efta cometida al braf o mío . 
ü cumples a fu tiempo el dcfafío. 

Rengo le rcfpondio.fi ya no fuera, 
por ingrato en tal tiempo reputado, 
contigo, y con mi debito cumpliera, 
que no eftoy como pienfas tan canfado: 
Eneftomas ligeroquefi vuiera, 
diez horas enel lecho repofado 
fe pufo en pie » y a nucftra gente aíTalta 
firme el membrudo cuerpo y la maca alta, 

Tucapel replicó, feria baxeza, 
y cofa entre varones condenada, 
acometerte vifta tu flaqueza 
con fuerza y en fazon auentajada: 
Cobra.cobra tu fuerza y entereza, . 
que el tiempo llegara que efta ferrada, 
te de la pena y muerte merecida, 
como oy , te ha dado claro aqui la vida, 
lia Nfl 



I'U 



It PART. CANT. XX\r. 

Ij' > ^o fe dixerou iTias,y por la via, 
j! ' los dos competidores Araucanos, 
^ haziendofc amiftad y compañía, 
1, I juan como íi fueran dos hermanos, 
j Guardaua el vno al otro y defendía, 
, ' ^aííi con diligencia y prcftas manos, 
I abriendo el cíquadron gallardamente 
llegaron a juntarle con fü gente. 



j, ilj* En eftoa todas partes la batalla, 

andaua muy reñida^ íanguinoía, 
con tal furia y rigor que no fe halla, 
I perfona fin herida ni arma pciofa; 
Cubre la tierra la menuda malla, 
I y en la remota Turcia cabernofa, 
I por fuerza arrebatadosidcios vientos, 
hieren los duros y alperos acentos. 



Jíl'i 



tira el rumor del vno y otro vando, 
y de golpes ía furia apreíTurada, 
como ventofay negra nube quando, 
de Rulturno odel Zephiro arrojada, 
Lan/ravna piedra fubita dexando, 
la rama de fus hojas defpojada, 
y los muros, los techos y tejados 
ion conpriefla terrible golpeados. 



/ues de aquella manera, y mas furioías. 
Jas homicidas armas dcícargauan, 
V con hondas heridas rigurofas 
ios íangninoíos cuerpos defangrauau: 
Elgran ruojory vozes eíbantofas, 
en los vezinos montes relonauan, 
ti mar confulb alfíero fon retruxo, 
de fus hinchadas olas el refluxp. 



Pero 



DE LA ARAVCANA. fr- 

>crola parte que ala y zquierda mano 
la batalla pr imci o auia trabado, 
donde por fu valor Caupolicano 
contrartaua el furor del duro hado: 
A pura fuerza el efquadron Chnltiano, 
del contrario teüon íbbrcpujado, 
comcnco poco a poco a perder tierra 
hazia la efpeíTafald adela fierra. 

Fue tan grande la pricíTadcfta hora, 
V el irípitu del Bárbaro potente, 
que por el Araucano en v02 fonora, 
fe cantóla vidoria abiertamente. 
Masía miOna Fortuna burladora, 
la rueda reboluio fubitamcnte, 
en contra de la parte mejorada, 
barajando la fuerte declarada. 

Que el vltimocfquadron donde cftribaua 
nueftro poftrer remedio y efpcran<¿a, 
xnetidoenekontrariopeleaua, 

> haziendo fiero eftrago, y gran matanca: 
Que ni el valor de Ongolmo allí baftaua 
ni del fuerte Lincoy a la puian^a, 
ni yo bailo a contar de vna vez tanto, 
que es fuerza difirirlo al otro canto. 

FIN. 




iV. 



: .f l'f 



'H 



iiüi 

. H.PART.CANT. XXVr. 

EN ESTE CAKTO SE 

trata el fn de la 3 at alia, y retir A'* 
da de los uAraucanos , la obftina^ 
€ÍQtí y pertinacia de Galbarim^ 
y Jií muerte: afsi mijmo fe pin- 
ta el hrdiny eftancia del 
%ÍagÍ£o Thiton- 



: CAUTO VEYUTE 

I r sErs. 



. \ \ \ f; í]^ Adiepuede Ilamarfc venturofb, 
■ ' IN hafta ver de la vida el fin incierto, 
ni efta libre de] martempeftuoíb, 
quien furto no fe vee den ti o del puerto; 
Venir vn bien tras otro,es muy dudofo, 
y vn mal tras otro mal, es fiemprc cierto 
jamas proípero tiempo fue durable, 
ni dexo de durar el miícrable. 



u 



%\ exemplo tenemos en las manos, 
y nos mueftra bien claro aqui la hiíloria 
quan poco les duró alos Araucanos, 
el nueuo gozo y h cngañoía gloria: 
Pues licuando de rota a los Chriftianos, 
y auiendoj/a cantado la vi ftoria, 
délos contrarios hados rebatidos, 
quedató vencedores los vencidos. 



Que 



DÉLA ARAVCANA. lOe;* 
W como os dixc, el cfquadron poftrcro. 
adonde portcftigoyovcnia 
ganando tierra fiempre mas entero 
al Barbaroenemigo retraía: , 

Que aunque el fuerte Lincoya el delantero 
ala aduerfa fortuna refiftia, 
nopudorcriftirvltimamentc 
dimpituylafurUdclagcntc. 

?or vna erpcffa y afpera quebrada, 
que en medio de dos lomas le hazia. 
la barbara canalla quebrantada, 
la dañofa fobcruia y ofndia: 
Yá del torpe temor leñoreada, 
csforcadasefpaldasreboluia. 
huvervdodela muertcel roftroayrado, 
que clara atodos ya ft auia inoarado. 

Sixnicn los nueftros la viaoria a prieíTa 
Sue aun no quieren venir enel partido, 
y déla inculta breña^ Selua efpefla, 
inquieren lo fecreto y efcondido: 
ti aran eftrago y mortandad noceua, 
tóael dcftrofo y afperoruydo. 
tirando a tiento golpes y eftocadas, 
por la efpefura y matas mtricadas. 

lamas délos monteros en oxeo 
fue ca«ja tan bufcada y perfeguida, 
quando con ancho circulo y rodeo, 
es a termino eftrecboreduzida: 
Que conimpacientifsimo dcileo, 
atajados los paíTos y huy da, 
arrojancn las fieras monteíinas, 
lanf as, dardos, venablo* jaualmas. 

11+ Cor 



I l*(l 



II. PART.CANT. XXVI. 

, , I } ,¡ ^omo los nucftros hafta alli Chriftianos 
' ! í Z ^"^ ^°^ términos lícitos paíTando 
, ¡I c5 crueles armas y ados inhumanos, 
l'i f!yuanlagranvi£toriadcfluftrando; 
j Que ni el tenHirfe puertas ya las manos, 
, ' la obediencia y feruicio pro teftando: 
j baftaua aquella gente deíalmada, 
a reprimir la fuiia déla eípada. 



I lJ[ f ^fsicl entendimiento y pluma mía, 

aunque vfada al deftro^o dcla guerra, 
huye del grande eftrago q ue eft e dja, 
I vuo en los dcfenforcs de fu tierra: 
La fangre que en arroyos y a carria, 
I por los abiertas grietas déla fierra, 
I laslaftimas, las voze^y gemidos, 
deles miferos Barbaros rendidos. 



I J íif; rtCosdcla yzquicrda mano que miraron, 
í ' , i fu mayor efquadron desbaratado, 
perdiendo todo el animo dexaron, 
la tierra y el honor que auian ganado, 
Afsi la trompa a retirar tocaron, 
y con pafo aunque largo concertado, 
altas y campeando las banderas 
fe dexaron calar por las laderas* 



'H^: 



ENo fera bien paíTar calladamente, 
la braueza de Rengo fin medida, 
pues que desbaratadaya fu gente, 
y puefta en rota,^ mi fera huyda. 
Fiero, ^nogantc, indómito, impaciente, 
fin mirar al peligro déla vida, 
dando mas furia ala ferrada nia^a^ 
folo íuítenta la ganada piafa, 

Y alli 



DE LA ARAVCANA. x«i:*l| 
alli como inucnciblc y valer ofo, 
Ibloertuuogran raro peleando, 
paovicndodnaba)oinfrutuoro, 
y ocnte va ninguna de íu vando: 
cSn naíTotardcgrauey elpaciofo, 
bolui¿do el tofti o atrás de quando en qua. 
tomo ala mano dicftra vna veieda, ( de 
harta entrar en vn bofquc, y arboleda. 

Dondey a déla gente deftrofada. 
auia el temor algunos clcondido, 
pero viendo de Rengóla llegada 
cobrando luego el animo perdido, 
ConnucuoesfueifO,y mueftra confiada 
en efquadron formado y recogido, 
bueluenel roftroy pechos esforzados 
ala corriente délos duros hados. 

Yo que de aquella parte difcurriendo 
abueltas del rumor también andaua- 
la grita y nucuo cftrcpitufintiendo, 
qufenel vezino bofque lefonaüa, 
Aprcfure los paíTos acudiendo, 
hazia donde el rumor meencaminaua, 
viendo al entrar del bofque detenidos, 
algunos Efpañoks conocidos, 

íftaua a vnladolua Rcmon gritando, 
a ellos cauaDcros que no es nada, 
mas todos el peligro ponderando, 
diffícultauan la dudofa entrada. 
Yo pues ala íazon a pie arribando, 
donde cftauala gente recatada, 
luán Remon que m.e vio luego de frente, 
quifo obligarme alli publicamente. 
^ li 5 Di2icnd¡ 



i A 



''I ll 



ir. PA.RT. CANT. xxvr. 

^izicndo, o don Aloníb quien procura, 
( ganar eftimacion j aucnta jarfe, 
' . eftc es el tiempo, y buena coyuntura 
I ■ en que puede con honra feñalaríc 
■No impida vueftra fuerte cfta eípeíTura, 
donde quieron los Indios cntregaríe, 
que eí que abriere la entrada defendida, 
le fera la viíloria atribuvda. 



; I i)\ íVJyendopues mi nombre conocido, 
i' y que todos boluieron a mirarme, 

del honor y vergüenza compelido, 
no pudiendo áá trance y a cfcufarme? 
¡ Por lo efpcffb del bofqucy mas temido, 
I comencé de romper y auenturarme, 
fíguiendome Arias Pai^do Maldonada, 
Manrique, don Symon,^ Coronado. 

1, b 'fiif;^-'OS qualesde viuírderefperados, 
« ' ; ' _ los obftinados Indios enuiftieron, 

que en vna efpeíTa muela bien cerrados, 
las Efpañolds armas atendieron, 
Eneftoyaal rumor por todos lados, 
de nucftra gente m.uchos acudieron, 
comentando con furia prefurofa, 
vna guerra fangricnta y peligrofa. 



M 



JS^enucuafe el dcflrof o rcduzicndo 
a termino dudofo el vencimiento, 
el menos animofo acometiendo, 
cimas difficultoroimpedimiento: 
Qual fera aquel que pueda yr efcriuiendo 
ddos bracos la furia y mouimicnto, 
y defte y de aquel otro la herida, 
y quien a qual allí quito la vicia. ^ 

^ Vnos 



DE LA ARAVCANA. lo' 
Vnos hienden por medio , otros varrcnan 
de parte a parte los ay rados pechos, 
otros n\uslosy cuerpos alh /rercenan, 
otros miembro por miébro cae deshecho! 
Los duros golpes todoclbofque atruenar 
andando de ambas partes tan eftrechos, 
que vinieron algunos de impacientes, 
alos bracos, a puños / alos dientes. 

Pero la muerte alli diffinidora, 
dcla cruda batalla porfiada 
ayudando ala parte vencedora, 
rematóla contienda y gran jornada: 
Que la gente Araucana en chica ora. 
en aquciíitiocflrechodeftro^ada, 
quifo rendir al hierro antes la vida, 
que al odioroEfpañol quedar rendida. 

Tendidos por el campo amontonados, 
los indómitos Barbaros quedaron. 
y los de mas con paflbs ordenados, 
como ya dixe atrás fe retiraron: 
Demanera, que ya nueftros Toldados, 
recogiendo el dcfpojo que hallaron, 
y vn numero copiofo de prifiones 
boluier on a fu afs Jento y pauellones. 

Fueron entre eftos prefos efcogidos, 
doze los mas difpueftos y valientes, 
que en las nobles iníignias y veftidos 
moftrauan fer perfonas preeminentes; 
Eftos fueron alli conftituidos, 
para amenaza y miedo délas gentes, 
quedando por cxemplo y cfc^^miento 
colgados délos arboles al viento. 

li í Yi 






fH 



II. PART. CANT. XXVI. 

no ala íazon al feñalar llegando, 
^ déla cruda ícntencia condolido, 
faluarquiíe vno Helios alegando, 
' ' auerfe a nueñrocxcrcito venido: , 
Mas el luego los bracos leuantando, 
qued^baxodelpcttoauia cicondido, 
mofti o en alto la falta délas manos, 
por los cortados troncos aun no fanos. 

^\ ftra pues Galberino efle qué cuento, 
de quien el canto atrás os dio noticia 
que porque fueíTe exéplo y efcarmiento. 
Je cortaron las manos por jufticia: 
El qual con el víadoareuimicnto, 
moftrando la encubierta enemicicia, 
lín refpeto ni miedo déla muerte, 
hablo mirando a todos defta íijjcrtc. 



I J f| r; ?0 gentes fementidas deteftablcs, 
I , indignas déla gloria deftc dia, 

hartad vucftras gargantas infacíables, 
cneíla aborccida fangre mia, 
Que aunque los fieros hados variables, 
traftornen la Araucana Monarchia, 
muertos podremos íer, mas no vencidoSt 
ni los ánimos libres oprimidos. 

k 1^ ííío penfey s qucla muerte rehuíamos, 

que en ella eftríua y á nucíba efpcran^a, 
que fi la odiofa vida dilaramós, 
es por ha^er mayor hueftra venganza: ; 
Qoequandoel julio tin noconfigamos, 
atenemos enlacípada confianp, ^ 
que os quitara en no! orí os convertida, 
la gloria de poder damos la vida. 

Sus, 



DE LA ARAVCANA. i6^l| 
Sus, puesyajquecfperaj/s.oqucos detiene 
de rio me dar mi premio y jufto pago, 
la muerte jy no la vida me conuienc, 
pues con ella a mi deuda fatisfago: 
Pero ü agun defguftoy pena tiene, 
cfte importantc_y dcflírado trago, 
es no veros.primero hechos peda<jos, 
con eftos dicntcsy troncados brafos. 

Uctal manera el Bárbaro esfor^ade, 
la muerte en alta voz folicitaua, 
déla mfelice vida/a canfado, 
que largo erpacio a fu pefar duraua, 
Yenel aentil propoííto obftinado» 
dizicndonos injurias procuraua 
vn fin honrofo de qualquiera efpada, 
y rematar la mifera jornada. 

Yo que eftaua a par del confiderando, 
el piopofito firme^ cfadia, 
me opufe contra algunos procurando 
dar la vida, a quien ya la aborrecía» 
Pero al fin los miniftros porfiando 
que ala Talud de todos conucnia, 
forjado me aparte, y el fue lleuado 
a fcr con los Caziqucs jufticiado. 

A la entrada devn monte que vezino, 
cñade aquel afsien toen vn repecho, 
por elqual atrauiefla vn gran camino, 
que al Valle de Lincoj'a,va derecho: 
Con gran folennidad y defatino, 
fue el infulto y caftigo injufto hecho, 
pagando alli la deuda con la vida, 
cninuchas opiniones no dcuida. i -i 



i' . 

I ' I I 



IIPART. CANT. XXVL 

iTor falta de verdugo que no auia 

^ quien el officiovuicíTcacoíiumbrado 

quedo caíi por vfo de aquel día, 
' vn modo de matar jamas vfado! 
Que a cada Indio de aquella campañia 
vn bailante cordel le fue entregado, 
diziendolc que el árbol feñaJaíle, 
donde a fu modo cl mifmofe colgaflc. 



; ji iljí*'; flotan prcflo los platicos guerreros, 
!"■, del cierto aíTálto la feñal tocando, 
por efcalas, por picas,^ maderos, 
, íuben ala muralla gateando; 

Quanto aquellos Caziques q ligeros 
I por los mas grandes arboles trepando, 
I en vn punto alas cimas^rribaron, 
y délas altas ramas fe colgaron. 

¡ J íip; M^ías vno dellos algo arrepentido 
■ '< , de fu ligera prieíía y diligencia, 
anucftradeuocionyarcduzido, 
buelto pidió para hablar licencia: 
Y auiendofela todos concedido, 
con voz algo turbada y aparencia, 
los ánimos Chriftianos commouiendo, 
hablo contritamente, afsi diziendo, 

' li I ■ t Valeroíá nación , inuiña gente, 

donde el eftremo c^c virtud fe encierra, 
fabed quefoy Cazique, y decendicnic 
del tronco mas antiguo defta tierra. 
No tengo padre, hermano, ni pariente, 
. que todos ion ya muertos en la guerra, 
y pues fe acaba en mi la decendencia. 
os ruego vfey s comigo de clemencia. 

Qu¡. 



DE LA ARA^VCANA. 104* 
uifieraprofcguir, (i Galbariiio, 
que le miraua conayrada cara, 
(de fubito) falieiidole al camino, 
la domeftica voz no le ataiiara, 
Dizicndo puíilanimc mezquino, 
defluíliador de la progenie clara, 
porque a tan gran baxeza afsi te mucuc, ^ 
el miedo torpe déla muerte breuc. 

)ime infame, traydor, de fe mudable, 
tienrs por mas partido y mejor fuerte 
el viuii enefta vida miferable, 
que el morir como deue vn varón fuerte: 
Sigue el hado (aunque aducrfo) toierablc, 
qu'e el fin de los trabajos es la muerte, 
y es poquedad que vn afrentofo medio, 
te faque de la mano efte remedio. 

\ penas la razón auia acabado, 
quando el noble Cazique arrepentido, 
al cuello el corredizo lazo echado, 
quedo de vnaaira rama fufpendido, 
Tras el fue el audaz Bárbaro obftinado, 
aun a la mifma muerte no rendido» 
y los robuftos Robles deíla prueua 
lleuaion aquel año fruta nueua. 

Auida la victoria com o cuento, 
y el enemigo roto, retirado, 
dexando el infelicc aloxamiento 
todode cuerpos Barbaros fembrado 
Licitamos fíndcfman niimpedimiento 
ala*baxada,y fitiodefdichado, 
do Baldiuia fundo la cafa fuerte, 
y le dieion delbues infame muerte. 

Lcuan. 



' I, 



PART. CANT. XXVL 
íl^oíuantamosvn nraro bren emente, 
fluc el fitio déla cafa rodeaua, 
(donde el vagage, chufma, y remanente, 
I -con menos daño.j^ mas feguro eftaua: 
De allí la tierra en torno fácilmente, 
(fin ()oderlo cftoruar ) fe íalteaua, 
íiaziendo fiemprc inííancia y diligencia, 
de traerla íinfangrc ala obediencia. 



^ ¡^ •!; í^na mañana al comenf ar del dia 
falicndo^o a correr aquella tierra, 
donde por cierto auifo fe tenia, 
que andaua gente Barbara de guerra : 
Dexandovn ti echo atrás la compañía, 
I en vn bofcaje al pie de vna alta fierra, 
I fenti cerca vna voz enribegecida 

Diziendo, donde vas que no ay falida. 



I j fifi; ^ilkJolui el roftro,y las riendas bazia el lado» 
;' ,' , donde la eftrana voz auiafalido, 
yviaPhiton el tnagico arrimado, 
al tronco de vn gran Roble carcomido 
Sobre el herrado junco recoftado, 
que cómo fue de mi reconocido, 
del caualloralreligcramcnte, 
Taludándole alegre^ cortcímentc, 

I \- i í (''£1 níc dixo, por cierto bien pudiera, 
tomar de vos ligitima venganp, 
y en eí!a vueftra gente cjue anda fuera, 
q aiieys hecho enlos nueftros tal matanza: 
Pero aunque mas razón y caufa yuiera, 
haziendo de mi vos tal confianza, 
no quiero ni íera jufto dañaros, 
antes en lo que es licito anudaros* 

Ques 



DELAARAVCANA x©^ 
jcs orden délos Cielos que padezca, 
cfta indómita gente fu caftigo, 
y antes que contra Dios fe enfobcruezca, 
le abaxe la foberuia el enemigo, 
y aunque vucftra ventura agora crezca, 
no durara gran tiempo, porque os digo, 
que como alos de mas el duro hado, ^ 

os tiene fu dcfcuento aparejado. 

i la fortuna afli a pedir de boca, 
os abre el pafo prófpero ala entrada, 
grandes trabajos, y ganancia poca 
al cabo facarcys defta jornada: 
y porque a mi dczir rtías no me toca, 
me quiero retirar a mi morada, 
que también defta vanda tiene puerta 
pero a todos oculta y encubierta. 

o de le ver aflíT marauillado, 
y mas déla finieftra profecía, 
mi caualloen vn Libano arrendado, 
lequifehazer vn rato compañía: 
y al fin de muchos ruegos acetado 
ficndo el viejodecrepito la guia, 
hendimos la efpcíTura y breña cftraña, 
hafta llegar al pie déla montaña. 

£n vn lado fecrcto y efcondido, 
donde no auia rcfquicio ni abertura, 
con el potente báculo torcido, 
blandamente tocó en la peña dura; 
y luego con hor rifono ru^do, 
fe abrió vna eftiecha puerta y boca efcura 
por do tras el entré erizado el pelo, 

. pifando a tiento el pcñafíofo fuelo. 



m 



.; /; I r. P A R T. C A N T. XX VL 

. jl !,[ ;^ Salimos a vn hcrmofoy verde prado, 
■'f' , qucrecreauacl animoy lavifta, 

, do eftaua en ancho quadrofabricado, 
\, vn muro de belleza nunca vifta; 
De variolafpcy Pórfido cícaqueado, 
y al fin de cada efcaquc yna A matifta, 
en las puertas de Cedro varrcadas, 
milHibrofas hiftorias entalladas. 



; ^ !, ^; ij' Abrieronfe en llegando el Mago a punto, 
y en vn jardin entramos cípacioíb, 
do fe puede dezir que eftaua junto, 
I todo lo natural jar tifíciofo. 

Hoja nodefcrepaua de otra vn punto, 
I hdziendoquadro o circulo ingcaiofo, 

I en medio vn claro cí|anque do las fuentes 

murmurando embiauan lus corrientes» 

jv fií fj No produze natura tantas flores, 
i , quando mas rica primaueracnuía, 

ni tantas variedades de colores, 
como en aquel jardin vicioíoauia? 
Losfreícos y fuauiííímos olores, 
las aucs y fu acorde melodía, 
dcxauan las potencias y ícntidos, 
de vnagcnodefcuydopoírcydos. 



'^ \ó ]] De mi fin y camino mcoluidara, 

íegunfulpeníbeñuuc vna gran pie^a 
ü el Mágico Phitou no me llamara, 
liaziendome feñal con la cabc/ra; 
Metióme por la mano en vna clara 
bouedadcalabaftioquea lapicíTa, 
del milagrofo Globo refpondia, 
a donde y a otra vez eilado auia. 



Qul 



DE LA ARAVCANA. íoí 
{uifiera vei la Bola, mas no ofaua, 
"(fin licencia del Maoo)auczinarmc, 
mas el que mis dcflcos pcnctraua, 
teniendo voluntad de contentarme; 
Aíido por la mano me arcercaua, 
y comentando el mifmo a feíialarmc, 
el mundo me moñró comofi fuera, 
cnfu forma real y verdadera. 

ero para dez ir por orden quanto, - 
vi dentro déla gran poma luzida, 
es cierto meneftcr vn nueuo canto, 
y tener la memoria recogida; 
Aííi Señor os rucgoquc entretanto 
que refuerzo la voz enflaquecida, 
pcrdoneys filo dcxo en efte punto, 
que no puedo deziros tanto junto. 



FIN. 



EN. 




JUf 



I. V,K 



M^ 



fH 



^WV 



II. PART. CANT. XXVII. 

f EN ESTE CANTO Si 

pone la defcrlfmn de muchas Tro 

uinciaSy %íont€Sy Ciudades famo fas 

por natura y por guerras. Cuen* 

rafe también como losEj^anoles 

kuantaron y n fuerte en elyalls 

de Tucapelyjcomo don Alón* 

fo hallo a la bermoja 

G laura. 



¡ CJNTÓ ZErVTE 

r SIETTE. 

,|| í i'i P. Qlempre la breuedad es vna coía 
' ' , Ocon gran razón de todos alabada, 
y, vemos que vna platica es guftofa, 
quantomas breue y menos afeitada: 
y aunque fea laprolixa prouechofa, 
nos importuna,canía,)/ nos enfada, 
que el manjar mas fabrofo y íazonado, 
os dexa quando es mucho empalagado. 

H' I Pues yoque en vn peligro tal me veo, 
déla larga carrera arrepentido, 
como podre licuar tan gran rodeo, 
y íer íabrofo al gufto y al oydo, 
Pero aunque de agradar es mi defeo, 
eftoy ya dentro en la bcaííon metido, 
q no fe puede andar mucho en vn paííb, 
ni encerrar gran materia en chico vafo. 

Quand 



DELAARAVCANA 107 

[uando alguno feñor le pareciere, 

"que me vo; cncl curfo deteniendo, 

el eftraño camino confidcrí, 

y que mas que vna pofta voy corriendo, 

£n todo abicuiaré lo que pudiere, 

y aííi a nueftro propofito boluiendo, 

os dixe, como el Indio Mago anciano, , 

feñalaua la poma con la mano. 

!ra en grandeza tal que no podrían, 
vcyn?e abracar el cerco enteramente, 
donde todas las cofas parecian, 
en fu forma diftinda y claramente: 
Los campos y Ciudades íe veian, 
el trafago y bullicio déla gente, 
las aues, animales, lagartijas, 
hafta las mas menudas fauandijas, 

íl Mágico me dixo pues en eftc, * 
lugar nadie nos turba ni embarap 
íín que vn minimo punto oculto lefte, 
veras del vniucrfo la gran tra(¿a: 
Lo q ay ál Norte al Sur , íl Lefte al Oeñc, 
y quanto ciñe el mar,y el ayre abraca, 
rios, montes, lagunas, mares, tierras, 
famofas por natura^por las guerras. 



Wifa al principio de Aíía a Calcedonia, 
junto al Bofphoro, en frente déla Tracía, 
ya Lidia, Caiia, Licia, y Licaonia, 
la Pamphilia, Bithinia y a Galacia: 
Y junto al Ponto Fugino, aPaflagonia, 
la llana Capadocia,y la Pharnacia, 
y la corriente de Eufrates famoío 
que entra encimar de Peiila caudaloíb. 

Mira 



í -I 






n. PART. CANT. XXVÍI. 

Mira la liria, jr la ludea indigna 
tierra de Promiílíon de Dios priuada, 
y a Nazarendichofa en Paleftina, 
do a Maria Gabriel dio la cmbaxada. 
Ves las facras Reliquias y ruy na 
del^ cuidad por tantos a íTolada, 
do el autlior déla Vidacfcarnccido 
a vergontoía mucitcfuc traído. 



,ff, 



Í}.f! 



Mira el tendido mar Mediterrano, 
que la Europa del África fepara, - 
y el marBermejo en punta á la otra manO; 
que abrió Moyícníiis aguas con la vara; 
Mira el golfo de Ormuz, ymar Perfíano, 
y en medio, aunque la tierra no eftá clara^ 
veras hazia la banda4eícubícrta, 
las dos Arabias, Fclixy DeCerta. 



j J íi i ; ?'■ Mira a Perfía, y Carmania que confína, 
con Sufíana aliado del Poniente, 
donde el forjado azcro íc fulmina, 
de pafta y temple fino^ excelente; 
I)rangiana,y Gedroíía, que camina 
hafta elmar de India, j» ferias del Oriente^ 
y adelante íiguiendo aquella via 
veras la caluroía Arachoíia. 



' \ \' I Dentro y fuera del Gangc, mira tanta 
tierra de India al Leuante dilatada, 
ves elCathay , y íu ciudad de Canta 
que fobrc el Indo mar efta fundada: 
La China, y el Maluco, y todaquanta 
mar fe cftiende del Lcfte, y la apartada 
Taprobaña famofa, antiguamente 
tcrminoy finpoftrcro del Oricntej 



Ves 



DE LA ARA ve ANA io« fl 

es la Hiícania, Tartana, y los Albanos, 

lazia la Trapifonda dilatados, 

ir otros Rey nos pequeños comarcanos, » 

tributarios de Pcríia y aliados : 

Los Yberos que llaman G orgianos, 

y los pobres Circafos derramados, 

que íu lunada tierra en parte angolU 

toma del mar may or toda la coila. ' 

>s el rcbuelto Cirro caudalofo, 
que la Yberia y Albania aííi rodea, 
y el alto monte Caucafofamofo, 
que fu cumbre gran tierra fcñorea: 
Mira el Rey no de Colches tan famoío, 
por la Isla celebrada de Mcdea 
a donde el valerofolafonvino 
€n bulca del dorado BcUozino. 

dirá la grande Armenia memorable, 
por fu ciudad de Tauris feñalada, 
y al Sur la religipfa y venerable 
Solthaniafin refpedo arruynada: 
Déla Tártara furia irreparable, 
del grande Taborlanque de paffada, 
quanto encontró lo pufo por el fuelo, 
qualyra, o rayo fubito del Cielo. 

Mira a Tigris y Eufrates que poniendo 
punto a Mefopotamia en compañia, 
hafta el golfo de Perfia van corriendo, 
dexandoavnladoaEgyptoy a Suria; 
Ves la Parthia y la Media q torciendo 
fu corúa coila abraca al mediodía, 
el Cafpio mar.por otro nombre Hircano, 
q en foima obal fe cftiende al Tubrolano. 

Mir* 



II. P ART. C ANT. XXVIL 

])(''■' k }¡^'^^^^^ Aílria,yruc¡udad famola 
,!'' f ' I donde la confufiondc lenguas vino, 

I' ^ que fus muros, labor marauillofa, 
I 11^ hizo Scmiramis madre de Niño: 
Donde la acelerada y preíiirofa 
muerte, a Alexandrc le falio al camino, 
cortíandole en fu proípcra corrida, 
el hilo délos hados y la vida. 



.,:h j Mira en África al Sur, los eftendidos 
' Reinos del Prefte luán, donde parece 

que éntrelos mas iníígnésy efcogidos 
Sceua, en fus edificios refplandefe; 
! Tres frutos da cnel aiío repartidos, 

I y tres vezes fe agofta y reucrdecc, 

tiene en vcyntey do^rados fu poñura 
al Antartico Polo pona altura. 

I V lif f; Ves a Gogia y fus montes Icuantados 
i ; ' que a todos fobrepujan en grandeza 

caños ííemprc de nicue cníos collados 
y a baxopcñafcalesy aípercza. 
Que forman vn gran muelle rodeados 
de breñales eípeíTos y maleza , 
morada de Oíos .puercos, y Leones, 
^' Panteras, Grifos, y Dragones. 



Tigres. 



Deflos pefíaícos aíperos pendientes 
llamados oy el monte déla Luna, 
nacen del Nilo las famofas fuentes, 
y dcllos rios fin nombre y fama alguna, 
Que aunque tuercen y a parta íiis corriétci 
fe vienen a Juntar a vna laguna 
tan grande, que fus fcnos y laderas 
baten de tres prouincias las riberas, 

A Gogi¡ 



DE LA ARAVCANA. lofí'i: 
i Gogia y Beguemcdros , al Oriente, 
y a bambay a al Poniente del qual lado 
ay Iflas donde habita mucha gente, 
y todocl ancho circulo es poblado, 
DcaquielfamofoNilo manfamentc 
nacc.y dcfpues mas grande y reforfado 
parte a Gogia de Amara, y va tendido 
fin fcr de las riberas reftringido. 

lafta vn angofto paflbpeñafcofo 
que le va los coftados eftrechando, 
de donde con eftrepitofurioío 
ft va en las catharatas embocando, 
Dcfpucs mas ancho,araue,y erpaciofo 
llega a Meroe gran lila corteando 
que contiene tres Reynos eminentes 
<n le^es y coftumbres difTercntes. 



^ira al Cayro que incluye tres ciudades 

ÍT el palacio Real de Dultibea, 
as torres, los jardines, y eredades> 
que fu eípaciofo circulo rodea, 
Las Pirámides mira, j» vanidades 
de los ciegos antiguos, que aunque fea 
feñal dé fus riquezas la hechura, 
fue mas que el edificio la locura. 

Mira los deípoblados arcftofos 
de la dcíiertay feca Libia ardiente, 
Garamanta ,y los pueblos calurofos 
donde habita la bruta y negra gente. 
Mira los Trogloditas belicofos, 
y los que vana Cambra en fu corriente, 
Mandingos, Monicongos, y los feos 
Zapes, Biafras,Gclofos,y Gumeos. 

Kk Ves 'i ■[ 



■i^ 



II 



j$^^ 



if'í 



u 



j^ Ves dda cofia de África dgran trecho 
ios puertos feáalados y Juaares 
deasbocasddNibhaftadeftrecho 
pordorecomumcaalos dos mares, 

Tiipol, Tunez,j/.unrofi mirares 
veras aun las rdiquias y d eftrago 
^ de la cmdadfamora de Cartílago. 

Miraa Ciciííafertily abundora 
. a Cerdeña j a Córcega de frente. 



\]ik 



u 



y enla corta de Italia Ja viciofa 
tierraqueva corriendo hazia dPonJen; 
, Mira la illu/lre Ñapóles famofa, 

y aRomaquegrantiempoalíiuamcnt 
le vjo del vniuerfo apoderada, 
y de cada nación ddpucs hollada. 

Mira en Tofcana a Siena, y a Florencia 
V y dexando la cofta al medio dia 
a Bolonia, Ferrara,y la eminencia 
déla ilieña ciudad^ Señoria 
Padua Mantua, Crcmona,j.a Placencia 
Milán. la tierra y Pürque dcPauia. 
a don^e en vna rota de importancia 
Carlos prendió a FranafcoRey de Frand, 

Mira AIcx3ndría,y por Liguria entrando 
a la fobcruia Genoua , y Saona, 
cIPiamonte.ySaboya atraueíTando. 
aLcon,aToloíra.yaBayona. 
y fobrcd viento coro bolteando. 

Bórdeos, Putiers.Orliens, Paris,Perona 
FJandes, Brabante,Guddres,Frifa, Olanda 
Ingl4tcria,Ercocia,Ybemia,YfIanda. ' 

A 



^ Dinamarca, Dacia.y a Noruega, 
hazia el mar de Dantifco;' colta dada, 
y a Succia q al confín de Goria llega, 
ücftaentornodel mar fortificada, 
DedondcalaSclandiafc naueoa, 
y miraallaaGrobndiadefuiada 
delfohrcurfcylaZodiaiavia, 
do ay kys mcfcs de noche y Tcy s de día. 

Mira al Norte a Mofcobiaque es tenida 
por vldma región de lo poblado, 
que rematan Si termino y medida 
las Rifcas montañas del vn lado: 
Y de las fuentes del Tanays tendida 
llega al monte Yperboreo,y mar elado, 
confina con Sarmacia.j' Tartaria, 
y corre por cl Auftro hafta Rusia . 

Mira a Libonia, Prufia, y Lituania, 
Samagocia,Podolia,y aRufia, 
aPolonia, Silefia, ya Germania, 
aMorabia,Bohemia,Auftria,>'Vngria, 
A Coruacia, Moldauia, Trafiluania, 
Valaquia,Vulgaria,Erclauonia, 
a Macedonia, Grecia, la Morca, 
a Candía, Chipre, Rhodas, y ludca. 

Mira al Poniente a Efpaña, y la cfpcreza 
de U antigua Vizcaya, de do es fama 
que depende y procede la nobleza, 
que en aquellas prouincias fe derrama. 
Ves a Bermeo cercado de maleza, 
cabep^ primer tronco dcftarama, 
y tu Torre de Ercilla fobre el puerto 
de las montañas altas encubierto. 

Kk a Ycsii 

•11 



i;?'i 



. ^ /es a Burgos, Logroño, y a Pamplona, 
i.ii 4;. t: i y baxando j1 poniente ala íinieftra, 
'"' ' faragof a. Valencia, Barcelona, 
a Leon,y a Galicia dda dieftra: 
Ves la ciudad famofa de Lisbona, 
Coy mbra, y Salamanca que fe mucftra, 
felice en todas ciencias, do folia 
cnfeñarfe también Nigromancia. 



M, 



,,fi(: 



ijfib 



M: 



vlira a Valladolid que en llama ardiente 
fej/racomolaPhenix renouando, 
y a Medina del Campo, caíi en frente 
que fus ferias la van mas illuftrando. 
Mira a Segouia,jy fu famofa Puente, 
y el Bofquc,y la Fonfrida atraueíTando 
al Pardo, )^ Aranjuez, donde natura 
vertió todas íus flore$,)rvcrdura. 

Mira aqu^l fítio inculto y montuofo 
al pie del ako Puerto algo apartado, 
que aunque le vez deíierto y pedregoíb 
ha de venir en breue a ícr poblado, 
Alli el Rey don Phelipe vitoriofo, 
auiendo al Franco en Sanquintin domado 
en teftimonio de fu buen defleo, 
Icuantará vn Catholico Tropheo. 

lera vn famofo templo ineflimablc 
deíiimptuofa fabrica y grandeza 
Ja Macfíin del qual hará notable 
fu,rcligiofo zelo, y gran riqueza, 
Sera edificio eterno y memorable, 
de immenía mageftad^ gran belleza, 
obra alfín de vn tal Rey tan grá Chriftiano 
y de tan larga y poderofa mano. 

Mira 



DÉLA ARAVC ANA. i 
Mira luego a Madrid que buena fuerte 
le tiene el alto cielo aparejada, 
val oledo fundada en fitio fuerte, 
Jbbrcl dorado Tajo leuantada, 
Mira adelante a Cordoua, y la muerte 
que ay rada, amenazando cfta a Granad; 
fcígrimiendoel cuchillo fobre tantas 
principales cabecas y gargantas. 



Mira a Seuilla, ves la Realeza 
de tempIos,edifícios,> moradas, 
d concurfo de gente, y la grandeza 
del trato dclas indias apartadas, 
Que de Oro, Plata, Per las,y riqueza, 
dos flotas en vn año entran cargadas, 
y falen otras dos de mercancia 
con gente, municion,y artillería. 

Mira a Cáliz donde Hercules famofo, 
íbbre íus hados profperos corriendo 
fixó las dos Colunas vitoriofo, 
Nihil Vltra, enel Marmol efcriuiendo: 
Mas Carlos Quinto Máximo gloriofo 
ios mojonados términos rompiendo 
del ancho y nueuo mundo abrió la via 
por que en vn mundo folo no cabia. 

Mira por el Océano abaxando 
entre el húmido Noto y el Poniente, 
las lilas de Canaria, reparando, 
en aquella del hierro efpccialménte 
Que falta de agua la natura obrando 
las aues,animaks,y la gente 
beuen la que de vn árbol fe dcftila, 
en vna bien labrada y ancha pila. 
K 5 



Vi 



.!)p,,!, 

" i 



lÜi 



,,íf( 



'H 



ixlk 



M 



*^^ 



II.PART. CANT. XXVIL 

,;^es a la banda dicftra las Terceras 
^ que eftan de Portuguefes ocupadas, 
y corriendo al Suducfte las primeras 
I fias que dcfcubrio Colon poblados 
De gentes nunca vidas eftnngcras, 
entre las quales fon mas feñaladas, 
los Lucay os, San luán , laDomini<:a, 
íanao Domingo, Cuba, y lamaica. 

^es de Bahama la canal angofta, 
y ííguicndo al Poniente la Florida, 
la ticj ra inutil,y torcidacofta, 
hafta lanueua Eípaña profcguida. 
Donde Cortes con no pequeña oofta 
y gran traba joj' riefgo déla vida 
íln termino enfanchó por fu períbna 
los limites de Eipaña yls corona. 

Hira a laliíco y Mechoacan famoíá 
por la rayz medicinal que tiene, 
y a Megico abundante, j/ populóla 
que! indio nombre amigo aun oyreticQt' 
Ves al Sur, la poblada y montuofa 
tierra que en punta a prolongar fe viene 
que ios dos anchos mares por los lades, 
la van adelgazando los coftados. 

*í Panamá, y al Nombre de Dios, mira 
que fus eílrecbos términos defienden 
a dos contrarios mares,que con yra 
romper la tierra y anegar pretenden* 
Ves la fragofa íien a de Capira, 
Carthagena y las tierras qfcefticndcn 
de fanOa Martaj' cabo déla vela, 
hafta d lago y ciudad de Vcnccuda. 

AVo- 



A Vogota,y Cártama, que confina 
con Arma, y Cali tierra prolongada, 
Popayan, Pafto, y Quito que vczina ^ 
cftá a la Equinocial linca templada. 
Mira alia a Puerto viejo , do la mina 
de ricas Efmeraldas fue hallada, 
y las tierras que corren por la vi^ 
del A uftro, de Bulturno, y M cdio dia. i 

Ves Guayaquil que abunda de madera 
por fus cfpeíros montes y fombrios, 
Tumbez.Payta,;' fu puerto 4 es primera 
cTcala donde furgen los Nauios, 
Piura,Loxa, laZar^a, y Cordillera, 
donde nacen> baxan tantos rios 
que riegan bien dos mil millas de fuelo 
donde jamas cayolluuiadelcieio. 

Ves GuSnuco, Guamanga.y el templado 
terreno de Arequipa, y los mojones 
del Cuzco antiguo pueblo y feñalado 
aflíento délos Ingas,;» Orejones: 
Mira el Solflicio , y TropicopaíTado 
del Auñral Capricornio las regiones 
de incultas gentes Barbaras eftrafias, 
los rios, lagunas, valles, y montanas. 



Wíra alia a Chuquiabo que metido 
cftá a vn lado la tierra al Sur, niaicadaj 
y adelante el riquiífimo y crecido i 

cerro de Potoíi , que de cendrada 
Plata de ley y de valor fubido 
tiene la tierra embucha y amaíTada, 
pues de vn quintal de tierra déla mina 
las dos arrobas fon de plata fina. 



1 4^ 



'I I. 



- i'AKT. CANT. xxvir; 

Vcí^s la villa de Plata la poñrcra 
^ i ^or el Lcuante ala íinieftra mano 
,' ^ atraueíTando la alta Cordillera, 
' lCaIchaqui,Pilcomaj'o,y Tucomano. 
'' líos lunes, los Díaguitas, y ribera 

tdeJos Comechingones,y el gran llano, 

ly rrutifero termino renioto, 

ihafta la fortaleza de Gaboto. 



..fr- 



^^U 



■ÍJÍ' 



úes boluicndo ala coí!aIos collados 
«que corren por ía banda de Aracama 
ly la deíierta cofta y dcfpoblados ' 
Jdo no ay aue, animal,ycrua, ni rama, 
; Mira los Copiapos, Indios, granados, 
.que de grandes flecheros tienen fama 
jCoquimbo, Mapocho.Cauquen, y el rio 
]de Maule.y cldcItáta^jHBiobio, 

t'cs la ciudad de Penco, y el pujante 
'; Arauco eftado libre y poderoíb 

Gánetela imperial, y hazla el Leuantc 
Ja viilaricay el Volcan fogofo, 
Valdiuia, Oforno, el Lago, y adelante 
las lílas,;^ Archipiélago famofo. 

J íiguiendp la cofta al Sur derecho 
Chiloe, Coronados, y el cftrccho. 

i or donde Magallanes con fu gente 
; almardelSurfaliodcfcmbocando, 
y tomándola buelta del Poniente 
al Maluco guio Norueftéando. 
Ves bs iflas de Acaca,^Zabu, enfrente 
y a Matan, do murió al fin peleando 
Bruney,Bohol,G¡lolo, Terrenatc, 
Machfan, Mutir, Badán, Tidorc,y Mate. 

Ves 



DE LA ARAVCANA. iiii 
V'cs las manchas de tierras tan cubiertas, , 
que pueden fcr a penas diuifadas, 
ion las que nunca han fidodefcubiertas, > 
ni de cftranocros pies jamas pifadas. 
Las qualcs cftaran íicmpre encubiertas, 
y de aquellos Celuages ocupadas, 
hafta que Dios permita que parezcan 
porque mas fus fccretosfe engrandezcan 

y como ves en forma verdadera 
de la tierra la gran circumferencia 
pudieras entender fi tiempo vuiera 
délos cekftes cuerpos la excellencia, 
La Machina v concierto de la Efphera, 
la virtud de ios Aftros y influencia, 
varias rcboluciones ,moui miemos, 
los curfos naturales y violentos. 

Mas aunque quiera yo de parte mía 
dexarte m.as contento y fatisfecho, 
ha mucho rato que declina el dia, 
y tienes hafta el fitio largo trecho:^ 
AíTi haziendome el Mago compañía 
me ttuxo hafta ponerme en el derecho 
camino, do enccntréluego rni gente 
que me andaua bufcando diligente. 

Llegamos alaíTiento en punto quando 
cntrauan a la guerdia los amigos, 
donde oaftamos tiempo procurando 
reduzir a la paz los enemigos; 
Vnas vezes por bien acariciando, 
, por amenazas y caftigos 



Otras 



haziendo fin parar contreduiias 
por los yezinos pueblos y alquerías. 



Uai -I 



,, ^ i .ielas no bailando diligencia en ello 
i i.fi i; '- pni las promcílás, medios , y partidos, 
M'"!i!, .' yquecn fu primer intento y prefupucító 
Ccftauan fiempre mas endurecidos: 
J( Viíla pues la importancia de §queIpuefto 
dpor cftar enla tierra mas metidos, 
y con maduioconfejofuc acordado 
ííiiftcntar el lugar fortihcadQ. 



.,f'f'|- 



m 






úproueyendoalcfperadodaño 
cfic algunos baftimentos que faltauan, 
3 que aunque era fértil jy abundante d año 
clos campos en cogollo y ber^a eftauan, 
: Don Miguel de V elafco;' de A uendaño 
c con los que mas a punto íc hailauan 
íhaziendolesjfo eícblta y compañía 
< tomamos de Cautcn laHerecha via. 

r.unque con ricfgo fin contrafte alguno 
, los pelígrofos términos paíTanios, 
I y en tiempo aparejado y oportuno 
, a la Imperial ciudad íaluos llegamos. 
Donde a los moradores de vno en vno 
con palabras de amor los oblig ¡mos, 
^ no íoio a dar gfaciofa la comida, 
' pero a oíFrcccr también hazicnda v vida. 

/íTi que alegres fin rumor de guerra 
con pan, frutas,ícmillas, y pnados, 
dimos preílo la buclía por la tierra 
de pacíficos indios y alterados. 
Ya! defcubrirdela Purena fierra, 
hallamos vna eícolta de foldados 
digo de nueílra genteque venia 
aílegurar la peligrofa via. 

El 



DE LA ARAVCANA, 
El Sol vi derribado al Occidente , 

auia encima! los rayos zabullido, 
dando la noche aliuio a nueftra gente > 
dclcanfancioy trabajo padecido, 
Pero al romper del Alúa alertamente 
fe comen<ío a marchar con gran ruy do 
el cargado bagaje, y el ganado 
de to^as las clqüadras rodeado. 

Yua yo en laBanouardia defcubriendo, 
por mcdiodevlia efpcíTa y gran quebrad 
quando vi de traues falir corriendo 
vna muger al parecer turbada. 
Yo tras ella los prcftos pies batiendo 
luego de mi cauallo fue alcanzada; 
d que faber el fin defto deíTca 
atentamente el otro canto ka. 

EIN. 




Kkí 



CVENrri 

■!l 



ir. PA.RT.CANT. xxvirr 

' * I Je/dichas , y la caufa de [k yenida 
i' \'ajJ4tan ios Araucanos de fubito \ 
ij a los E/pañoles en la quebrada de 
J Turen ipaffa entre ellos 'y>na re- 
tóla batalla^fa^uean los enemu 
gos el "B agaje y retiran fe ale^ 
gres , aunque desbara- 
tados. 



A^h 



I QAmo VEriSlTE 

r OCHO. 

, I . t»^ Vien tiene librey foíTegada vida 
*' '' ^N<l'^^^""^encviuirmas recatado, 

' ' queíiempreespeligrofala cayda 
del que eaá del peligro defcuvdado : 
Y vemos muchas vezesconúertida 
la alegre vida en mifcrableeílado, 
en dura fujecion las libertades, 
y tras profpcridad aduerfidades. 



'h; 



"is formna tan varia, es tan incierta, 
■ ya que fe mucftre alguna vez amiga, 
q no ha llamado el bien a nuettra puerta 
quando el mal dentro en cafa nos fatiga: 
Y pues fabemos ya por coía cierta 
q nunca ay bien a quien vn mal no íiga 
roguemos que no venga, y fí viniere, 
que ka pequeño el nialquc leliguierc. 

Que 



DE LA ARAVCANA. 
Que yo de acuchillado cierto fiento, 
ques de temeren parte la ventura, 
el tiempo alegre paíTa en vn momento» i 
y el triífe hafta la muerte fiempre dura, 
Y porque viene bien a nucftro cuento 
a la Barbara oyd que en la eípcíTura 
akancé.como os dixe,que en fu tragc 
moftiaua íer perfona de linage. 

Era mochacha grande bien formada, 
de fíente aiegre,y ojos eftreraados, 
nariz peí fc¿la, boca colorada, 
perlas los dientes, de lubis cercados: 
Efpaciofa de pecho, y releiiada, 
liermofas manos, bra/ros bien facados, < 
acrecentando mas la hcrmofura 
de vn natural donayre y apoft^a. 

»v 
Yo queriendo faber a que venia 
fola por aquel boíque y afpereza, 
con mas feguridad que prometía 
fu bello roftro, y rara gentileza, 
La aíTeguré del miedo que traía: 
la qual dando vn foípiro que a terneza 
al mas rebelde corafon mouiera 
comento íii razón en tal manera» 

No fefi ya me quexc defdichada, 
o agradezca a los hados ya mi fuerte, 
q me abren puerta, y que me dan entrada 
para que pueda recebrr la muerte, 
Pero fi y a la hiftoria defaftrada 
quieres faber, y mi dolor tan fuerte, 
que aun le agrauia mipoco fentimiento 
te ruego que al procedo eftcs acento. 



..HinombreesGlauraen fuerte ora naciia 

,,j'i,!/ . /ídelafangredcFrifoerc&ecida 
I í I' i I '^" p'r 'i'^í^^^^'Poi're de ventura, 
'I 1"' Refpeíada dcmuchosy fcruida 
' i P^^^^^í'n^gt^y^anahermoluri 

nías ay de mi quanto mejor me fuer» 
í^rvnafímpkypobreganadera. 

.^ ) '"«^a de mi padre a mí contento 
ft, ,í como vnica heredera yo viuia 
que fu felicidad^ penfamiento' 
en folo darme guftoioponia, 
I -M» voluntad en todoy mandamiento 

• como mmolablc ley fe obedecía, 
I no auiendo de contento y gufto cofa, 

quefueíiepara mi difícVltoía. 

I Vcroclínjuftoydegoamortyrano 
■ Ijlifí ^ turbador del foíTiegobreuementc 
, truxoamitierray cafaaFrefolano 
nio/:o de fuerps,^ animo valiente, 
Ucmi intchcepadreprímohcimano, 
y mucho mas amigoque pariente, 
a quien la voluntad tenia rendida, 
no amendo entre los dos cofa paruda. 

j ii^ii Padre como amigo aficionado 
'H'^r qucyoIeregalaíTcmemandaua, 
y aflíy o con llaneza y gran cuydado 
por hazer Je plazer lo procuraua, 
Mas elluegoclpropoílto cftragado, 
cuya fidelidad ya bacilaua. 
corrompióla amiftad, falio de tino 
echando ponlicito camino. 

*Ofuc 



DE LA ARAVCANA. 
D fue el trato que tuuo allí comigo, 
o por mejor dczir mi dcfucntura, 
que cfía feria mas cierto como digo, 
que no la mal juzgada hermofura. 
Que ingrato al holpedajcdel amigo, 
del deudo, y deuda, haziendo poca cura, 
me comentó de amai ^y bufcar medio 
de dai a íu cuy dado algún remedio. 

V^ifto y o que por mueftras j' rodeo 
muchas vezes fu pena delcubria, 
conocí que fu intento y mal deíTco 
de los honeftos limites falia: 
Mas ay que en lo que^o padezco veo 
loquel mifmo entonces padecia, 
que a termino he llegado alpie del palo 
que aun no puedo dezir mal délo malo. 

Hallaualemil vezes fofpirando 
en mi los engañados ojos puertos, 
otras andaua timido tentando 
entrada a fus ofados prefupueftos: 
Yo la ocafion dañofa dcfuiando 
con orauedad, y términos honeft os 
(ques loque mas refrena la ofadia) 
fus erradas chimcras dethazia. 



Hilando Tola en mi apofento vn dia 
temcrofa de algún atieuimiento 
ante mi de rodillas fe ponia 
con grande turbación;' defatiento: 
Diziendome temblando, o Glaura mía, 
ya no bafta razón, ni fufrimiento, 
nidefuen5a vnaminimameoueda, 
que a la del fuerte amor refiftir pueda. 



Ti 



i 



íif'lf 

' ' i 



'^|f^ 



Mí: 



I r.P ART. C A NT. XXVIII. 

; ( , iíu fcñora fabras que el dia primero 
; ' ( de mi felice y profpera venida, 

me truxo amor a! termino poftrcro 
1 1' ' defta penofa y defdicbada vida. 

Mas ya que por tu amor y caufa muero, 
quiero faber íí dello eres feruida 
porqué fiendolo tu, no Ce y o coía » 

que pueda para mi fer mas dichoía. 

i ¡s. 'Riéndole al parecer determinado 
a qualquicra violencia^ defacato, 
diííímuladamente por vn lado 
fali de] fin moftrar algún recato, 
I Diziendole délexos, o maluado 

inccftuofo defleal ingrato, 
I corrompedor déla amiftad jurada, 
I yle^deparcntefcoconícmada. 

. j ÉTua cñas y otras cofas yo dízíendo 
,'|""'''- I que el repentino enoio me mofíraua 
quando conprieíTa fubita y eftruendo 
vn Chriftiano eíquadron nos faltcaua, 
Que en cerrado tropel arremetiendo 
nucftra alta cafacn torno rodeaua 
faltando Mareguanoen mi prcícncia 
aía deuidaj' jufta refiftcncia. 

I I , Oiziendo o fiera Tigre endurecida 
' '' ' inhumana y cruel conlos humanos 
buclue, acaba de fer tu la homicida, 
no dexes que hazcr alos Chriftianos, 
Bueluc veras que acabo aqui la vida 
(pues no puedo a las tuyas) a fus manos, 
que aunque no fea la muerte ton honrofa 
alómenos íera mas piadola, 

AíH 



BE LA ARAVCANA. 117 '1 
iifuriofo fin mirar en nada 
: arroja en medio déla armada gente 
londe luego vna bala arrebatada 
c atrauelk) el defnudo pecho ardiente 
:ay6 ya la color y voz turbada, 
Uziendo, Glaura, G laura vltimamcntc 
■ecibe alia mi efpiriru canfado 
le dar vida a efte cuerpo deídichado. 

zoo mi Padre enefto al gran niydo 
¿loarmado de esfuer^oy confianza 
mas luego encl coftado fue herido 
ievnafuriofa^atreuidalan^a. 
Cayo el cuerpo mortal defcolorido, 
y vifta mi fortuna y malandanza, 
por el poftigo de vna faifa puerta 
fali (a mi parecer) mas que ellos muerta. 

a y alia turbada alfín por vna 
montaña comencé luegoaembofcarmc 
dexandome licuar de mi fortuna 
queficmpre me ha guiado a defpeñarmc2 
AÍTi que ya fin únoy fendo alguna 
procuraua cuy tada de alexarmc 
que con el gran temor me parecía 
que yendo a mas correr no me mouia. 



[as como fucle acontecer contino 
que huyendo el peligro y mal prefentc, 
fe fuele y r a parar en vn camino 
que nos coge y anega la creciente, 
Aífia mi deídichadapuesmeauino 
que por faluar la vida impertinente 
de vn mal en otro mal, de lance en lance, 
\incanaayorpdigroyraayoraance. 



'ih 



..ú 



M^ 



ART. CANT. XXVUU 
Yua pues fíempre miícra, corriendo 
( por efpinas, por^ar/ras , por abrojos, 
aqu.í,y alli,y aca,y alia boluicndo, 
a cada paíTo los atentos O/os: 
Quandopor vnos arboles íaliendo 
vi dos Negros cargados de defpo/os, 
queluegocnel inflante que me viaon 
a la mifera prcfa arremetieron. 

Fuj'dellos prcflamente de/po/ada 
de todoquanto allí venia venida, 
aunque yo trittc no cftimaua en nada 
el peider los vertidos, j/ la vida, 
Pero el honory caflidad preciada, 
eüuuo a punto ya de fcr perdida, 
mas mis vozes> quexas fueron tantas 
que a laftima y piedaUmouia las plantas. 

\Co dciclocomigode clemencia 
guiando a Cariolan a mis clamorcff, 
que vifto el ado inorme y la infolencía 
de aquellos enemigos violadores,! 
Corrió con prouechofa diligencia 
diziendo, perros barbaros traydorcs^ 
dcxad, dcxad al punto la donzella, 
ílnola vida dcxareys con ella. 

Fueron fobrel los dos encontineníc, 
mas el flechando el arco que traía 
alonas adelantado y diligente 
la flecha hafta las plumas leeícondia, 
Kizoíe atrás dos pafl^os dieftramcnte, 
y al otro la ícgunda flecha embia 
con bruxola tan cicrtay dicftro tino 
que al bruto coraron licuó cl camino. 

Cayo 




DÉLA ARAVCANA. 

tro muerto, y el otro mal herido 
erró con el furiofo y emperrado, 
ñas Cariolm valiente y prcuenido 
n la arte déla lucha excrcitado: 
^unq el negro era grande y muy fornido, 
le fu deftreza y fucrf as ayudado 
loándole en los braf os hazia el ciclo 
z trabucó de cfpaldas en el fuelo. 

ácando vna daga acicalada 
¡ueriendo a hierro rematarla cuenta, 
)or cldeíhudovientrcyporlahijada» 
res vczesla metio.y faco fangricnta, 
iu^o por allí la alma acelerada, 
r libre Cariolan de aquella afrenta, 
é vino para mi con gran crianza 
jidiendomc perdón déla tardanza. 

podczir allí tantas razones 
baziendoamor comigo tal offício, 
que medrofade andar en opiniones 
que es dolencia dchonra y ruyn indicia. 
Por cuitar al fin murmuraciones, 
y no moftrarmc ingrata al beneficio^ 
en tal fazon y tiempo recibido 
le tome por mi guarda, jf mi marido. 



temiendo que gente acudiría 
por el efpeflb boíque nos metimos 
donde fin rattro ni fcñal de via 
vngran rato perdidos auduuimos, 
Pero Señor al declinar del dia 
a la ribera de Lauquen falimos, 
por dóde y ua vna efquadra S Chriftianos 
con diez Indios a tras preías las manos. 

Dcfcu- 






,\|,i) 



.é' 



M' 



IJ 



II. PARTE CANT.XXVIII. 

Befcubrieronnosfubitoenfaliendo 
^ue en todo alfín nos pcrfíguio la fuerte 
íobrcnofotros de tropel corriendo, 
aguarda.aguarda, ten gritandofuertc: 
Pero mi nueuo efpofo alli temiendo 
mucho mas mi deshonra, que fu muerte, 
me rogo que enel bofque m'efcondiefle 
mientras quelcon morirlos detuuiefle. 

Luego el temor a iraftornarfaaftantc 
vna flaca muger inaduertida 
mcperfuadió, poniéndome delante, 
la horrenda muerte, y la eftim ada ví<Ja: 
Aííi cobarde, tímida, inconílante, 
a Jos primeros impitus rendida, 
me entré, viéndolos cerca a toda prielli 
por lo mas agrio deta felua eípellá. 

Y en lo hueco de vn tronco que tcxido 
de ^ar^as y maíe:ía en torno efiaua 
me efcondí fin aliento ni fentido, 
que aun a penas de miedo refolJaua: 
Be donde íenti luego vn gran ru^do 
quel Boíque cercay lexos atronaua, 
de efpadas,]an9as,y tropel de gente, 
como que combatieíTen fuertemente 

Fue poco a pocoalparecerceíTando 
aquel rumor y grita que fentia, 
quandoJa obligación y a calentando 
lafanerequeeltemor eladoauia, 
Reboiui fobreini, coníiderando 
la maldad y tray cion que cometía 
en no correr con mi marido a vna 
vn peligro, yna muerte, vna foi tuna. 

Sa] 



DÉLA ARAVCANA. ii^'l 
ali de aquel lugar que a Dios pluguiera, > 
que en el fuera mi cuerpo fcpultado 
corriendo con prcfteza a la ribera, 
a donde a Cariolan auiadcxado, 
Mas quando no vi raftro ni manera 
de hallarlcaunq de mi fue bien bufcado 
podras verqucíenti pues era cierto 
que no pudoefcapar de prefo, o muerto. 

Joltéyaííntcmorlavozcn vano 

llamando al fordo ciclo, injufto y crudo, 
perguntaua docftá miCariolano? 
y todo al rcfpondcr lo hallaua mudo, 
Yacntraua en la efpeírura, ya alo llano 
falia corriendo que el dolor agudo 
en mis entrañas fiempre mas furíofo 
no me daua momento de rcpofo. 

No te quiero canfar ni laílimarrac 
en dezirte las bafeas que fentia 
nofabiendoque hazer ni aconfejarmc 
frenética y furioía difcurria: 
Muchas vczes propufe de matarme 
mas por torpeza^ grand maldad tenia, 
que aquel dolor en mi tan poco obraíTc 
que a quitarme la vida no balbÜe. 



mi 



F,n tanta pena y confufion embucha 
de contrarios.y dudas afligida 
al cabo^a de le buícar refuelta, 
pues no daua el dolor íin a mi vida, 
Hazia el campo Efpañol he dado buelta 
de noche,y dcfde lexos efcondida, 
por el honor,quemal me le aílegura 
Olí poca edad y naucha defucntura. 



If. PART. CANT. XXVII í. 

íj li ''' ^ ^Cí^i^ncío noticia que efta gente 
' ^) , ' « era Ja buclta de Cautcn pallada 

también que auia de fer forpíamcntc 
,l' por eftcpaílbcftrecho la tornada: 
Me diípufc a venir cubiertamente 
peníando que entre tantos disfrazada 
alguna nueua o raftro hallaría, 
defte q ue la fortuna me dcfuia. 



'Ui ^ Que remedio me queda ya captiua, 
' ' ílijeta al mandó y voluntad agena, 
que para que mayor pena reciba 
aun la muerte no vicne,porqu'es buena: 
PeroaunqeJ cielocruelquiercq viua 
al fín me ha de acabar y a tanta pena, 
bien qu el citado en queme toma es fuerte 
mas nadie cfcogc el tiempo de fu mucrtct 



liííí 



AíH la bella jouenlaílimada 
yua fus defuenturas recontando. 
q uando vna grueíla Barbara emboícada 
que eílaua a los dos lados aguardando» . 
AI^ó al cielo vna fubita algarada 
las fdlidas y paíTos ocupando, 
creciendo Indios, aísi que parccian 
que de las yeruas Barbaras nacian. 

, I Llegó al inflante vn Yanacona mío 

ganado no auia vn mes en buena guerra, 

dizicndome.Señor échate al rio 

que y o te íaluaré que fe h tierra. 

Que penlar reíiftir es defuario 

a la gente que cala déla (Ierra. 

bien puedes, óícñor , de mi fiarte 

queme veras morir por cfcapartc. 

Yo 



■WTLA ARAVCANA. i lo- 
o que al mancebo el loftro rcboluia 
aai cdccer la ofFerta y buen dcfieo, 
vía Glaura que fin tiento arremetida, 
dizicndo,6,uftoDios?quecslo4VCO. 

Eres mi dukcefpofo ? ¿JJf vida mía, 
en mis brnf 09 retenga y no lo creo, 
ques efto? eftoy foñando. ocftoy dcfpierta 
ay que tan grande bien no es cola cierta. 

f o atónito de tal acrecimiento 
alcoic tanto del como admirado, 
viífo de Glaura el mifero lamento 
en felice fucccíTo rematado. 
No auicndo alli lugar de cumplimiento 
por fer rebuclto el tiempo^ limitado, 
d^xe amigos, a Dios,y lo que puedo 
que es daros libettad,y o os la concedo. 

Sin otro oíFrecimicnto ni promeíTa, 
piqué al cauallo que falió ligero: 
pero aunq mas los Indios me den pneíD, 
quiero feñor queaqui fcpays primero, 
como a la entrada déla Seluaefpcíla 
Cariolan vino a fer mi prifionero, 
quando mediofa de perder la vida 
cncl tronco quc4ó Glaura efcóndida. 



Sabed facro fciior que yo venia 
con algunos amigos^ foldados, 
defpues de auer andado todo el día 
en bufca de enemigos defmandados 
Mas y a que a nucftro afsicnto me boluia 
con diez prifiones Bai baros atados 
a la entrada de vn monte,y ñn de vn llano 
dcfcubrimos muy cerca a Caí iolano. 

Cor- 



m¡ 



4 



f , 11. r /iK 1 . C A N T.XXvrl 

I ^ (, 'jCorriolucgo fobrel toda la gente 



penfandoque alas le|ireftara el miedo 
pero congrandefprecioy alta frente 
apercibiendo el arcoefluuo quedo: 
Llegando pues a tiro, dieftramentc^ 
hirioaFrancifcoOforioy Azcuedo 
arrancando vna daga défembuelto 
el largo manto al brafoya rebuclto. 



^ , ') , Tanta fue la dieílrcza , tanto el arte 
'! ' del temerario Bárbaro Araucano, 

que no fue eí gran tropel de gente parte 
aque dexaííe el peligrofo llano. 
Que faltando de aquella y defía parte 
todos los golpes hizo dar en vano, 
I vnos hurtanclo el cuerpo defmentidos, 

otros del mantoj/ daga rebatidos. 



\é: 



Yo que ver tal batalla no quifiera 
al animofo mofo aficionado, 
en medio me lancé, diziendo, a fuera 
caualleros,a fuera, hazeos a vn lado. 
Que no es bien q el valiente mofO muera^ 
antes merece fer ren^unerado, 
que darle alfi la muerte ya feria 
no esfuerzo, ni valor,mas villanía. 



'H'' 



Todos íc dctuuieron conociendo, 
quan mal el ado infame les cftaua, 
folo el Indio no ccíla pareciendo 
que de alargar la vida le pefaua: 
Al fin la daga y paíTo recogiendo 
pues ya la corteña le obligaua, 
rebuclto a mi me dixo.qué te importa* 
que fea mi yida larga,o fea corta. 

Pe; 



de mi fera reconocida, 

1 obra pia y voluntad humana, 
,ia por la intención , pero entendida, 
c puede dezir impia.y inhumana. 
Tuc aquien ha de viuir miferavida, 
lo le puede eltar mal muerte temprana, 
»(í] que en no matarme como digo, 
:ruel mifcricoidia vfascomigo. 

ís porque no me digan que ya niego 
auerdetilavidarecebido. 
me pongo a tu poder ;- aíTi me entrego, 
a mi foituna mifera rendido, 
Efto dicho la daga arrojo luego, 
domeftico el que indómito auia lido, 
quedándodefde alli fiemprc comigo 
no en figura de fietuo mas de amigo. 

I el Cícrcitoy belicofo eftruendo - 
delasarmas^vozcsrefonauan, ^ 
vnos van en montón alia corriendo, 
otros acá focorro demandauan: 
Era la fenda eftrecha, y nopudicndo 
y r atrás , ni adelante, reparauan, 
que el vagaje, la chufma, y el ganado, 
tenia impedido el paflb y ocupado, 

•sel camino de Puren derecho, 
hazia la cntrcida y paflb del Eftado, 
defpues va enformaobliqua largotrechO 
de des afperos cerros apretado: 
y vienen a ceñirle en taoto cftrecho, 
que a penas pueden yr dos lado a lado, 
haziendoaun mas angofta aquella via¿ 
vn arroyo que Ueua en compama. , 



t 



lí 



''^■íl 



M 



l'l 



II. PART. CANT. XXVir 
^(^;«( Allí atrechos en partes del camino 
i rcbueltos vnós y otros vozcando 
' andauan en confufo remolino 

I la tempeftad de tiros reparando, 

No baíta de la pafta el temple fino, 
greuas,pettos, celadas abollando, 
la furia que zambaua a la redonda, 
de galga, lan9a,daido,flecha, y honda. 

y nos al íuelo van defcalabrados, 
íin poder en las filias fofteneríc, 
©tros qnalRana ofapo aporreados, 
nopucdcn aunqucquieren remouerfe: 
otros a gatas, otros derrengados, 
arraftrando procuran acogerfe 
algún reparo o hueco de la ícnda, 
que de aquel toracllino los defienda, 

Que encfte paílb cftrecho el enemigo 
ia gente y munición por orden puerta, 
tenia a nueftros foldados como diog 
de ventaja las piedras y la cucfta: *^ 
Donde puedoafirmar como teftigo 
que era la Ilüuia tan eípella y preía 
de las piedras, que cierto parecía 
que el cerro a báxo en piezas fe venia. 

Como quando fe ve el ay rado ciclo, 
de efpeflías nüucs lóbregas cerrado, 
querer, hundír,y arruynar el fuclo, 
de rayos,picdraj y tempeftad cargado; 
Las aues mata en medio de íli bucle, 
la gente, beftias fietas,y ganado, 
bufcan corriendo!, acá y alia pcrdidal, 
los reparo5,defenfas , y guaridas. 



AÍIt 



[ los Efpañolcs conftrcnidos 
c aquel granizo y umpcftadfuriora. 
.ufcan por todas partes mal heridos 
laun árbol, o peña cauei ñora, 
3o reparados algo y defendidos 
onla virtud antigua generóla, 
•obrando nucuo c^fuerf o y efperan^a, 
i U visoria afpiran y venganza. 

dcfdcalliconlapreílezavrada 

las apuntadas miras affeftando, 
ics comienzan a dar vnaruzíada 
muchos en poco tietTjpoderiibando. 
Ya por la afpera cueíladetiun^bnda 
venían cuerposy peñas bolteando, 
con vn furor terrible y tan eftrano 
que muertos aun hozian grande dano. 

.01 andaua la cofa, y entre tanto 
que enefta eftrecha parte pelcauan, 
con no menor rebuelta al otro canto 
donde mayores vozcsrefonauan. 
Se auian los Indios defmandado tanto, 
que ya el vaga je y cargas faqueauan, 
auiendo hecho primero facnhcio 
en la gente de guarday de feruicio. 

[^uicn con carnccon pan,fruta, o pcfcadí^ 
fube ligeramente a la alta cumbre, 
quien de petaca o de fardel cargado, 
corre fin embarazo o pefadumbre: 
Del alto y baxo de vnoy de otro lado 
al faco acude alli la muchedumbre, 
qual banda de palomas al verano ' 

fucleacudiral derramado grano. ^ _^ 



ir- A - -r- -"wT. xxvrri 

. „ , riéndonos ya vencidos fm remedio, ' 
,, i ^ ,, por la gran multitud que concurria 
procure de tentar el poftrer medio* 
; que en nueftra vida y íaluacion auiá- 

y alíi rompiendo fubitopor medio 
de U rebuelta y empachada via 
llegué do eftaqan hafta diez Toldados - ' 
en vn hueco de yn monte arrinconadof /' 

, . '5 Diziendoles el punto en que la guerra 
andaua de ambas partes tan reñida 
que ganada la cumbre de la fierra, ' 
!a visoria era nueftra conocida • 

I Porque toda la gente déla tierra 

andaua ya enel faco embeuecida, 

I yíoloenveraíííganadoelalto, 

los baftaua a vencer cífobrcfalto. 

^ , j ) \ I'Ucgo rcfueltos a morir de hecho 
' todos los onze juntos dequadrilla 
los cauallos lan/ramos ál repecho, 
<^aaaquairoliuiando alto en la filia 
y aunque el fragofo cerro era derecho 
por la tendida y afpera cuchilla, 
llegamos a U cumbre deíTeada, 
de breña efpeíTa y arboles poblada. 

l^^lJ Saltamos a pie todos al momento, 

que^á alli los cauallos no preftauan, ' 

que Herios de fudor, faltos de aliento, *' 

ftopudicndomouerfehijadeauan, ' 
Donde fin dilaciorj, ni impedimento 

al lado que los Indios mas cargauan, ' 

en vn derecho y gran derrumbadero ^ 

fiospufímcfiaviftay caualkio. '• 

Dan» 



'\% 



".-^c*.^^ 



""^ 



DE LA AR 
Dándoles vnacargadc icpente 
^dc ar abuzcs y pkdrasque os prometo 
queaunquelkuodegolpemuchagentc,. 

hizo el fubito miedo mas cttetto, 
Y aíTi remolinando torpemente 
les pareció fcgun el grande Í»P"«^» 
mouerfe en contradellos cieloy tierra, 
vicndodcUltoy báxo tanta guerra. 

Luego con animofa confian^-a 

en nueftra ayudaalgunos arribaron, 
que dcíTeofos de afpera venganza 
el daño y miedo en ellos augmentarotv 
Tantoqueya perdida h efperanp 
arctirarfc algunos comentaron 
poniendo preftos pies en la hu/da 
icmediodcefcaparlaropayvida. 

Qualporaquellapartc, qual porcHa 
careado de fardel,o faco guia 
qualporlomasefpeíTodelacueíla, 

^rraftrandoelganadoremetia: 
Qual con hambre y cudicia defonelta 
p^r rolo llenar mas fe detenía, 
coftando a mas de diez allí la vida, 
la carga y la cudicia defmcdida. 

AíTi la fietta fe acabó quedando, 
Taqueados kñory vencedores, 
la vií^oriajy honor fokni zando 
con trompetas , clarines y atambores: 
Al rumor de las quales caminando, i 
con buena guardia, y diedros corrcdorc 
lleaamos al Real todos heridos 
dQudefuimosconfaluarccebidos. 



.os Barbaros a vn tiempo retirados 
k por vaafpero rifco y monte cfpeflb 
,» íc fueron a gran paíToconfoladi* 
, con el fabroro robo del fuceíTo- 

Yadondccftauae] GeneraJ IJeaados. 
qucfabidoJadcfordony dexcc/To 
que rindió la vi¿toría al enemigo 
hizodcaJgunos cxcmplarcaílifo. 

. 3 auicndo en Talcamauida juntado 
del demorado campo eJiemanentc, 
aconrültarias cofas delEftado ' 

Bondedefpues de auer allí Satado 
de k) mas importante y conuenientc 
les dúo libremente todoquanto 
podra ycrquicnleyerc eíotrocanto. 



w 



FIN. 



ENTRAN 



}} 




ianos en nmm confejo : Tratar 
¿e quemar fui haiiendas'. 9ide 
Tucafel que fe cumpla elcam^ 
' fo que tiene aplacado con 
^ngo i combaten los doi 
inejlacadobrauaya- 
nimofamsnte. 

cjmo VErmB 
^ r ni^EyE. 

OQuanta fucrfa tiene, y quanto incita 
el amor de U patria pues hallamos 
Quccníazonnos obliga y neceflita 
¿ quetodo por el lo pofpongamos: 
Cualquier peligro^» muerte facilita, 
alFadrc, al hijo , a la mugcr dexamos, ■ 
Quandoen trabajo a mucftra patria vcmc 
y comoa mas parientala acorremos. J 

Buen tcftimonio deño nos han íído 
las hazañas de antiguos fcnaladas, 
que por la cara patria han combertido 
en fus mifmas entrañas las efpadas; 
Y fu oloriofa fama han eftcndido 
las plumas de efcriptores celeoradas. 
Mario, Cafio, Filón. Cedro Atemcnfe, 
Sccuola, Agefilao,y el Vticcnfc , 



' ^4 * Li'T^r"^S^"'"'^"^^°« tanta, 
, , '! ,1 ,. Jnueftta de fu valor y animooflrccc 

'Si' í?'^^fr'^^i«^"^í^i"o la garganta, 

Jucnirigordehado.j.todaquanta 
uer/ra pone en fus golpes la Fortuna 

-n los ammoshazc mella alguna. ' 

^ 'j ; Jc auiendo en folos tres mefcs perdido 

, . ' Juatro grandes batallas de importando 

tío con animo trifte ni abatido^ 

^as con valor gíandifsimoyconfiancia 
Efíauan como atrás aucys oy do ' 

, '" ^^"^^í° ^^g""?a haziendoiilftancia 
I en darnos otroaíTaJto, mas la mano 

tomo, dizicndoafsiCauJoIicano, 

,j J>nuicneógranScnadoReJigio/b, 
,'l" f 3"evcnceromorirdcterminemoL 
y en folonueftro bra^o valerofo, 
^ ques vltimorcmedioconfíemos: 
Las cafas, ropa,y mueble irifrutuofo 
queal defcanfonosllaman abrafcmos. 
que fí cmos de morir todo nosfobra 
y todo con vencer defpues fe cobra. ' 

luj ^^ í n<^efld"oy /ufto,quc fe entienda. 
la grande vtilidadque defto viene. 

que noesbie-, qaj^aafsientoen lahazienda 
qiiando el honor uim fu lugar notiene- 
Ni es razón que foldado alguno atienda 
a mas de aquello que a vencer conuienc, 
ni entibíelas ardientes voluntades 
cUmordclascafasyhcrcdadc» ' 

A/ii 




DÉLA ARAVCANA. Ui 
Ifsi que cncfta «ucrra tan rcmda, 
quicnpretcndedcfcanrocomodjgo 
¿icnfc q no ay mas honra, hazicda, y Vid 
Seaqucllaquc quitare al cncmmo: 
Que la virtud dclbraco conocida, 
feracl refcate y verdadero ^^'?P^ 
pues no ha de aucr partido, ni concierto^ 
íinoíolo matar, o quedar muerto. 

Oydo allí por los CaziqucscRo, ^ 
muchos rufpenfos fm hablar quedaron, 
V alounos dellos con turbado gcfto, 
enarcando las cejas fe miraron: 
Pero rompiendo aquel filencio puefto, 
fobreellovn rato dieron y tomaron, 
trayendocnfufauor tantas razones, 
que fe licuó tras fi las opiniones. 

Afsi el valiente Ongolmo no efpcrando 
flue otro en tal ocafion le prccediefle, 
a piueuaa vozes,la demanda mftando, 
en que por obra luego fe pufieíTe : 
Siguió efte parecer Puren jurando, 

, aenoentrarenpobladohaftaqvieíTe, 
fin medio, ni concierto, a fuerza pura 
fu patria en libcrtad,;'pa2 fegura. 

lincoya,y Caniomangue, pues no fueron 
en jurar el decreto perezofos, 
que aun mas de lo pofsíble prometieron, 
feaun eran gallardos j^ animofos: 
Tambié Rengo,y Gualemo fe ofFrecieroi 
V los demás Caziques orguUofos, 
Talcaguan.Lemolemo.y Orompello, 

hafta al buen Colocólo y mo enello. 



R¿ 



, (|,ftiucJtos pues en eftoy decretado, 
I lÜ; 1, °^S"nq«cdqui lo aucmos referido, 
< oTucapelo que a todo auia callado, 
ion granfofíegoy con a tentó oy do: 
Pcfpues M alboroto fofeoado, 
y aquel arduo negocio diSnido, 
V^efto en pie, leuanto la voz ardiente 
! :]«cjamashablarpudofalandamentc. 

1 ) ' ;Í2Íendo capitanes yo el primero, 
?nloque el General propone vcnoo, 
^or parccermc jufto, y afsi quiero! 
guc fe abrarej^afuelc quanto tcnoo; 
lEn lo demás al bra^o me rcfíerof 
íjue fi vn mes en fu fuerza lo foftenM. 

I í^icnfo cfcoger defpucs a mi contento. 

i Kl mayor, y mejor reparti'rtiiento. 



■'i 



'i ü algún miferable no concede, 
do que tan juftamcnte le es pedido 
por cnernigodcla patria quede, * 
y del militar habito efduy do: 
iQue ya por nueftra parte no fe puede, 
ivenir a ningún medio ni partido 
íín dcxar de perder, pues la contienda, 
es fobrc nucftra libertad, y hazicnda. 



i^^j J01 qucyotambien determinado, 
de fcguir vucftros votos y opiniones, 
aunque parece en tiempo tan turbado 
qucmueuonueuas Htesy quiftiones. 
Del natural honoreftimulado, 
y por otras ligitimas razones, 
nopuedoya dexar por ningún arte, 
.^c echar del todo yn gran negocio a parte 
' Ya 



Ya tcndrcy s en memoria el defafío , 
que Rengo, y y otcnemos aplaudo, 
yarsimifmoelquetuueconfuno 
Ve quifo mas morir defeíperado. 
Viendo el gran dcshonoiy agramo mio 
V cuanto fin razón le ha dilatado, 
quiero fin efpcrar a mas rodeo, 
cumplirla obligación y mi dclca ^ 

Que arazgloiiay honor Rengo ha ganadíi 
entre todas las tientes, pues fe trata, 
quecon.igo ha*c!e entrar en cftacado, 
y afsi vanagloiiofolodilata: 
Mas yo de tanta dilación canfado, 
pues que cada ocaíion lo desbarata: 
pido, que nueftro campo íc fenezca, 
que no es bien, quemi crédito padezca. 

QueyaPctegueknaílutamcntc 
con aparencia de animo enganofa 
a morir fe arojocntrc tanta gente, 
pareciendole muerte mas piadofa; 
y afsi fe me efcapo mañofamente, 
fluefue puro temor, y no otra cola, 
pues fi ambición de gloria le inouiera 
de rai bra/ro la muerte pretendiera. 

También Rengo de induflria cautelofo 
anda en los enemigos muy metido, 
bufcando algún cftoruo, o modo honro; 
que le efcufe cumplir lo prometido; 
y debaxodemucftrade anii"«\°.^. 
procura de quedar manco o tulUidO. 

y para combatir no abilitado, 

o lotiofo con me aucr dcfafiado,^ ^ 



vr (.«haSIaua el Bárbaro arrogante 
;.|T(-tl, ^uandod ayrado Rengo SihandofUcoo 
• 5«guardaratendonfefueadelante ^' 
diziendo U batalla quiero lueao: 
íQue ni tu mueftra y fanfarrón íemblantc 
Jiiepucdeamicaufardcraroíncgo. 
ias armas lo dirán, y no razonas, 
.:gue fon de^aftanciofos balandrones. 

- J ;m:mctiera Tucapcl,fi cneílo 

íCaupohcan que a tiempofe preuíno 
ícon prefta diligencia en medio pueíío. 
da voz no le atajara, y el camino: 
»3Í con algún rigorj/grauegefto, 
«-cprchendiendQ el loco dcíaríno. 
I fPPr rematar entre ellos la porfía 
teoncedio aTucapel lo que pedia'. 

aJ ks cl campo y plazo íefíalado, 
1 i . '• Ique fue para de aquel en quatro días, 
inacicronen el pueblo alborocado 
Jíobre cldudofo fínmuchas porfías: 
'Ciinenapoftauaropa, quien ganado, 
'quien tierras de lauor quien granjerias. 
íalgunosqucganarnodcíTeaSan, 
las viadas mugercs apoftauau. 

H^í Jlercaron vna plaja de tablones, 
en vn eflento y dcfcubíerto llano, 
donde los dos '"ndomitos varones, 
armados combatielTcn mano a mano- 
I ublí cando en pregón las condiciones 
por el eftilo^ termino Araucano, 
para que a todos manifieílo fueflc, 
y nunguno igaorancia prctcndicfl^. 

Lie- 



• — vfk 



DE LA ARAVCANA. 
Jcgado el plazo al apuntar del día, 
con gran gozo de muchos cfpcrado, 
luego U buUiciofacompañia, 
comentó a rodear el cftacado: 
Era tal el aprieto que no auia 
arbol,pared, ventana, ni tejado, 
de donde dcfcubriife algo pudieUc, 
que cubierto de gente no eftuuicüc. 

El Sol algo encendido )'perezofo, 
a penas del Oriente auia fahdo, 
quando por vna parte el animoío, 
Tucapel aíTomo con gran ruido; 
Por otra pues no menos orgullofo 
al mifmo tiempo aparecer fe vido 
el fantaftico Rengo muy gallardo, 
ambos con fiera mueftray paflotardo. 

Lasrobuftasperfonas adornadas 
de fuertes pettos dobles releuados, 
efcarcelas,brafales y celadas, 
hafta el empeine de los pies armadoi, 
Mkzas cortas de azero barreadas, 
grueíTos efcudos de metal herrados, 
yalladoyzquierdo, cadaqualcciíidd 
vn corboy ancho alfangc guarnecido. 

Tenia feñor la piafa a cada paite 

puertas como de palenque de tomco, 
por las quales el vno^ otro Marte 
entrañen ancho circulo y rodeo: 
Defpuesqueconviñofoy gentil arte 
fu termino acabaron y paíTco, 
ay rofo cada qual quedo afu lado ^ 
dentro de la gran piafa y eftacado. 



-.. * ART. C ANT. XXIX 

.;(, .fecho por los padiinos cl offício, 

ijí; ., ^ qualíc requiere enaaosfcmejantcs. 
' Mu' tando todo cfcrupuloy indicio 
I 55 !i.?/^^'' y ""^el^s importantes, 
Ji CcfíoJuegoeleftrepitoybulJício, 
? en todos [ai atentos circunfíantes. 
J oyendo el fon déla trompeta encfto 
\ 3 qucrobolacolordcmasdevngcfío. 

y^^ !? .luego los dos famofos combatientes 
i'i ' ) que la tarda feñalfolo atendían, 

con vizarros y ayrofos continentes, 
en paíTo y gual a combatir moujan, 
pcfcargandocn vn tiempo ios valientes 
bra9os, de tales golpes fe herian, 
que eftuuo cada qual por vna pieca 
fobrel pecho inclinada ía cabera. 



-íi'i 



|}É 




i ¡Redoblan los íegundos de manera, 
i que aunque fueron paíTados los primeros, 
1 lí tal reparo y proucncion no vuiera, 
J nolegára el combate a los terceros: 
I Quien por eftiloygual dezir pudiera 
í el furor deftos Barbaros guerreros, 
; viendo el valor del mundo en ellos junto, 
y la encendida colera en fu punto. 

Fue de tal golpe Tucapcl cargado 
fobre el efcudo en rrjedío de la frentív 
que quedó por vn rato cnuelefado, 
íurpcnfos los feuíidos y la mente: 
Llegó Rengo con otroapreíKirado, 
pero falio el effeao differente, 
que cl eftruendo ád golpe y dolor fiero 
h defpcrtó del fueño del primero. 

Ser*' 



DE LA ARAVCANA 
;erp¡cntc noíc vio tan venenólo, 
defendiendo los hijos en fu nido, 
como el ayiado Bárbaro fuiiofo, 
mas cid honor, que del dolor fcntido: 
Afsi fuera de termino rabioíb 
de foberuia diabólica mouido, 
fobr'ei gallardo R cngo fue en vn punto, 
defcargando la rabia y maza junto. 

Jaliolcal fiero Rengo fauorable, 
aquel furor y acelerado brio, 
que la ferrada maza y rreparablc 
el grueflb eftremo defcargo en vazio:; 
Fue el golpc(aunquc furiofo)tolcrablc# 
quitándole la fuei 9a el deluai io 
que a cogerle de lleno y o creyera 
que con el combate feneciera. 

Mas aunque fuf alfoflayo el Araucano 
fe fue vn poco al rrauez defuaneciendo, 
al fin pufo en el fuelo la vna mano, 
foftencr la gran carga nopudicndo; 
Pero viendo el peligro no liuiano, 
fobrc el fuerte contrario reboluiendo 
con fudefemboltura^ maza prefta 
le buelue aun mas pefada la refpucfta. 



£ra coíá admirable la fiereza 
de los dos en valor al mundo raros, 
U prouidcncia,cl arte,la deílreza, 
las entradas, heridas, y reparos: 
Tanto que temo ya de mi torpeza, 
no poder por íiis tcrmmos contaros 
la mas rcñiday fingular batalla 
que en relación de Baibaios fe halla^ 



Arsí 



IIÍÍ 



---ART.CANT.XXIX. 

^ (i'ni el fiero combate y gualandaua, 
3 -> el golpear de vnladoydeotrocípeflb, 
^ jue el mas templado golpe no dexaua 
j Je magullar la carne.o romper huelTo; 
'El ay re cerca y lexos retumbaua 
fileno deeftruendoy de vn alíete grueflb 
que era tanto el rumor y batería, 
'guc vn excrcito grande parecía. 

( ' *io el fuerte Rengo vn golpe a Tucapclo 
'cogiendo medioa medióla celada, 
cjue vio lleno de cftrellas todoclfuelo 
' y la cabef a le quedo atronada: 
' Pero en íí buelto blafphcmando al cielo 
* con aquella pujanza aaentajada, 
I hirioranpreftoa Rengqal dcfuiarfe, 
' que no tuuo lugar de repararle, 

•payo el pefado golpe en defcubierto 
cargando a Rengo tanto la cabe/ra, 
I íjuc todos le tuuieron ya por muerto, 
! y eftuuo adormecido vna gran pie^a: 
' Pero del gran peligro allí defpiertó, 
' la abollada celada fe enderefa, 
y fobreTucapel furiofo aguija, 
que la maza rompió por la manija, 

Mas vicnáolc fin maza cncfta guerra, 
q del golpe en dos tronos fue quebrada 
la fuya con deíprecio arroja en tierra, 
poniendo mano a la fornida eípada. 
En eft o Tucapcl otra vez cierra 
la Cuya fuera en alto leuantada, 
mas Rengo hurtado el cuerpo a vna mano 
hizo quedefcargaíic el golpe en vano. 

Lie- 



DÉLA ARAVCANA; 

-Poclcuchilloalfueloy granpedafO. 
iunquc era duro en el quedo enterrado. 
y en efte impedimento y crnbara^o 
fueTucapcl herido por vnlado, . 
De fuerte que elfinienroguardabrafO, 
con parte de la carne fue cortado, 
y procurando fegundar no pudo 
que vio calar el gran cuchiUo agudo. 

ebaxo del efcudo recogido 
Renoo el deíáforado golpe crpcra, 
el qual fue en dos pedamos dmidido, 
con la crefta de azero y la mollera: 
El Bárbaro quedo dcfuanccido, 
V por pococn el fuelofc tendiera, 
mas el esfuerzo raro;' ardimiento, 
venció al grauc dolor y defatiento. 

To por eftomcdrofo fe retira, 
antes hazer cruda venganza picnfa, 
y aísi lleno de rabia ardiendo en^'ra, 
acrecentada por la nueuaofíenfa 
Furiofo de reues vn golpe tira, 
con la extrema pujanza y fuerfa immcnra, 
que a no topar tan fuerte la armadura, 
le diuidiera en dos por la cintura- 

yxúofc tan adentro que no pudo 
falirdelenemigoyavezino, 
Dor lo qual arojando el roto efcudo, 
vakrfe de los bracos le conuino: 
Tucapelquerobuftoeray menibrudO 
al mifmo tiempo le falio al cammo. 
echándole los fu;'os de manera 
qucvngtucaoydiwoRoblcdcsbizicM.^^ 




, n. PART.CANT.X'XIX. 

(, ni Pero topo con Rcngoqueningimo 

3 7 It lleuaua ventaja en la braueza 

h de diez, de fcys.dc dos el era el yno, 

': de mas agilidad y fortaleza : 

I Llegados a Jas prcfas cada vno 

!l con vJuafuerpy conygualdeíírcza. 

: tientan;^ bufcan de vna y de orra parte 

i ci modo de vencer, la induftria y arte/ 

"' í AíHque pecho a pecho forcejando 
« andauan en furiofo mouimiento, 
. tanto los duros bra/ros añudando, 
que a penas reccbir pueden aliento: 
iT al arte nueuasfuei9as ayuntando, 
¿rpua cada qual al vencimiento, 
procurando por fuerr^como digo, 
' de poner cndfuelo al enemigo. 

: Era cierto efpctaculo cípantoíb 

verlos tan rczia y duramente afídos, 
llenos de íangre y de vn fudor copioíb ' 
los roftros, y los ojos encendidos: * 
El aliento y á grueflb y prefurofo, 
el forcejar, gimir,y los ronquidos, 
fin difcanfar vn punto en todo el dia, 
ni auer ventaja alguna o mcjoria. 

Mas Tucapcl ardiendo en viua faña 
teniéndole porfloxo y afrentado, 
ara y rebuelue toda la campaña, 
cargandorezio dcftey de aquellado: 
Rengo con gran deftrezay cauta maña 
recogido en fu fuer/ra y reportado, 
fu opinionj^ propoíito foft teñe, 
y en ygual eípcran^afe mantiene. 

Viendo 



DE La ARAVCANXr uo 

icndopucs al contrario algo metido 

kquifoicbntir el picdcrccho, 

mas 1 ucapei a tiempo recogido, 

!o furpcríde de tierra fobre el pecho: 

Y éntrelos duros mufculos ceñido, 

le ellremcce,íacude,y tienceftrccho, 

tanto que con el rezio apretamiento, 

no le dexa tomar, tierra, ni aliento. ; 

ncílo pues críycndo fácilmente ' 

de aquella fuerte rematar la guerra 
Rcngoquccradicftriífimo y valiente ' 

hizo pie con gran fuerza, y cobro tierra: 
Donde a vn tiempo eftriuandorcziamcntc 
¿c vn fuerte rodeón fedefauiarra, 
üeuandofc en las manos apretado 
quaiito en la dura preíá aula agarrado. 

uc Tucapel vn rato defcumpueño, 
dando a vna vanda y otra pncadiljas 
Y Rengo de la fuerca que auia puefto 
íiinco en el íuelo entrambas las rodillas: 
Ambos corrieron a las armas prefto. 
Fajando los cfcudos en haftillas, 
con tempeftad de golpes prcfurofos. 
mas fuertes q al principio y mas furiofos. 

;ftauan los preíéntcs admirados 
de aquel duroteíTony valentía, 
Viéndolos en mil partes y a llagados, 
y la fangreque el fuelo humedecía: 
Los arnefes y efcudos deftro^adps, 
y que ningún partido y medio auia 
ííno foloquedar el vuo muerto, 
aunque morir los dos era mas cierto. 

Dio 



J" -'^ 


1 ■ 


1 '■' 


1 


■ ■ll^í'- * 



I. PART. CANT. XXIX 
Dio Rengo a Tucapc] vna herida 
cogiéndole alfoflayo la rodela, 
4 aunque de grueílbs cercos guarnecida 
entro como íí fuera blanda fuela: 
No quedó alli la efpada detenida, 
que gran parte corto de la cfcarcela, 
y vndobleptagueldeñudogmeíTo, 
peneuando la carnehafta el huciro. 

t No fe vio coraron tan foflegldo, 

que no dieíTe en el pecho algún latido, 
viéndola horréda mueftray roflro ayradc 
del impaciente Bárbaro oífendido: 
Que el roto efcudo jexos arrojado, 
de vn furor infernal y a poíTeydo, 
de fuerte aj^o la efpada quej^o os juro, 
que nadie aili penfo quedar feguro. 
I 

Guarte Rengo que baxa,guarda,guarda, 
con gran rigor y furia arrebatada, 
el golpe de la mano mas gallarda, 
que jamas goucrnó Barbara efpada: 
Mas quien el fin defte combate aguarda, 
me perdone fí dexo deftroncada 
la hiftoria enefte punto,porque creo, 
que aílí me cfperará con mas deílco. 

LAVS DEO. 




« Aproaciondeluan Gómez Capital^ 
'^ dcfuMagcftad. 

YO he vifto y paíTado cftc libro , que p 
losfeñorcsdcl Confcjo me fue mand 
do que vielfc , y digo que dexado a i)aitc 
piouechoquedel fe puede Tacar délas fentc; 
ciasy buenas maneras de hablar que enel 
mueftran por tan elegante eftiloy modo< 
proceder , en lo que toca a la verdad de 
hiftoria , y o no hallo cofa que fe pueda ei 
mendar , por fer como es tan verdadera , a 
en cldifcurfo de la guerra y batallas , y c. 
fas notables , como en la difcripcion y íitj 
de la tierra, y coftumbrede los Indios: I 
cfto puedo dezir como hombre que ha el 
tado en ella mas de veyntey fíete años,ficr 
do de los primeros que entraron a conqul 
ftarla , y me hallé en lo mas dello: y vi 
Boa Alonfo de Ercilla íeruir a fu Magcftí 
en aquella guerra , donde publicamente ell 
criuioefte libro. Y enticndidoque losEfp;! 
ñoles de aquellas Prouincias recibirán grarl 
de buena obra, eaqucfefepa lavoluntaí] 
peligros y trabajos con que han ícruido 
fu Mageftad, poniéndoles animo y codici; 
para que adelante procuren fcñaiarfc masl 
con cfperan^a de que a todos ha de fer mal 
ncficfto , que es la gloría y premio dclos tra] 
bajos. Y cfto es lo que me parece. 
£1 Capitán luán 
Gómez. 

soné' 






¡ .| ; ciíco Ramírez de Mendoza. 

^ ifta en diíputa, y no es aueríguado, 
; De dos coías tan dignas de memoria, 
)| A qual fe deue con razón mas gloria, 
I O qual merece mas íublime grado, ' 
. üien vence vna batalla en campo armado, 
-O aquel que la celebra en dulce hiftoria, 
Hazicndola immortal de tranfitoiia, 
Con claro cftilo, o verfo aucntajado. 

on vos efta porfía escícufada, 
; Pues en conquifta tal y tan famofa. 
Os feñalaftes tanto caualicro? 
orno en la hiftoria dulce delicada, 
Ygualando al mejor en cada cofa, 
A Achilies en vaJor,y eiiyerfo a Homero. 




)ON PEDRO DE CÁRDENAS, 
a Don Alonío de ErcilJa. 

I J Ninguno con vos prcíiima 

En valor que no os alcanza. 

Pues vcnciftes con la lanía, 
Ij y nos moftray s con la pluma 
I Hechos de tanta pujancas» 
|7o os podran negar que fuertes 

el que por fuerza venciftes 

La gente jamas domada, 

Y al yugo por vueftra efpada 

Del gran Phclippe truAÍftes. 

SONK. 



S ONETO 

DcChriftoualMa'donadocl Indiano 
ra Don Alonfodc Ercilla. 

^ Obras tan altas que por quien las obre 
E ften también efcriptas , que no fabc 
Manera el tiempo como las acabe, 
Ni la enuidiaque falte ni que fobre. 

Ser alabadas de vn ingenio pobre 
Sera quitarles lo que entilas cabe : 
Elmilmoque las hizo las alabe. 
Porque la hiftoria juila paga cobre. 

Soloafleguro a los que déla fuerte 
Y dulcura del verfo ayan gozado, 
Quefúeron vueftras tuercas mas temid^ 
De Barbaras naciones que la muerte. 
Como los Araucanos lo han prouado 
A tanta coila de fu fangre y vidas. 

DIEGO DE MORILLAS 

Oforio, a Don Alonfp 

de Ercilla. 



^lulio CESAR peleaua 
De fuerte, que aunque efcreuia 
Elegante.no ygualaua^ 
la pluma en lo que hazla, 
A la eíbada en lo que obraua. 

En todo fe pareciftes, 

Y aunque mayor (que efcriuiílcs 
Efte vueftro libro) fuera. 
Es poco lo que dixcra. 
Según lo muchoque hezifícs. 
flNIS. 



^.^ Imprímiofc cfta Segunda 
i parte de la Araucana, que 
íi) Compufo d^muyilluftre 
'\A Cauallcro Don Alonfo 
''ui de Ércilla, en el año de 



M.D.Lxxxvm, 



or 
P 
C 

1 

'•i 



X 




/- 



/ 






\ 



V 



i